Emociones

Un nuevo estudio muestra que también existen «privilegios» en el reino animal

UNA nuevo estudio encontró que el concepto de privilegio – la transferencia intergeneracional de riqueza y recursos – es muy común en el reino animal y contribuye significativamente a la desigualdad entre los miembros de una especie determinada.

Los autores presentan una docena de ejemplos de cómo los privilegios conducen a la desigualdad en especies que van desde avispas y lobos hasta chimpancés y ardillas.

El estudio fue escrito por un equipo de investigadores de UCLA y Mills College y publicado en la revista Ecología del comportamiento el 7 de diciembre

Que es privilegio

En este caso, el término «autorización» se refiere al «acceso diferenciado a los recursos heredados». En otras palabras, la transferencia intergeneracional de recursos importantes como la tierra, los alimentos y el conocimiento.

Algunos miembros de un grupo, los «privilegiados», tienen más acceso a estos recursos que otros miembros.

Las consecuencias de este privilegio son bastante claras en el contexto de la sociedad humana.

Los padres adinerados, por ejemplo, transmiten esta riqueza a sus hijos, lo que les otorga claras ventajas en cuanto a escolaridad, acceso a potenciales empleos y socios, etc.

Y estas prácticas crean muchos tipos de desigualdades en toda la sociedad humana.

Privilegio generacional entre especies animales

Quizás menos obvio es que, como dicen los autores, «existen fenómenos sorprendentemente paralelos en las sociedades animales».

Ejemplos de recursos que se transfieren de una generación de animales a la siguiente son los nidos, la tierra, la comida y más.

Y estos procesos ocurren en muchas especies animales diferentes, desde insectos y peces hasta aves y primates.

Por ejemplo, algunas especies de ardillas transfieren sus provisiones de bellotas o piñas a sus crías.

Esto conduce a «resultados diferenciales de aptitud» en la descendencia de la ardilla, y estos efectos duran generaciones.

Los ricos contra los ricos entre peces, pájaros y más

Los autores del estudio presentan muchos más ejemplos de este tipo.

Algunas especies de pez payaso, por ejemplo, heredan el «derecho» a buscar refugio en el refugio más grande (y por lo tanto más seguro). Anémonas de mar, y este acceso beneficiará a las generaciones futuras.

Del mismo modo, los hijos de algunas especies de urogallo (que son un gran pájaro parecido a un pollo) reciben posiciones preferenciales en los rituales de cortejo en competencia cuando sus padres están cerca.

Esto, a su vez, conduce a mejores posibilidades de apareamiento para estos urogallos privilegiados en comparación con sus competidores, cuyos padres ya no están vivos.

Asimismo, la descendencia de la hiena manchada hereda su rango social de sus madres, lo que les da prioridad en el acceso a la alimentación.

Como resultado, escriben los autores, con el tiempo, las familias de hienas «privilegiadas» crecerán, mientras que el número de las que no tienen nada disminuirá o incluso se extinguirá.

Hay patrones similares en insectos. Por ejemplo, los autores mencionan que las avispas hembras que heredan los nidos tienen más probabilidades de producir descendencia que las hembras «solitarias» menos privilegiadas que no disfrutan de ese acceso.

Las familias privilegiadas que se unen se vuelven aún más fuertes

Al igual que los humanos, esta transferencia de riqueza a unos pocos conduce a «efectos compuestos» a lo largo de varias generaciones. Y estos efectos privilegian algunas líneas familiares sobre otras de formas muy importantes y tangibles.

En el caso de las ardillas, por ejemplo, las hijas que heredan los suministros de alimentos sobreviven más tiempo y se reproducen antes que las que no lo hacen.

Asimismo, diferentes familias de termitas a veces se «fusionan» para compartir las estructuras que habitan. Esta fusión «aumenta las posibilidades de adquirir recursos para las generaciones futuras, lo que beneficia a unas líneas de termitas sobre otras para perpetuar el ciclo de privilegios».

Y entre las hienas manchadas mencionadas anteriormente, por ejemplo, es común que varias familias defiendan juntas su territorio.

Pero las hembras «nobles» y su descendencia tienen «acceso privilegiado» a los recursos en estas áreas.

Estas disparidades promueven la extinción de los linajes familiares “no privilegiados”, escriben los autores, y al mismo tiempo extienden los derechos territoriales de los animales privilegiados.

Privilegio del mono: herramientas y habilidades

Entre los primates, explica el documento, algunas especies de chimpancés y monos capuchinos heredan herramientas de piedra para romper nueces de sus padres.

Estos primates privilegiados no solo tienen una ventaja en términos de su capacidad para acceder a recursos alimentarios vitales; También reciben una valiosa «información social», en este caso el conocimiento de cómo utilizar estas herramientas, que luego se transmite a sus descendientes de generación en generación.

Estos ejemplos, escriben los autores, ilustran “el papel directo e indirecto de las transferencias de riqueza en la configuración del legado de la desigualdad” dentro de las sociedades animales.

Estos y otros efectos también pueden «intensificarse a lo largo de varias generaciones», lo que acelera aún más estas ventajas.

Y estas ventajas cuentan. Investigaciones recientes han demostrado que, al igual que las sociedades humanas, La desigualdad dentro de una especie tiene efectos negativos a resultados clave como la salud y la supervivencia, que ilustra «cómo la riqueza y el acceso controlan el bienestar de muchos animales sociales, incluidos los humanos».

Direcciones futuras: ¿qué pueden aprender los humanos de estos conocimientos?

Examinar los privilegios en diferentes sociedades animales puede ayudar a los científicos a comprender mejor «las profundas raíces evolutivas de la desigualdad de la riqueza», escriben los autores.

Y más adelante, saber cómo estas ventajas heredadas «crean y mantienen un panorama de desigualdad» también puede proporcionar información valiosa sobre la sociedad humana.

«Al dilucidar estas asociaciones», escriben los autores, «quizás podríamos comenzar a comprender las condiciones que crean campos de juego más o menos uniformes en la naturaleza».

Finalmente, continúan, “obtener acceso a los recursos puede aumentar la probabilidad de que un individuo vuelva a ganar y, con ello, su capacidad para amasar una mayor fortuna en el futuro; En contraste, los perdedores tienen menos probabilidades de ganar y menos fortuna para acumular «.

Aprender más sobre por qué esto es así puede ayudar a descubrir «los principios fundamentales que subyacen a la desigualdad en la prosperidad» tanto en las sociedades humanas como en las animales.

Aprender: «La naturaleza del privilegio: la riqueza intergeneracional en las sociedades animales«
Autores: Jennifer E. Smith, B. Natterson-Horowitz y Michael E. Alfaro
Publicado en: Ecología del comportamiento
Fecha de lanzamiento: 7 de diciembre de 2021
DOI: 10.1093 / beheco / arab137
Foto: a través de DepositPhotos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba