Ansia

La deliciosa comida que daña el sistema inmunológico

Tipo de azúcar que daña las células inmunitarias y promueve la inflamación y el daño a los órganos.

El sistema inmunológico de una persona puede dejar de funcionar correctamente si come o bebe grandes cantidades de fructosa durante un corto período de tiempo.

Según un estudio, una dieta rica en fructosa promueve la inflamación y daña el sistema inmunológico, lo que provoca diversas enfermedades.

Las bebidas azucaradas como los refrescos, las bebidas deportivas y las bebidas energéticas, los alimentos procesados, los pasteles y los dulces contienen fructosa.

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, que se utiliza en muchas bebidas y alimentos procesados, constituye el 10 por ciento de las calorías de un estadounidense típico.

La ingesta alta de fructosa se ha relacionado con la enfermedad del hígado graso no alcohólico, la obesidad y la diabetes tipo 2.

Los efectos negativos de la fructosa en el sistema inmunológico, sin embargo, apenas se han investigado hasta ahora.

Esta nueva investigación muestra que una dieta rica en fructosa hace que las células inmunitarias produzcan respuestas inflamatorias (citocinas proinflamatorias).

Este proceso produce especies de oxígeno más reactivas.

Estas moléculas juegan un papel clave en la causa de enfermedades inflamatorias.

Este tipo de inflamación puede dañar las células y evitar que los órganos y nuestros sistemas corporales, como los sistemas cardiovascular y respiratorio, funcionen con normalidad.

Además, el estudio brinda una mejor comprensión de cómo el consumo de fructosa puede aumentar el riesgo de diabetes y obesidad.

Esto se debe a que la inflamación crónica o los niveles bajos de inflamación a largo plazo en todo el cuerpo a menudo se asocian con la obesidad.

Dr. Nicholas Jones, autor principal del estudio, dijo:

«Investigar diferentes componentes de nuestra dieta puede ayudarnos a comprender qué podría contribuir a la inflamación y la enfermedad, y qué podría utilizarse mejor para mejorar la salud y el bienestar».

El estudio fue publicado en la revista Comunicación de la naturaleza (Jones y col., 2021).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba