Emociones

Sexo en el matrimonio y miedo a la intimidad

Richard Nicastro, Ph.D., examina cómo el miedo a la intimidad puede afectar la calidad de las relaciones sexuales en su matrimonio. Él hace preguntas que invitan a la reflexión para usted y su pareja para mejorar la comunicación.

La intimidad emocional involucra el vínculo que se desarrolla entre dos personas que han bajado la guardia y pueden estar emocionalmente presentes sin las defensas detrás de las cuales han aprendido a esconderse, las defensas en las que todos confiamos de vez en cuando después de una vida de golpes y contusiones emocionales. En estos momentos de unión, se dejan de lado el egoísmo y la pretensión, y cada uno se acerca al otro con humildad y corazón abierto. Una característica integral de este tipo de contacto auténtico es la capacidad y la voluntad de ser emocionalmente vulnerable para que tu pareja tenga acceso a las partes más frágiles de tu personalidad.

En esos momentos, vulnerabilidad y cercanía son sinónimos.

La verdad es que muchos de nosotros hemos aprendido a aislar las partes más vulnerables de nosotros mismos; así como un padre protege a un niño pequeño de un peligro inminente, todos hemos desarrollado formas de protegernos y escudarnos. Y cuando la herida es emocional, esa defensa implica una especie de juego de envoltura mental en el que barajas partes de ti mismo que no quieres que los demás vean. Y con el tiempo, comenzamos a vivir en roles que otros ven, roles que nos dan una sensación de familiaridad, previsibilidad y comodidad. Estos roles pueden o no encajar con nuestro yo más auténtico; y pueden o no tocar nuestras vulnerabilidades más profundas.

Cómo el miedo a la intimidad afecta la intimidad sexual

El sexo en el matrimonio (o relación seria) es una forma de expresar el profundo amor que tienes por tu cónyuge/pareja. El sexo como expresión de amor está impregnado de emociones (cuidado, ternura, empatía, altruismo, compasión, generosidad, excitación, placer, alegría) y es el acceso y la apertura a estas emociones dentro de ti mismo y de tu pareja lo que permite una profundo sentido de conexión y unidad, que puede surgir a través de la expresión sexual.

LEER  El papel de los médicos en la protección de los pacientes y la prevención del exceso de trabajo

Fotolia 61935589 S

Pero cuando tenemos miedo a la intimidad, luchamos por abrirnos de esta manera debido a la expectativa de rechazo. Por un lado, deseamos intimidad emocional, y por otro lado, pensamos (consciente o inconscientemente): “Si ves mi verdadero yo [or this aspect of me]no quieres estar conmigo», o alguna versión de este estado de ánimo. El miedo a la intimidad se puede describir como el miedo a que otro te vea completamente, especialmente cuando esa persona es importante para ti y, por lo tanto, puede lastimarte.

Otros que luchan con la intimidad pueden haber experimentado una vergüenza debilitante (a menudo en la infancia) y sentirse indignos de amor. La expectativa de una mayor humillación mantiene a la persona propensa a la vergüenza encerrada en una prisión interior a la que otros no tienen acceso. En estos casos, la intimidad emocional y física queda en un nivel superficial, ya que la persona que teme la intimidad acaba controlando el nivel de intimidad que se produce (aunque no sea consciente de ello).

“Creo que mi primer marido tenía miedo a la intimidad. Cada vez que teníamos sexo, ni siquiera estaba emocionalmente en la habitación. Una vez le pedí que dijera mi nombre y me mirara a los ojos durante el sexo, y se enojó y dijo que estaba actuando de manera ridícula. En ese momento supe que nuestro matrimonio estaba en peligro”. ~ Lauren describiendo por qué terminó su primer matrimonio de dos años

Como puedes imaginar, el miedo a la intimidad muchas veces afecta la calidad y el tipo de sexo que tiene una pareja. Cuando los canales emocionales que conectan a una pareja durante el acto sexual se estrechan significativamente o se cierran por completo, el sexo sigue siendo un acto físico sin impacto emocional. muchas parejas también desean unirse. No tiene nada de malo tener sexo únicamente por la carga erótica y placentera que proporciona, pero cuando el miedo a la intimidad te impide tener otro tipo de sexo (como el sexo que provoca una conexión emocional), estás atrapado en un esquema rígido. no hay otras opciones

La intimidad no es para los débiles de corazón. Ciertos niveles de intimidad a veces pueden causar ansiedad incluso para los más seguros de nosotros. Así que no se asuste si necesita espacio personal de su pareja de vez en cuando. Esto es bastante común. Y es importante tener en cuenta que las parejas a menudo oscilan entre períodos de cercanía emocional y períodos de mayor distancia emocional. Es poco realista e inalcanzable tratar de lograr una conexión permanente y profunda con los demás.

Sin embargo, cuando el miedo a la intimidad está presente, es posible que usted y su pareja se encuentren en un estado crónico de distancia emocional (incluso de desconexión) tanto dentro como fuera del dormitorio.

Cómo revitalizar su matrimonio o relación Paso de acción:

Tómate unos minutos para pensar en las siguientes preguntas y comenta tus respuestas con tu pareja (si te sientes seguro):

  • ¿Sientes que tú y tu pareja pueden estar emocionalmente presentes durante el sexo?
  • Si no, ¿qué impide que esto suceda?
  • ¿Eres capaz de ser emocionalmente vulnerable y abierto durante el sexo? ¿Qué te impide a veces?
  • ¿Usted y su pareja son capaces de variar el tipo de sexo que ocurre (sexo suave, amoroso-suave; sexo libidinal-principal; sexo íntimo mirándose a los ojos; sexo impersonal-altamente erótico)?
  • Si cree que el miedo a la intimidad está en el corazón de lograr una intimidad significativa, ¿qué pasos puede tomar para superar estos miedos?
LEER  COVID-19 y Salud Mental Estudiantil: ¿Una Crisis Secundaria a la Pandemia?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba