Ansia

Cómo los nombres juegan un papel en la ansiedad (de por vida y) infantil: Parte 1

Un niño llamado Stress Ball Billy puede tener un camino difícil por delante. Además de ser inusual y no bueno, el nombre puede jugar un papel muy importante en su personalidad y destino.

Por lo tanto, no sería una sorpresa que Stress Ball Billy creciera con ansiedad y estrés severos. Además, no sería sorprendente saber que sus padres veían a su nuevo bebé como una carga indeseable que les estaba causando mucha tensión y, bueno, estrés.

Stressball Billy no solo sería objeto de burla en la escuela por su nombre, sino que podría estar tan estresado y alimentado por el miedo de morir de un ataque cardíaco a la edad de 22 años.

Si bien un ejemplo así suena descabellado, no está tan lejos de la realidad. Esto se debe a que los nombres nos reflejan y nos moldean mucho más de lo que podemos ser conscientes, como señaló el escritor e investigador de Behind the Name, H. Edward Deluzain.

Los nombres pueden tener un impacto dramático en la personalidad, el concepto de sí mismo y el estado psicológico de un niño a lo largo de su vida. Los nombres también pueden ser un reflejo de los propios problemas de salud mental de los padres, incluso si los padres ni siquiera saben que tienen alguno.

La influencia de un nombre en el autoconcepto

El autoconcepto o la percepción que uno tiene de sí mismo comienza temprano en la vida. Viene de las pistas que los niños obtienen del mundo que los rodea, con sus padres a la cabeza como locutores de noticias número uno. Los niños también reciben consejos de sus maestros, compañeros de clase, niñeras, amigos y otras personas con las que entran en contacto durante su niñez.

Una vez que se forma el concepto de sí mismo, la forma en que alguien actúa es importante. Por ejemplo, si un niño cree que es inteligente, es posible que abandone la escuela, se desempeñe bien en la escuela y siempre levante la mano en clase. Si una niña se siente fuerte, puede estar ansiosa y dispuesta a probar suerte en los deportes, postularse para presidente de la clase o planificar una carrera como bombero.

Por otro lado, aquellos que se ven a sí mismos como estúpidos o débiles, lamentablemente pueden actuar en consecuencia. Incluso si el niño que piensa que es estúpido es más inteligente que el niño que piensa que es inteligente, hay muchas posibilidades de que todos vivan a la altura de la imagen que tienen de sí mismos.

Un nombre puede jugar un papel crucial aquí. El nombre de un niño afecta el tipo de mensajes que recibe de los demás y forma la base de su desarrollo. Los denominados nombres deseables pueden conducir a resultados deseables, siendo la aceptación y el respeto los mensajes primordiales. En cambio, los nombres que se consideran indeseables pueden llevar al ridículo y al desprecio.

Los nombres que se consideran deseables cambian con el tiempo y varían de una cultura a otra. Una lista de los nombres de bebés más populares de 2012 ofrece una descripción general rápida de los nombres populares o codiciados en diferentes regiones.

Los 5 mejores nombres de bebés en 2012

muchacha

  • Estados Unidos: Sophia, Emma, ​​Olivia, Isabella, Ava
  • Australia: Charlotte, Ruby, Lily, Olivia, Chloe
  • Europa: Olivia, Lily, Sophie, Amelia, Emily

tipo

  • Estados Unidos: Aiden, Jackson, Ethan, Liam, Mason
  • Australia: Jack, William, Noah, Ethan, Oliver
  • Europa: Harry, Jack, Oliver, Charlie, Alfie

Los nombres deseados generalmente se asocian con sentimientos positivos y amables, mientras que los nombres indeseables pueden evocar sentimientos de repulsión o desprecio. Incluso si una persona no se da cuenta de que está enviando un mensaje de una forma u otra, la persona que lleva ese nombre puede tener sentimientos positivos o negativos que se amplificarán de por vida.

Nombres ‘deseables’ frente a nombres no deseados

Un estudio de la Universidad de Tulane analizó los efectos de los nombres deseables frente a los indeseables pidiendo a los maestros que calificaran una variedad de nombres de estudiantes y luego ofreciéndoles a los estudiantes una serie de pruebas para examinar la propia imagen y la personalidad.

Los estudiantes con nombres deseables mostraron:

  • Opciones de configuración significativamente más altas
  • Menos conflictos sobre la imagen de uno mismo

Otro estudio, este de West Virginia Wesleyan College, analizó el impacto en la personalidad cuando los niños consideraban indeseable su propio nombre de pila. Los estudiantes a los que no les gustaba su nombre de pila eran mucho menos positivos acerca de sí mismos que aquellos a quienes les gustaba su nombre.

Los apellidos pueden ser aún más complicados, ya que los padres no tienen mucho que decir sobre el apellido que tenemos la mayoría de nosotros. Los apellidos también pueden tener efectos complejos en la vida de un niño, como lo demuestra el historial de un hombre con el apellido Stankey.

¿Qué le pasó a un niño llamado Stankey?

El estudio de caso de Stankey señalado por Deluzain proviene del psiquiatra de Boston, el Dr. William Murphy. El Sr. Stankey acudió al psicoanálisis con la queja principal de sudoración y olor excesivos en las axilas, lo que le impedía hacer amigos.

Las sesiones con Stankey finalmente se revelaron:

  • Stankey fue apodado «Apestoso» por sus compañeros.
  • Stankey había sido ridiculizado por sus compañeros que se tapaban la nariz y agitaban las manos como si se enfrentaran a un hedor terrible.
  • Stankey, por lo tanto, se retiró, se distanció y se distanció del grupo.
  • La madre de Stankey se burló del apellido
  • Tanto su madre como su padre estaban obsesionados con cualquier tipo de olor.

Aunque Stankey inicialmente negó cualquier problema con su nombre, más tarde se supo que, inconscientemente, culpó a su padre:

  • Su propia incapacidad para hacer amigos y problemas sociales.
  • Para darle el apellido que lo llevó al ridículo
  • Para darle el apellido que le hacía apestar físicamente

Después de todo, si profundizas, el principal problema detrás del sufrimiento de Stankey fue su propio concepto de sí mismo.

«De hecho», escribe Deluvain, «el paciente se había encontrado ‘apestoso’ y esto, a su vez, lo llevó a comportarse como pensaba que debería comportarse una persona apestosa».

Imagínese lo que Stress Ball le podría pasar a Billy.

Próximamente: Parte 2 de Nombres similares Desempeñar un papel en la ansiedad infantil y de por vida

FUENTES:

Información del estudio:

  • Murphy, William F. “Una nota sobre el significado de los nombres”. Psychoanalytical Quarterly 26 (1957): 91-106.
  • Strunk, Orlo, Jr. «Actitudes hacia el propio nombre y hacia uno mismo». Zeitschrift für Individualpsychologie 14 (1958): 64-67.

Crédito de la foto: Squiggle a través de Compfight cc

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba