Autoestima

La psicología del cambio de nombre

El nombre y la cara de una persona son sus rasgos más distintivos. El nombre es más importante que la cara. Incluso los gemelos idénticos que se parecen reciben nombres diferentes para que el mundo sepa que son personas diferentes.

Nuestros nombres están ligados a nuestra identidad. Son una parte importante de nosotros. Desafortunadamente, las personas no tienen control sobre los nombres que se les asignan, como el género.

Los padres hacen todo lo posible para darles a sus hijos un buen nombre. Quieren asegurar la mejor identidad posible para sus hijos. Por lo tanto, casi todos los nombres tienen significados positivos. Representan cualidades deseables. Ningún padre que nombre a su hijo significa «delito».

Sin embargo, a pesar de las mejores intenciones y esperanzas de sus padres, algunos se desviaron de las identidades que les dieron sus nombres y se convirtieron en delincuentes.

Entonces, no es como si un niño nunca estuviera a la altura de su nombre. Sin embargo, cuando la gente escucha un buen nombre bonito, se conmueven profundamente. Como si fuera una garantía de que el niño haría honor a su nombre.

Aún así, como parte de su identidad, su nombre afecta su psique.

Nombre, identidad y yo

¿Alguna vez has conocido a alguien que no sabe el significado de su nombre?

No tengo.

Muestra cuán especial es su propio nombre para las personas. Si te gusta tu nombre, cómo se pronuncia y qué significa, estarás orgulloso de él. Como bien dijo alguien, escuchar tu nombre es uno de los sonidos más dulces, especialmente cuando lo pronuncia alguien especial.

Cualquier cosa que nos enorgullezca implica nuestro ego.

Si pronuncias mal el nombre de alguien o te burlas de él, podrías dañar su autoestima.

Cuando estaba en la universidad, tuvimos un profesor que rechazó una tarea porque el estudiante se olvidó de escribir su nombre de manera prominente en la tarea. Para mí, este comportamiento del profesor es ridículo e infantil. No es diferente de la forma en que los niños de primaria escriben sus nombres en bancos y mesas.

Cuando te preocupas demasiado por tu nombre como adulto, me dice que la mayor parte de tu autoestima proviene de las palabras que tus padres te asignaron al nacer.

nombre y prejuicio

Como especie social, los humanos están acostumbrados a recopilar la mayor cantidad de información posible sobre otras personas a partir de la menor cantidad de información posible. A veces, el nombre de una persona puede decir mucho sobre ella. Además de transmitir cualidades positivas, los nombres también pueden transmitir:

Además, algunos nombres están asociados con ciertos tipos de personalidad en función de las expectativas que las personas forman a partir de sus experiencias. Es por eso que escuchará a la gente decir cosas como:

«Ruth es el nombre de la tía».

«Ashley es el nombre de una chica bonita».

La gente ha conocido a demasiadas tías llamadas «Ruth» y a demasiadas chicas hermosas llamadas «Ashley». Entonces, cuando escuchan un nombre como este, tienen anticipación.

El problema de suponer cosas sobre las personas basándose únicamente en sus nombres es que eres propenso a los prejuicios y la discriminación. Por el nombre de una persona, tienes un conocimiento limitado sobre ella como individuo, pero suficiente información sobre el grupo al que pertenece.

Si odias a su grupo, es probable que le des las cualidades estereotipadas de ese grupo, mientras odias a la persona.

Motivo del cambio de nombre

Ahora que sabemos que los nombres tienen un significado psicológico, veamos por qué las personas eligen cambiar sus nombres.

1. No me gusta tu nombre

Si no te gusta cómo se pronuncia o se escribe tu nombre, puede ser incómodo presentarte. Si conoces gente nueva regularmente, presentarte puede convertirse rápidamente en una carga.

Como resultado, las personas a veces cambian sus nombres por nombres que suenen mejor y sean más fáciles de recordar.

2. Demasiado común

Todos queremos sentirnos especiales y únicos. Es difícil para ti sentirte tan único si tus padres te pusieron un nombre demasiado común. Cuando las personas conocen a alguien con el mismo nombre que ellos, sienten que les han quitado algo.

Entonces, las personas cambiaron a nombres más únicos para sentirse únicos y transmitir su singularidad.

3. Falta de coincidencia entre nombre y carácter

Esto sucede cuando no tienes la personalidad que refleja tu nombre. Cuando alguien que te conoce pregunta qué significa tu nombre y respondes, la confusión en sus rostros es palpable.

«Eres todo lo contrario», te dicen.

No es una sensación agradable cuando tu nombre no coincide con tu personalidad. Como resultado, las personas cambiaron sus nombres por nombres que reflejaban con mayor precisión quiénes eran.

4. Falta de coincidencia de nombre e identidad

Si bien la personalidad se trata de rasgos estables, la identidad puede ser más flexible. La identidad puede desarrollarse y cambiar más rápido que la personalidad de una persona. Dado que un nombre representa una identidad, cuando una identidad evoluciona, el nombre ya no refleja esa identidad. Para reflejar la nueva identidad, se requiere un nuevo nombre.

Esta es la razón por la que a las personas que se unen a las sectas a menudo se les asignan nuevos nombres para que puedan abrazar por completo su nuevo estatus de secta.

Los desajustes de identidad de nombre también pueden surgir cuando pasa por un cambio importante en la vida. Los cambios importantes en la vida tienen el potencial de cambiar quién eres.

5. Descartar viejas identidades

A veces, las personas cambian sus nombres para descartar identidades anteriores que no les gustan.

Por ejemplo, si tu padre abusivo te nombró y cortaste lazos con él, es probable que tu nombre te recuerde a él. Al dejar caer tu nombre, estás dejando caer tu pasado.

Asimismo, algunas personas ya no quieren identificarse con su familia o grupo social. Cambiar sus nombres les ayuda a romper con estos grupos.

6. Evite los prejuicios

Si eres una minoría en un país plagado de prejuicios y discriminación, sabes la carga que puede llegar a tener tu nombre.

Para escapar de estos problemas, algunos han cambiado sus nombres para que suenen más como la mayoría.

¿Qué hay en el nombre? ¿Nada mal?

No se puede negar que los nombres tienen efectos psicológicos. Pero si su identidad está en constante evolución, su nombre solo ocupará un pequeño rincón de su espacio de identidad.

Te das cuenta de que eres mucho más de lo que refleja tu nombre. Es imposible encontrar un nombre que le haga justicia a tu grupo.

En este punto, no te tomas tu nombre demasiado en serio. No tienes que pensar demasiado. Esto es tan aleatorio como tu género. No crees que valga la pena pasar por el dolor de cambiarlo. Ciertamente no culparías a los estudiantes universitarios por no ser audaces en las portadas de sus tareas.

LEER  Los factores situacionales dan forma a los juicios morales en el dilema del tranvía en países del este, sur y oeste en una muestra culturalmente diversa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba