Autoestima

Mitos y consejos sobre cómo actuar de forma proactiva

Fuente: benjaminec / iStock

¿Cuál es el significado profundo de «Deberíamos haber sido más proactivos»? Al cambiar la forma en que pensamos y nos comportamos, influimos en nuestro futuro. Los estudios muestran beneficios que van desde un mejor desempeño laboral hasta el éxito profesional y hacer frente a los efectos nocivos del cambio climático.

Sin embargo, proactivo es una palabra de moda, fácil de subestimar y se considera un mero cliché. A continuación, se muestran algunos mitos y significados comunes de mayor impacto:

Un mito: ser proactivo aumenta la productividad al mantenerse ocupado en lugar de dudar y hacer los trabajos a tiempo.

Este es el conocido significado de proactivo. La búsqueda de imágenes proactivas en Google muestra que las personas trabajan duro para lograr objetivos ambiciosos, como el ciclista de montaña que sube una cresta en una pendiente de 45 grados.

Una caricatura muestra una figura enfocada mientras la otra está recostada con los pies sobre un escritorio; otro muestra a personas caminando mientras uno da un salto hacia adelante con un paso parecido al de un ciervo. Los temas claros son volverse activo y estar fuera.

Sin embargo, la proactividad es mucho más que eso: piense en la dirección que usted, o su equipo, empleador u otros, están tomando, explorando estratégicamente nuevas oportunidades y cambiando estrategias o caminos hacia un futuro deseado.

La mayoría de los estudios de proactividad en el lugar de trabajo se centran en acciones que tienen efectos positivos importantes. También es proactivo resistir y ralentizar o prevenir cambios destructivos, como: B. Exprese sus inquietudes y defienda una mejor dirección cuando un jefe, una empresa, una industria o un gobierno van por el camino equivocado.

Un mito: algunas personas son proactivas y otras no.

George Bernard Shaw identificó tres tipos de personas: las que hacen que las cosas sucedan; los que miran lo que pasa; y los que se preguntan qué pasó. Es un comentario interesante, pero lo más útil es ver de forma proactiva menos de un tipo de persona (rasgo) y más de una clase de comportamiento en particular.

Es posible que tenga pensamientos sobre lo proactivo que es. Pero sus inclinaciones no necesitan dictar su comportamiento. Si desea ser más proactivo, hay nuevas acciones que puede probar y mantener sus esfuerzos. Reconocer esos «rasgos libres», tendencias como la introversión o la extraversión y la proactividad alta o baja que puede anular como desee, ofrece innumerables opciones nuevas.

La proacción es un camino que eliges, no algo que otros dicten. Esto no pretende sugerir que hagas lo que quieras, en cualquier lugar y en cualquier momento. La conclusión es que generalmente tenemos opciones que ni siquiera consideramos, y mucho menos perseguimos. Por ejemplo, si apresura una tarea cerca de la fecha límite, es posible que pueda preferir la calidad a la eficiencia y solicitar una breve extensión, explicar sus razones y luego hacer un trabajo excelente y memorable.

Un mito: ser proactivo es arriesgado, tan probable como los malos resultados.

Las personas a veces recuerdan cuando intentaron ser proactivos sobre algo y su jefe se negó o peor. Muchas veces nunca vuelven a intentarlo.

Uno de Gary Larsons Lado lejano Los dibujos animados muestran un banco de peces luchando contra la corriente. En una escalera cercana que también conduce cuesta arriba hay una figura cutre que lleva un impermeable largo con el cuello vuelto y un sombrero de fieltro bajado. Una cola de pez sobresale de la parte inferior del impermeable. Este pez solitario intenta evitar ser detectado, criticado y ridiculizado. Sus esfuerzos por encontrar métodos más eficientes y efectivos son especialmente proactivos, pero sus colegas podrían rechazar prematuramente una innovación con el potencial de salvar su especie.

Los riesgos existen y ocurren errores. Sin embargo, en general, los datos muestran que la proactividad de los empleados contribuye a un mayor desempeño laboral en términos de ventas, revisiones de los gerentes, servicio al cliente, creatividad y desempeño del equipo. logros profesionales (promociones, bonificaciones, aumentos salariales); bienestar psicológico (satisfacción laboral, vital y profesional, menos estrés y menos agotamiento); y roles de liderazgo auto-elegidos (asumir responsabilidad, emprendimiento, expresar temas importantes y otros que perciban su propio carisma).

Al cuidar a los pacientes con COVID-19, los médicos y enfermeras más proactivos utilizaron sus fortalezas de manera efectiva, lo que resultó en una mayor resiliencia, prosperidad y un alto rendimiento laboral. La investigación muestra los claros beneficios de ser proactivo, no de inmediato o en cada episodio, pero en última instancia, un mejor futuro para usted y los demás.

Un mito: no ser proactivo es una falla personal de autocontrol.

Crear un cambio positivo o oponerse activamente a él y prevenir un cambio dañino es más desafiante y requiere más tiempo que no, y por lo tanto es poco común.

Incluso el primer paso, perseguir un objetivo proactivo, es inusual. Un estudio descubrió más de 2000 objetivos autodeclarados por presidentes y directores ejecutivos de empresas. Muy pocos de estos objetivos implicaron cambios notables. La mayoría de estos altos ejecutivos se dedicaban a sus actividades habituales la mayor parte del tiempo.

Cuando un estudio no sea convincente, considere la frecuencia con la que las personas ignoran los problemas, no ayudan a otros que podrían necesitarlos y dejan pasar buenas oportunidades.

La renuencia de una persona a ser proactiva puede deberse a razones como el desinterés, la falta de tiempo y la frustración previa o el fracaso colectivo de equipos, organizaciones, sociedades o gobiernos. Las entidades y líderes influyentes fallan a otros si ignoran las consecuencias a largo plazo de sus acciones, descuidan o agravan los problemas y pierden oportunidades de alto potencial.

La proactividad puede no ser un fracaso personal, pero ponerla en primer plano puede desbloquear su tremendo potencial.

Un mito: ser proactivo siempre es beneficioso.

Las malas decisiones pueden hacer que incluso las acciones más oportunas y enérgicas sean destructivas. Las personas pueden ser proactivas de formas contraproducentes, poco éticas e ilegales que dañan a otros y se sabotean a sí mismas. La proactividad, como otras superpotencias, puede usarse para bien o para mal.

El cambio climático es solo uno de los muchos ámbitos vitales que se caracterizan por muy poca iniciativa en la actualidad. En todas partes hay oportunidades para la acción estratégica que evita peores futuros y se dirige hacia mejores. Para visitar a Shaw nuevamente: «No nos volvemos sabios recordando nuestro pasado, sino asumiendo la responsabilidad de nuestro futuro».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba