Emociones

Explicación del poder y la violencia en el relacionismo social de Coeckelbergh

Tollon, F., Naidoo, K.

KI y Soc (2021).

https://doi.org/10.1007/s00146-021-01303-z

abstracto

La ubicuidad de la tecnología en nuestras vidas y su pináculo en la inteligencia artificial plantea interrogantes sobre su papel en nuestras deliberaciones morales. En este artículo, abordamos un tema moral relacionado con los sistemas tecnológicos, ya que están profundamente integrados en nuestras vidas. Coeckelbergh desarrolla una representación social-relacional que puede señalarnos una evaluación dinámica e historizada de las preocupaciones morales. Si bien estamos de acuerdo con el alejamiento de Coeckelbergh de fundamentar las preocupaciones morales en las propiedades ontológicas de las entidades, sugerimos que mantiene de manera problemática el relativismo moral. Sugerimos que el papel del poder en las relaciones sociales y como curador de posibilidades morales, como lo describen Arendt y Foucault, es importante. Esto crea una imagen más clara de las relaciones presentes y abre la posibilidad de que las relaciones puedan verse como violentas. Como tal, la violencia nos da una forma de evaluar la moralidad de una relación social alejándose del relativismo ostensible de Coeckelbergh mientras mantiene su énfasis en el precedente moral sociohistórico.

desde Conclusión e implicaciones

El papel de la inteligencia artificial, o la tecnología en un sentido más amplio, en nuestro paisaje moral depende de cómo se conciba ese paisaje. La teoría realista propuesta por Torrance, que busca defender la opinión de que las preocupaciones morales están fundamentadas objetivamente, no funciona como un marco explicativo que se adapta adecuadamente a las sensibilidades morales cambiantes. Coeckelbergh, por otro lado, ofrece una teoría social-relacional que, por el contrario, sostiene que el interés moral no debe basarse en las propiedades de las entidades individuales sino en las relaciones entre ellas. Si bien este punto de vista permite una mejor consideración de la información sociohistórica sobre las relaciones, parece implicar algún tipo de relativismo moral, y su enfoque en la apariencia lo hace ciego a la realidad de las relaciones. Fundamentalmente, la descripción que hace Coeckelbergh del papel del poder no tiene sentido en el sentido de que juega en las relaciones sociales y cura las posibilidades morales.

Al recurrir a la imaginación de Arendche y Foucault para controlar una situación y cómo funciona en relación con situaciones morales, entendemos cómo su presencia hace que las relaciones sean moralmente interesantes. Además, mirar el poder nos permite identificar ciertas dinámicas socio-relacionales como violentas. Hemos descrito la violencia como una limitación del potencial que marca el final de una relación de poder. Como hemos discutido en relación con la tecnología, esta caracterización de la dinámica social-relacional nos da una base sobre la cual decir de ciertas acciones o relaciones que son moralmente permisibles o inadmisibles. Esta evaluación mantiene el énfasis de Coeckelbergh en el análisis de las relaciones sociohistóricas, pero permite cierto grado de juicio moral.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba