Psique

Las personas ciegas y videntes entienden el color de manera similar:

de Emma L. Barratt

El color generalmente se ve como algo que solo pueden ver las personas con vista. A menudo se cree que, si bien las personas ciegas pueden aprender datos sobre el color, como que un plátano es amarillo, no tienen la misma comprensión compleja del color que las personas videntes.

Pero una nueva investigación en PNAS Judy Kim y sus colegas de la Universidad Johns Hopkins muestra que este no es el caso. En cambio, los investigadores encuentran que las personas ciegas tienen un conocimiento profundo del color que se desarrolló solo a través del lenguaje.

El equipo examinó diferentes tipos de conocimiento del color tanto en personas videntes (N = 19) como en personas ciegas congénitas (N = 20). La investigación se dividió en tres experimentos diferentes:

El primero tuvo como objetivo examinar el conocimiento de la memoria causal-explicativa y asociativa sobre los colores de los objetos reales. Se pidió a los participantes que generaran colores comunes para 54 objetos específicos que fueran naturales (por ejemplo, fresa) o artificiales. En este último grupo, el color de algunos objetos sirvió para un propósito (por ejemplo, la señal de alto), pero no en otros (por ejemplo, un libro). Los participantes también indicaron si dos de los mismos objetos probablemente serían del mismo color.

En el segundo experimento, se pidió a los participantes que sacaran conclusiones sobre la consistencia del color en nuevos tipos de objetos naturales y artificiales en un “escenario de isla imaginaria”. Los participantes deben imaginar haber descubierto una civilización indocumentada con todos los objetos desconocidos de esta cultura en una isla remota; por ejemplo, gemas verdes «enly», que se utilizan para obtener energía, y «kanpas» amarillas, que se utilizan para rociar productos químicos inodoros en la casa. Durante la presentación de los objetos, se pidió a los participantes que estimaran la probabilidad de que el próximo objeto que encuentren sea del mismo color. Esta tarea evaluó hasta qué punto los participantes sentían que los objetos de la misma categoría (es decir, naturales o artificiales, con o sin un color funcional) también compartirían un color. Estas creencias sugerirían que los participantes pudieron formar teorías generalizables sobre por qué los objetos tienen ciertos colores que podrían aplicarse de manera más amplia.

El último experimento fue más abierto; Se pidió a los participantes que explicaran por qué ciertos objetos tienen su color (por ejemplo, «¿por qué una zanahoria es naranja?») Y todos podrían dar las razones correctas en su opinión. Esto proporcionó una mayor comprensión de los detalles del conocimiento de ambos grupos sobre los mecanismos causales del color.

Algunos resultados coincidieron con la idea de que el conocimiento del color se adquiere a través de la vista. Por ejemplo, las personas ciegas tenían menos probabilidades de estar de acuerdo con los datos asociativos del color; Cuando se les pidió que generaran un color común para un plátano, solo el 50% de los participantes ciegos dijeron que los plátanos eran «amarillos» en comparación con prácticamente todos los participantes videntes. Esto sugeriría que, al menos en algunos casos, ver el color de un objeto directamente es más informativo que obtener datos sobre su color de otra manera.

Sin embargo, ambos grupos coincidieron más en el color probable de los objetos naturales y hechos por el hombre con colores funcionales que en los objetos hechos por el hombre cuyo color no tenía ningún propósito. Tanto los participantes ciegos como los videntes también esperaban que dos objetos naturales (por ejemplo, dos fresas) o dos objetos artificiales con colores funcionales (por ejemplo, dos libros) fueran del mismo color. Se observaron hallazgos similares en el escenario de la isla imaginaria, aunque ningún grupo había visto nunca los objetos novedosos descritos en esta viñeta (por ejemplo, piedras preciosas «Enly» y dispositivos de limpieza novedosos).

Los grupos también fueron relativamente similares al explicar los diferentes colores de los objetos. En el caso de los objetos naturales, alrededor de un tercio de los participantes videntes y ciegos dijeron «simplemente es», y un número similar pidió métodos para explicar los esquemas de color; por ejemplo, describa cómo la fotosíntesis hace que las plantas se vuelvan verdes. Cuando se trataba de objetos artificiales sin color funcional, ambos grupos a menudo afirmaban que el color dependía de elecciones estéticas (64% frente a 44%) o relacionado con el material del que estaba hecho el objeto (18% frente a 13%)) . Finalmente, para los objetos de colores funcionales, aproximadamente la mitad de ambos grupos afirmaron que el color era el resultado de convenciones culturales, y una cuarta parte de ambos grupos afirmaron que se utilizó un color en particular para hacer que el objeto sea más visible.

Este estudio muestra maravillosamente que las personas ciegas y videntes comparten un conocimiento común del color. Aunque los dos grupos difieren en algunas áreas, especialmente cuando se trata del conocimiento asociativo del color de los objetos (por ejemplo, los plátanos son amarillos), son muy similares en su comprensión de la ocurrencia natural y el uso del color. Las personas ciegas pueden recurrir a una comprensión profunda de cómo funcionan los colores y, basándose únicamente en su categoría, sacar conclusiones sobre objetos completamente nuevos que son muy similares a los que tienen la vista.

Los autores toman estos datos para sugerir que quienes viven en la misma cultura social más amplia, ya sean ciegos o videntes, desarrollan teorías de color intuitivas similares que se pueden aplicar a situaciones completamente nuevas. La fuente de este conocimiento es casi con certeza lingüística, y las investigaciones futuras pueden determinar la edad en la que este marco para el conocimiento del color se desarrolla tanto en las personas ciegas innatas como en las videntes.

– Comprensión común del color en adultos videntes y ciegos.

Emma L. Barratt (@E_Barratt) trabaja en BPS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba