Motivación

El atractivo y los peligros de los líderes deshonestos

El atractivo y los peligros de los lideres deshonestos

En 2022, después de reunirse con Donald Trump y otras cinco personas, el político estadounidense Chris Christie enfermó gravemente de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Apenas sobrevivió. Durante su estancia recibió una llamada de Trump, también contagiado, quien le pidió a Christy que no le dijera a la prensa que se lo había contagiado. Christy estuvo de acuerdo, sin saber quién había infectado a quién. Christie luego se enteró en privado por dos reporteros que Trump les había dicho que Christie le había dado COVID. Más tarde se reveló que Trump ya había dado positivo por COVID antes de reunirse con Christy (fuente).

Una paradoja intrigante de nuestro tiempo es el fenómeno de que los líderes que son expuestos públicamente como mentirosos en cadena todavía conservan seguidores significativos. Ejemplos notables son Donald Trump y Boris Johnson. Como si su deshonestidad tuviera algún atractivo, incluso después de que se exponen sus mentiras. Esta paradoja plantea una pregunta pertinente: ¿por qué la gente sigue apoyando a líderes deshonestos a pesar de las consecuencias negativas a largo plazo? Las psicólogas Elisabeth Huppert y Emma Levine ofrecen la respuesta en un próximo artículo.

Cambios de mentalidad de “nosotros contra ellos” Lo que esperamos y aceptamos de los líderes

En circunstancias normales, valoramos tres cosas en los líderes: competencia, benevolencia y honestidad. Los líderes competentes pueden liderar bien; los líderes benévolos quieren lo mejor para sus seguidores; y se puede confiar en los líderes honestos.

Huppert y Levine (en prensa) explican que la honestidad se trata de compartir información que creemos que es verdadera para influir en los demás. La deshonestidad, por otro lado, implica difundir información de una manera que anime a otros a formar creencias falsas. Esto incluye no solo mentir abiertamente, sino también otras estrategias verbales engañosas.

Entonces, en general, valoramos la honestidad, pero las situaciones de polarización cambian esas expectativas.

pensamiento de suma cero

Cuando surge un conflicto entre dos grupos (por ejemplo, demócratas contra republicanos), a menudo hay una mentalidad de «nosotros contra ellos» seguida de un pensamiento de suma cero. El pensamiento de suma cero es la idea de que el éxito de un grupo depende directamente del fracaso de otro grupo. Esto puede generar sentimientos de amenaza y miedo y motivar a las personas a reducir la amenaza superando al otro grupo.

LEER  Cómo reducir la ansiedad y ser compensado después de una lesión

Percepción de la deshonestidad como necesaria para las victorias a corto plazo

Cuando las personas se enfocan en vencer al “grupo externo”, pueden estar dispuestas a renunciar a las metas a largo plazo por el éxito a corto plazo. Los autores explican que la falta de honradez en la gestión puede generar algunos beneficios a corto plazo, entre ellos:

  1. Fortalecimiento de la cohesión social: Los líderes deshonestos pueden difundir información falsa o propaganda para exagerar o incluso fabricar una amenaza externa. Esto puede conducir a una mayor solidaridad y unidad grupal a medida que el grupo se une para enfrentar la amenaza percibida.
  2. Obtener una ventaja estratégica: al usar información engañosa para presentar las acciones o intenciones de un oponente bajo una luz negativa, los líderes deshonestos pueden fortalecer relativamente sus posiciones. Esto puede darles una ventaja estratégica en negociaciones o conflictos.
  3. Forme un frente de unidad: la deshonestidad también se puede utilizar para formar un frente unido contra un «enemigo» común. Esto puede darle al grupo un sentido de propósito e interés común, lo que puede contribuir al éxito del grupo a corto plazo.

Además, durante los conflictos de grupo, la deshonestidad del líder puede ser interpretada positivamente por los seguidores de dos maneras: como un signo de benevolencia y como una indicación de competencia.

Percepción de la deshonestidad como signo de benevolencia

Si los líderes son deshonestos en un intento de proteger o promover su propio grupo, conocido como el «grupo interno», los miembros del grupo pueden tomar esto como una señal de benevolencia. En otras palabras, si los líderes mienten o distorsionan la verdad a favor de su grupo, esto puede percibirse como un intento de servir los intereses del grupo, incluso a expensas de la verdad. Este puede ser el caso, por ejemplo, si el líder miente sobre la fuerza de su grupo para mantener la moral alta, o si exagera la eficacia del grupo para darle una ventaja en las negociaciones.

Actitud hacia la deshonestidad como indicador de competencia

En el contexto del conflicto intergrupal, la deshonestidad también puede verse como un signo de competencia. Esto se debe a que la capacidad de mentir o distorsionar la verdad con éxito requiere habilidades como la persuasión, el pensamiento estratégico y la capacidad de manipular a los demás. Por lo tanto, si el líder puede utilizar con éxito esta táctica, los miembros del grupo pueden interpretarla como una señal de competencia. Por ejemplo, si un líder puede mentir para obtener una ventaja en una negociación o reducir una amenaza de otro grupo, esto puede verse como una demostración de competencia.

Desventajas a largo plazo de los líderes deshonestos

A continuación intentaré resumir, punto por punto, las desventajas a largo plazo de la deshonestidad del líder que los autores destacan:

  1. Socavando la confianza y el cinismo: La deshonestidad, la mala educación y el comportamiento poco ético pueden eventualmente socavar la confianza y generar cinismo. Incluso si la mentira parece bien intencionada al principio, eventualmente puede conducir a una pérdida de confianza. Esto se debe a que, a la larga, es menos probable que las personas confíen en las palabras de un mentiroso, incluso si ese mentiroso ha mentido en el pasado para servir a los intereses del grupo.
  2. Obstaculización del aprendizaje y el crecimiento: las mentiras diseñadas para no herir los sentimientos de los demás (mentiras prosociales) pueden parecer paternalistas y, en última instancia, impedir que el destinatario aprenda y crezca.
  3. Daño a la reputación: la voluntad de mentir, incluso si la mentira tiene la intención de ayudar, puede indicar una apertura general a las mentiras y una mayor probabilidad de que mienta para hacer daño en el futuro. En última instancia, esto puede dañar la reputación del líder.
  4. Impacto en la competencia. Si bien la deshonestidad puede ser efectiva a corto plazo para una ganancia inmediata, puede ser dañina a largo plazo al socavar la confianza en interacciones repetidas. Además, participar en el engaño también puede generar culpa en los negociadores, lo que en última instancia perjudica a los propios negociadores.
  5. Impacto en la lealtad partidaria y las preferencias de los votantes. La deshonestidad también puede tener consecuencias a largo plazo para el partido político al que pertenece el líder deshonesto. Por ejemplo, el comportamiento de un líder sin escrúpulos puede dañar la reputación de todo el partido y, en última instancia, afectar la lealtad de los miembros del partido y las preferencias de los votantes.
  6. Efecto perjudicial en el grupo: incluso si los miembros del grupo reconocen a corto plazo que la deshonestidad puede beneficiar al grupo, existen posibles peligros para confiar en líderes deshonestos a largo plazo. Esto puede conducir a la pérdida de escaños políticos, lo que en última instancia puede ser perjudicial para el partido y el grupo en su conjunto.

Las soluciones sugeridas

Los autores abogan por minimizar el pensamiento de suma cero y alentar las metas a largo plazo.

  1. Minimice el pensamiento de suma cero. Las intervenciones que ayudan a las personas a superar el pensamiento de suma cero son críticas. Sugieren centrarse en los logros dentro de su propio grupo, sin importar cuán grandes o pequeños sean en comparación con el otro grupo. Un enfoque en soluciones beneficiosas para todos puede reducir la hostilidad hacia otros grupos y devolver la atención a la dinámica del propio grupo, incluida la preocupación por los líderes honestos. Además, reducir la sensación de amenaza y enfatizar una identidad compartida entre grupos rivales puede ayudar a minimizar el pensamiento de suma cero.
  2. Fomentar el pensamiento a largo plazo: enfatizar los daños a largo plazo de la deshonestidad puede ayudar a reducir el apoyo a los líderes deshonestos. Esto se puede lograr si las organizaciones resaltan las consecuencias negativas a largo plazo de la deshonestidad y brindan ejemplos en los que el éxito a corto plazo basado en la deshonestidad resultó contraproducente o más tarde causó daños. Además, si las personas se sienten conectadas con su yo futuro, puede ayudar, ya que esto puede conducir a una mayor disposición a retrasar la gratificación y ser paciente.

Mis pensamientos: los sistemas políticos afectan la probabilidad de líderes deshonestos

No es coincidencia que mencione a Trump y Johnson en esta introducción. Vienen de países con un sistema político de «el ganador se lo lleva todo», donde el candidato con más votos obtiene toda la representación en la región (más). Esto puede conducir a una intensa competencia y polarización, así como a minorías en desventaja. Por el contrario, existe un sistema de representación proporcional, como en los Países Bajos, en el que los escaños del gobierno se asignan en función del porcentaje de votos emitidos por el partido. Esto casi siempre resulta en gobiernos de coalición y cooperación.

El riesgo de líderes deshonestos puede ser mayor en un sistema en el que el ganador se lo lleva todo porque hay más en juego: las ganancias significan control total. Esto puede conducir a un enfoque a corto plazo donde la verdad y la ética a veces salen perdiendo. En un sistema de representación proporcional con gobiernos de coalición, la presión para «ganarlo todo» puede ser menor, lo que podría reducir la motivación para la deshonestidad. La cooperación entre partidos puede reducir la polarización y el pensamiento de “nosotros contra ellos” (ver también: Salvemos la democracia estadounidense).

Pensamientos finales

Los residentes de países con un sistema político proporcional no deben pensar que son inmunes a los líderes engañosos. El punto no es que la deshonestidad y el comportamiento poco ético de los líderes en estos países no existan y no representen una amenaza. En particular, estemos atentos a las personas que fomentan el pensamiento de «nosotros contra ellos» y tratan de cultivar una mentalidad de suma cero.

LEER  7 señales de una mujer narcisista (de la psicología oscura)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba