Amor

¿Por qué lloramos por los que lloran?

En unos días se cumplirá un año desde que mamá dejó este mundo y cayó en los brazos de Jesús. La Pascua es la última fiesta que celebramos.

Lo recuerdo como si fuera ayer. Nuestra familia estaba sentada en la sala de estar hablando y riendo quién sabe qué, recordando los buenos viejos tiempos.

Pero aunque no recuerdo nuestras conversaciones, sí recuerdo sentarme junto a mi madre y poner mis manos en su regazo varias veces, como hago a menudo cuando comparto historias. Este es mi destino. Y su sonrisa. Su gran sonrisa mientras continuaba, historia tras historia, ella solo escuchaba.

Extraño eso.

Algunas realidades bastante duras surgieron en los días siguientes. Nunca estamos completamente preparados para perder a alguien que amamos, especialmente a alguien a quien amamos mucho.

Los pitidos del hospital y el eco del extraño diagnóstico del médico se reprodujeron en mi cabeza durante semanas, arrojándome a un estado que no había sentido antes.

Todavía recuerdo ver a mi padre (que era el hombre más tranquilo y genuino que jamás haya conocido) derrumbarse, golpear las paredes del hospital con los puños y llorar de una manera que nunca antes había escuchado.

Publicaciones relacionadas

Después de un torbellino de servicio y de pararme frente a un grupo de familiares y amigos dando un discurso sobre mi madre, de alguna manera logré terminar el discurso sin demasiadas lágrimas y, a veces, me senté sola y lloré hasta que no tuve más lágrimas.

Eso es el dolor. Greif puede evocar una variedad de emociones. Les cuento esta historia porque alrededor de una semana después de que mi querida mamá se fue, tuve un querido amigo que no solo trajo la cena sino que se sentó conmigo. Ella realmente no habló, pero escuchó atentamente. Luego hizo algo que me conmovió más allá de las palabras. ¡Ella lloró conmigo!

Nunca le dije cuánto significaba para mí. Se dio cuenta de que mi dolor y mi pena significaban mucho para mí y que tal vez nunca lo supiera.

Como alguien que se ha afligido varias veces durante este viaje, he comenzado a aprender y comprender hasta cierto punto el impacto que podemos tener en las personas a medida que atraviesan la confusión y el dolor. Es durante estos tiempos que podemos ser las manos y los pies de Jesús (Mateo 18:8).

Jesús es nuestro ejemplo

Tal vez el sonido de llorar con otra persona te haga sentir un poco incómodo. Puedo entender eso, pero como creyentes en realidad se nos ordena ser humildes servidores del Señor.

Profundicemos en el libro de Romanos y veamos cómo es realmente. Todo el libro de Romanos está lleno de sabiduría, dada a nosotros en las epístolas de Pablo, y toca fuertemente la gracia y la salvación de Dios.

Dado que el corazón y la mente humanos están naturalmente inclinados al pecado y se dejan influir fácilmente por las cosas de este mundo, Dios nos ha dado un plan de salvación con Jesús.

Jesús vino a vivir la vida humana como nuestro ejemplo. Jesús nos mostró cómo amar a los demás, no solo a través de palabras o acciones simples, sino a través del sacrificio desinteresado.

Romanos 12:9 nos dice que el amor es sincero. Estamos llamados a amarnos unos a otros como hermanos y hermanas en Cristo, respetándonos unos a otros más que a nosotros mismos (Romanos 12:10). Debemos regocijarnos en la esperanza, soportar la adversidad, ser fieles en la oración y mostrar hospitalidad (Romanos 12:12-13).

El amor es un acto desinteresado. Amar como Jesús nos llama a entregarnos a las necesidades de los demás, ya hacerlo con ternura, bondad, compasión y compasión. Romanos 12:15 nos llama a dar un paso más y llorar por los que lloran.

¿Cuál es el verdadero significado de llorar?

Llorar por alguien que está de luto o afligido es solo una expresión de lástima y simpatía. En otras palabras, compartir la experiencia dolorosa de una persona, reconocer lo que está pasando al igualar sus emociones.

Si bien no podemos conmovernos hasta las lágrimas, nos invita a servir a los que sufren, guiados y movidos por el Espíritu Santo (Gálatas 5:22). Nos da la oportunidad de amarlos bondadosamente, de llevar sus cargas y de llevarnos a un lugar donde no solo podamos reconocer su dolor, sino también sentir su dolor.

Hay varios casos de Jesús llorando. Cuando imaginamos a Jesús de muchas maneras, desde audaz como un león hasta manso y manso como un cordero, Jesús era un hombre de dolor y profunda pérdida. Jesús sabía sobre el dolor y el luto, y nos dio un ejemplo de cómo consolar a los que sufren.

Jesús lloró cuando escuchó la noticia de su amigo Lázaro, al encuentro de María que cayó a sus pies con gran dolor. Se dice que Jesús se conmovió y turbó profundamente cuando vio a María llorando (Juan 11:33).

Jesús también lloró sobre un burro humilde cuando entró triunfalmente en la ciudad de Jerusalén, sabiendo su destino todo el tiempo. Sin embargo, no lloró por sí mismo, sino por la ciudad.

Cuando la gente dejó caer ramas de palma y proclamó: «Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor» (Lucas 19:38), Jesús vio a un grupo de personas perdidas que buscaban la paz (Lucas 19:42).

Jesús también lloró en oración y súplica. Lo vemos haciendo esto en Hebreos 5:7. Jesús oró por la gente, tal como lo hizo el sumo sacerdote de su época. Jesús está mostrando Su humanidad y la forma en que nosotros también podemos desempeñar un papel tierno para aquellos que necesitan consuelo.

estamos llamados a llorar como jesus

Jesús marcó la pauta para que amemos tiernamente a los que están cansados ​​y llorosos.

1. Aprovecha tu lado tiernoPuede sentirse un poco raro e incómodo presenciar el llanto de alguien, e incluso puede hacernos retroceder, pero las acciones de Jesús nos recuerdan que, como creyentes, no solo necesitamos compasión, sino que la esperamos de nosotros.

Mostrar compasión puede ser tan simple como escuchar o abrazar. Estos comportamientos muestran que estás molesto y triste por su estado. También reconoce su dolor y los ayuda a sentirse notados en lugar de causarles más dolor al ser excluidos.

2. Preste atención a las señales no verbales. Muchas veces lo que no logramos reconocer es el llanto interior. Si nota que una persona se está comportando de manera diferente o parece retraída, busque la sabiduría de Dios sobre cómo comunicarse con ella e iniciar sesión. Solo un dulce mensaje de texto o una llamada puede significar mucho.

3. Reconoce el poder de tus oraciones. Cuando nos acercamos a Dios en busca de paz y consuelo para los que lloran, esto hace dos cosas: reconoce a Dios como el mayor consolador y nos invita a obtener sabiduría sobre cómo amar mejor a los demás.

Entonces, oren por aquellos que necesitan consuelo, pidiéndole a Dios que les traiga una fuente de esperanza eterna y sanación oportuna.

oración final

Señor, nos humillamos ante ti y buscamos tu amor y perdón por no amar a los demás de la manera que tan amablemente nos has mostrado. Suaviza nuestros corazones y ayúdanos a aprender lo que significa llorar de verdad con los que lloran y seguir tu hermoso ejemplo. Ayúdanos a caminar suavemente junto a aquellos que sufren profundos dolores y muestra compasión por nuestras acciones. Amén.

Otras lecturas:

https://www.christianity.com/wiki/bible/significance-of-jesus-wept-in-the-face-of-death.html»>¿Cuál es el significado y el significado de «Jesús lloró»?

¿Cómo deben afrontar los cristianos los tiempos oscuros?

¿Dios llorará con nosotros?

Crédito de la imagen: ©iStock/Getty Images Plus/Hispanolistic

Alicia SearleAlicia Searle es una devota autora, bloguera y oradora apasionada por hablar y señalar a las mujeres de todas las edades a Jesús. Tiene experiencia en educación y una maestría en alfabetización. Sus personas favoritas la llaman mamá, por lo que pasa mucho tiempo animándolas en los juegos de softbol o en las lecciones de baile. Se casó con su rompecorazones (una rubia alta con cabello puntiagudo) que podía preparar un café con leche normal. Mientras su cachorro le lame los pies, ella sorbe la bondad mientras escribe su corazón en un papel. Visite su sitio web aliciasearl.com y conéctese con ella en Instagram y Facebook.

Este artículo apareció originalmente en Christianity.com.Para obtener más recursos para la edificación de la fe, visite

Red Cristiana.
red cristiana

LEER  12 signos/características sutiles a tener en cuenta

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba