Amor

7 puntos de aliento para la reconciliación

Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano está contra ti, deja tu ofrenda en el altar y vete. Reconcíliate primero con tu hermano, y luego ven y ofrece Pon tus ofrendas. (Mateo 5:23-24 NVI)

Curiosamente, el versículo anterior habla de tender la mano a los que están en tu contra. Esto significa que si bien su conciencia puede estar tranquila, aún es importante para Dios si otros se sienten agraviados por sus motivos. Jesús advirtió que si no perdonamos los pecados de los demás, nuestro Padre celestial tampoco nos perdonará a nosotros. (Mateo 5:16). El estado de nuestras relaciones con los demás es tan importante para Dios que requiere que no solo perdonemos, sino que busquemos la reconciliación antes de ofrecerle sacrificios.

3. La humildad está en el corazón de la reconciliación

A menudo es más fácil ignorar una relación rota. El proceso de acercarse a la víctima y buscar el perdón puede ser francamente doloroso. “¿Sueno necesitado?” “¿Tengo que ser el primero en actuar?” Podrías preguntarte, pensemos en cómo Dios lidia con su relación rota con la humanidad, a pesar de que son personas que han dejado a Dios, pero él no No espere hasta que el hombre idee un plan para reparar una relación rota.

En cambio, Dios dio el primer paso y ofreció un gran sacrificio: Su Hijo. Para llevar a cabo esta tarea abrumadora, Jesús necesitaba humillarse para enfrentar la vergüenza y el dolor que tenía ante él. No estaba atado a su forma divina, sino que voluntariamente tomó la naturaleza de un siervo y tomó la semejanza de un hombre (Filipenses 2:6-7). Se reviste de humildad para reconciliar al mundo con Dios.

LEER  Qué esperar al ir a terapia de pareja

“Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8, NVI)

La humildad es clave cuando buscamos la reconciliación. Muchas veces, tienes que silenciar tu ego y tirar el orgullo. Jesús se humilló a sí mismo para que ustedes pudieran reconciliarse con Dios. Además, la Biblia nos insta a que, en situaciones de humildad de mente, consideremos a los demás mejores que nosotros mismos (Filipenses 2:3). Considerar a los demás mejores que uno mismo facilitará el proceso de reconciliación.

Crédito de la imagen: ©GettyImages/PeopleImages

Publicaciones relacionadas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba