Emociones

Ética y psicología: la moralización del esfuerzo

Etica y psicologia la moralizacion del esfuerzo

Celniker, JB, et al. (2022).

Revista de Psicología Experimental:

General. Lanzamiento anticipado en línea.

https://doi.org/10.1037/xge0001259

resumen

La gente cree que el esfuerzo es valioso, pero ¿qué valor imparte? Encontramos que la exhibición de esfuerzo señala el carácter moral. Ocho estudios (N=5502) muestran la naturaleza de estos efectos en las áreas de empleo remunerado, aptitud personal y recaudación de fondos de caridad. El esfuerzo se considera moralmente admirable (estudios 1 a 6) y se recompensa monetariamente (estudios 2 a 6), incluso en situaciones en las que el esfuerzo no genera directamente un producto, una calidad o un valor económico adicional. Los patrones de resultados convergentes surgieron en réplicas transculturales en Corea del Sur y Francia (Estudios 2b y 2c). Sostenemos que la aparente irracionalidad de evaluar el esfuerzo por sí mismo, digamos en situaciones en las que el esfuerzo de uno no aumenta directamente la producción económica (Estudios 3-6), revela una heurística social «profundamente racional» para evaluar a los colaboradores potenciales. En particular, las señales de esfuerzo conducen a amplias atribuciones de rasgos morales, y esta moralización del esfuerzo influye en el comportamiento de donación (estudio 5) y la toma de decisiones en la elección cooperativa de pareja (estudios 4 y 6). Al relacionar nuestra explicación de la moralización del esfuerzo con la investigación previa y la construcción de teorías, también consideramos las implicaciones de estas implicaciones para la política social y el futuro del trabajo.

Discusión General

¿Se considera socialmente valioso el esfuerzo incluso en situaciones en las que el esfuerzo de uno no tiene un beneficio económico directo? Ocho estudios que utilizan métodos múltiples y muestras transculturales muestran que este es el caso. Hemos aportado pruebas de la moralización del esfuerzo: ejercitarlo aumenta las cualidades morales atribuidas a los individuos (no hemos aportado, cabe señalar, ninguna evidencia del proceso específico mediante el cual las señales del esfuerzo pasan de un estado no moral a uno moral, un cambio de estatus). definición más restringida de moralización; Rhee et al., 2022). Además, la moralización del esfuerzo guió la asignación de recursos financieros de los participantes y la selección de socios colaboradores. Estos datos respaldan nuestro argumento de que el esfuerzo moralizador es una heurística social “profundamente racional” para navegar en mercados colaborativos (Barclay, 2013; Kenrick et al., 2009). Incluso en circunstancias en las que el esfuerzo era económicamente innecesario, la gente creía que ese esfuerzo reflejaba las virtudes internas de los demás.

(Corte)

Esta perspectiva evolutiva puede proporcionar un marco más parco para integrar la investigación de evaluación del esfuerzo: la «heurística del esfuerzo» (Kruger et al., 2004) puede ser funcionalmente más dinámica de lo que se pensaba anteriormente, siendo la moralización del esfuerzo una de sus funciones sociales. En lugar de llevar directamente a las personas a moralizar el esfuerzo, las creencias culturales como PWE pueden basarse en mecanismos psicológicos más evolucionados, como intuiciones compartidas sobre el valor del esfuerzo. Los PWE (y éticas de trabajo similares en otras poblaciones) pueden haber surgido porque se derivan de una combinación de estar bien adaptados a nuestra psicología (al apelar a una tendencia subyacente a moralizar el esfuerzo) y culturalmente útiles (al fomentar la colaboración y la laboriosidad) se han beneficiado Enrique, 2022; Henrich y Boyd, 2022).

Nota: Las personas trabajadoras a menudo son vistas como más morales que aquellas que se perciben o se cree que son flojas. Pero las personas que trabajan más duro no siempre son más productivas económicamente. Las fantasías capitalistas juegan con estos estereotipos morales. La moralidad del esfuerzo juega directamente con la idea errónea de que los pobres son flojos y los ricos son muy trabajadores. Ninguno de los estereotipos es exacto.

LEER  Capacitación en empatía para psiquiatras en ejercicio y aprendices

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba