Blog

Estrés, ansiedad y adaptación a la incertidumbre en la vida cotidiana

Nuestro mundo puede parecer impredecible e incierto, especialmente cuando se trata de otras personas. Cuando interactuamos con otros, no podemos estar seguros de lo que podrían estar pensando o planeando hacer, pero somos buenos para adivinar. Puede que no sea tan fácil para todos…

Saber a quién acudir en un mundo incierto y dinámico

Imagina que necesitas ayuda para mudarte y tienes que pedir ayuda a alguien. O tiene más responsabilidades de las que puede manejar en el trabajo y está considerando pedirle a un colega que se haga cargo de una tarea. Al decidir a quién acercarse, puede considerar varias cosas. Por ejemplo, intentará pensar en una persona confiable. Pero también considerará cuán importante o grande es la ayuda que está solicitando. Es menos probable que le pida a alguien que ha incumplido sus promesas durante mucho tiempo que lo ayude a mudarse, pero aún puede pedirle que guarde la taza de café que dejó en el escritorio de la oficina. En este último caso, las molestias serán menores aunque la persona acceda a ayudarte pero se olvide.

Dada nuestra incapacidad para comprender directamente las emociones, pensamientos y motivaciones de otras personas, tratamos de hacer conjeturas o formar expectativas basadas en interacciones previas con ellos. Formar y actualizar nuestras expectativas a medida que interactuamos con los demás puede ser un desafío debido a la incertidumbre. Para la mayoría de nosotros, enfrentar la incertidumbre al tomar una decisión es desagradable.Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad viven situaciones inciertas, especialmente presionadoEntonces, ¿cómo toman decisiones las personas ansiosas en un entorno social incierto?

Ansiedad, problemas relacionados con el estrés y toma de decisiones bajo incertidumbre

Hasta aquí, Investigación Las personas con ansiedad se enfocan principalmente en la toma de decisiones en contextos no sociales o personales.Estos estudios informan los cambios de decisión de los participantes bajo incertidumbre ansiedad y Otros problemas relacionados con el estrésindicando que estas personas estimar Y adaptarse a la incertidumbre a la hora de tomar decisiones. Un evento inesperado en el entorno puede requerir una acción inmediata o representar un evento aleatorio y raro donde es mejor ignorarlo. Por ejemplo, si su automóvil, que normalmente es muy confiable, no arranca una mañana, es posible que dedique algún tiempo a intentar encenderlo; sin embargo, si está seguro de que su dispositivo está averiado y probablemente no se reparará pronto, puede decidir dar un paseo público ese coche de día. Las personas que están ansiosas o estresadas tienen más dificultades para hacer frente adecuadamente a estos diferentes tipos de incertidumbre.Varios estudios también proporcionan evidencia relacionada con las diferencias en la excitación y el estrés de las personas. responderreflejado en el tamaño de la pupila y la reactividad.

Dados estos problemas en entornos no sociales, es plausible que las personas ansiosas tengan problemas similares o incluso más serios para determinar a quién acercarse o evitar y ajustar sus expectativas cuando participan en interacciones sociales. Un estudio recienteDe hecho, esto puede ser parte de la razón por la que estas personas prevalecen Informe Funcionamiento social deficiente, que a su vez es un factor clave en la resiliencia a los síntomas relacionados con el estrés y los problemas de salud mental.

Similar al ejemplo del automóvil, si un compañero de clase falla una o dos veces en proporcionar lo que se supone que debe hacer, no lo consideramos poco confiable, especialmente si tiene un buen historial. Puede que estén enfermos, pero eso no significa necesariamente que nos defraudarán de nuevo. Sin embargo, si pensamos que esto sucederá repetidamente, puede ser el momento de elegir un socio diferente para el próximo proyecto. ¿Pensaría de la misma manera una persona con alta ansiedad y baja tolerancia a la incertidumbre? ¿Juzgan a la otra persona demasiado rápido como para no ser confiable y se pierden futuras interacciones positivas con esa persona? ¿O están juzgando tan lentamente que tienen experiencias negativas una y otra vez? Finalmente, ¿cuáles son los mecanismos y factores neurocognitivos que explican estas diferencias? Planeamos responder a estas preguntas apremiantes mediante la creación de experimentos para medir las respuestas fisiológicas, neuronales y de comportamiento de las personas a eventos inesperados en entornos sociales y no sociales.

Construya un cerebro resistente

Un factor de riesgo importante para desarrollar psicopatología, incluida la ansiedad, más adelante en la vida es la exposición a la adversidad durante la niñez y la adolescencia, cuando el cerebro es más plástico. Las experiencias adversas a menudo involucran factores estresantes interpersonales, como el abuso y la negligencia emocional o física, que se cree que afectan negativamente el desarrollo socioemocional y cognitivo. Además, las personas expuestas a la adversidad en una etapa temprana de la vida crecen en entornos caracterizados por una mayor imprevisibilidad. Recibir señales impredecibles de sus cuidadores y del entorno social en una etapa temprana de la vida puede dificultar que estas personas comprendan y se ajusten a las expectativas que tienen de los demás. Sin embargo, no todas las personas que experimentan experiencias adversas desarrollarán psicopatología o exhibirán disfunción social. Incluso puede ser que las respuestas óptimas a la incertidumbre y el cambio ambientales estén asociadas con una mayor resiliencia después de la adversidad. En este contexto, es importante mejorar la resiliencia frente a los mecanismos involucrados en la estimación y adaptación a la incertidumbre.

A pesar de todas las incertidumbres, integrar las diferencias individuales con las formas y los contextos en los que las personas se adaptan a su entorno es tanto un desafío como una interesante vía de investigación. La forma en que tomamos decisiones, y cómo esas decisiones se ven influenciadas por el cambio del patrón de cómo evaluamos la incertidumbre, podría tener implicaciones importantes para futuras intervenciones que promuevan resultados resilientes. Sin embargo, para comprender mejor los mecanismos y factores que contribuyen a todas las complejidades del funcionamiento resiliente, necesitamos una perspectiva interdisciplinaria: así es como los investigadores en los Estados Unidos están trabajando en colaboración. Resiliencia Social y Seguridad programa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba