Amor

¿Cuál es el papel de la esposa de un pastor?

«Entonces, su esposa toca el piano, ¿no es así?»

Como pastor de alabanza, he aprendido que algunas personas simplemente piensan que mi esposa es pianista. ¿Tiene que ser?

Uno de los roles más importantes en la Iglesia es el de una mujer casada con un pastor. Ella está en una posición única para animar y apoyar al hombre que está a cargo del liderazgo y pastor de una iglesia, para que ore con él. Su trabajo a menudo es ingrato y se realiza entre bastidores, pero es significativo y su impacto se siente en toda la comunidad.

En la Biblia, los requisitos para los pastores y ancianos de una iglesia son muy claros, pero no hay requisitos específicos para la “esposa del pastor”. ¡Estoy familiarizado con los altibajos de la esposa del pastor porque resulta que estoy casado con uno!

Es probable que la esposa del pastor sea una mujer muy especial y talentosa, y está en una posición única para tener un ministerio muy eficaz en la iglesia cuando se le da la libertad de hacerlo como dotada y dotada.

¿Cuál es el papel de la esposa de un pastor?

Piense por un momento en lo que sea que haga para ganarse la vida. ¿Esperaría su empleador que su cónyuge supiera lo que usted sabe o que vaya a trabajar con usted? ¿Se le pedirá a su cónyuge que haga lo que usted hace? En el servicio, esto a menudo se espera, incluso si no se dice.

La pastoral profesional es una profesión única en el sentido de que es la única profesión en la que se examina y evalúa al cónyuge del pastor casi tan intensamente como al pastor mismo, tal vez más. Aun así, no existe un mandato bíblico para que la esposa del pastor sea un “co-pastor”. En última instancia, es injusto y priva a la pareja de realizar su ministerio juntos.

El papel de la esposa de un pastor es el mismo que el de cualquier otra mujer en un hogar de creyentes: amar a Dios con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, y amar y apoyar a su esposo mientras él sigue a Dios.

¿Tiene que hacer algo la esposa del pastor?

“Tenemos diferentes dones dependiendo de la gracia que se nos otorgue a cada uno de nosotros. Si tu don es profético, profetiza de acuerdo con tu fe; si sirve, sirva; si está enseñando, entonces enseñando; si es para animar, entonces anima; si lo hay, da generosamente; si es para liderar, hágalo con diligencia; si es para mostrar misericordia, hazlo con alegría ”(Romanos 12: 6-8).

A lo largo de los años, he realizado entrevistas para una variedad de servicios religiosos. Cada barrio quería entrevistar a mi esposa de manera informal para aprender más sobre ella y comprender su compromiso con el servicio. Aunque tiene una hermosa voz, sus habilidades y dones en el cuerpo de Cristo no son los mismos que los míos. Mi esposa es enfermera, no pastora, y aunque sus dones me complementan a mí y a mi ministerio, ella no es una experta en mi campo, ni yo en el de ella.

Si un hombre se está entrevistando a sí mismo para algún otro trabajo como maestro, contador o cualquier otra cosa, no solo sería inusual entrevistar a su esposa antes de contratarlo, sino que también sería ilegal. El ministerio es único en el sentido de que la Iglesia cree que la esposa del pastor es tan importante en el papel del pastor. Cuando un pastor acepta un puesto en una iglesia, se lleva a toda su familia con él, y nosotros, como creyentes, debemos recordar la singularidad de lo que ha asumido toda la familia del pastor.

Lo extraño es que, si bien la Biblia no dice nada específico sobre la esposa o el rol del pastor, ella es una de las personas más importantes en su iglesia. La Biblia no dice necesariamente que los pastores deben estar casados.

Para quienes lo son, cada matrimonio y ministerio es diferente: algunas mujeres pueden servir junto a sus maridos y participar plenamente en la obra pública visible del ministerio, mientras que otras pueden ayudar a sus maridos a orar, criar a sus familias y ayudar a sus maridos. Puede ayudar de manera excelente a realizar un tipo de servicio diferente y menos visible. Ninguno de los dos está mal, y debemos mostrar misericordia y amistad sin importar la situación o nuestra propia idea de cuál debería ser su papel.

Descubrirá que la mayoría de las esposas de los pastores son personas maravillosas que aman a sus maridos, aman a su iglesia, aman a su familia y aman al Señor Jesucristo con todo su corazón.

Crédito: © Getty Images / Kadirdemir

El papel de la esposa como miembro de la iglesia

«Porque así como cada uno de nosotros tiene un cuerpo con muchos miembros, y estos miembros no tienen todos la misma función, así en Cristo, aunque muchos, formamos un cuerpo, y cada miembro es de todos los demás» (Romanos 12: 4). -5).

Un servicio ministerial, como cualquier otro trabajo, viene con un contrato, salario y descripción del trabajo. A menos que el contrato establezca en alguna parte del contrato que la esposa del pastor ha asumido ciertos deberes, ella no tiene más responsabilidades que cualquier otra persona en la Iglesia. Sin embargo, considerando que ella tomó la decisión de casarse con un pastor, hay una buena posibilidad de que lo haga. querer Servir en un área apropiada a su llamado y talento, y ser llamada y dotada de maneras que beneficien al cuerpo de Cristo. ¡Permítele hacer eso! Tratar de obligarlos a participar en un servicio que no es su llamado simplemente porque «alguien tiene que hacerlo y su esposo está trabajando aquí» es abrumador y puede causar daños a largo plazo a todos los involucrados.

Como dije, mi esposa es enfermera y como tal ha tenido que trabajar en un hospital los domingos de vez en cuando. Mientras yo formaba parte del personal, la mayoría de la gente de la congregación entendía este tipo de horario y la necesidad de atención médica, incluso los domingos. Sin embargo, algunos se quejaron de que ella estaba «saltando la iglesia».

¡No trates así a la esposa de tu pastor! Este tipo de actitud no tiene lugar en la iglesia, no se basa en nada bíblico y causará un daño significativo a la familia del pastor y a la iglesia en su conjunto. Si bien estas cosas no son la norma, en realidad suceden.

Lo mejor que puede hacer un miembro de la iglesia es darse cuenta de que también es un miembro de la iglesia que también necesita amistades y un lugar para servir, conectarse y sentirse como en casa. El hecho de que su esposo se haya inscrito para un puesto público no significa que tenga que sentarse en el primer banco cada semana si esa no es su vocación y su lugar de trabajo.

¿Cómo podemos apoyar a la esposa de nuestros pastores?

“Por tanto, anímense y edifíquense unos a otros, como en realidad lo hacen” (1 Tesalonicenses 5:11).

Recuerde que el yugo de servicio no es un llamado que deba tomarse a la ligera. Mientras celebramos con nuestras comunidades y atravesamos el dolor con ellas, el servicio trae consigo algunas de las emociones humanas más alegres y dolorosas. Es poco probable que la esposa de un pastor haya asistido a un seminario o aprendido a aconsejar a otros, pero será colocada en tales situaciones y por la gracia de Dios estará allí para otras personas.

Recuerde, aunque está casada con usted, no es una compañera de trabajo. Como todos los miembros de la iglesia, necesita relaciones. Anímela invitándola, pero haga todo lo posible por hablar con ella y hacerle saber que está agradecido por ella y sus dones. Muestre su amor, respeto y gracia y asegúrese de que sea aceptada como miembro del cuerpo.

Y si su esposo es el pastor de adoración, hágale saber que está bien que ella no toque el piano.

Crédito de la foto: Unsplash / Joshua Adam Nolette

Jason Soroski es un padre de educación en casa y miembro del equipo de adoración en la Iglesia Matthias Lot en St. Charles, MO. Pasa su tiempo libre con su familia, explorando nuevos lugares y escribiendo sobre sus experiencias. Conéctese en Facebook o en JasonSoroski.net.

.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba