Autoestima

paciente y médico, médico y paciente

La relación médico-paciente es diferente a la relación médico-paciente. Tener dos relaciones distintas suele ser la base de la eficacia y el éxito de su trabajo conjunto; su trabajo, por supuesto, es mejorar la salud de sus pacientes. Tienen el mismo objetivo.

Los objetivos compartidos de la salud del paciente y la calidad de vida hacen de esta relación una relación de importancia crítica. Ambas partes deben ser mutuamente beneficiosas. No tiene que ser simétrico, pero debe haber cierto nivel de reconocimiento y ciertas suposiciones entre las partes. No hay jerarquía.

Admisiones y suposiciones de los médicos sobre la sinceridad y autenticidad de la angustia de un paciente y los cambios de vida resultantes, incluidas sus relaciones con familiares, amigos y colegas y su capacidad para participar en actividades y tareas antes de enfermarse.

Los pacientes reconocen y asumen que sus médicos son humanos, que todos sufren de alguna manera, que todos tienen debilidades, que todos tienen habilidades diferentes que cambian a diario y dependen en gran medida de lo que haya sucedido en la vida profesional o personal del médico.

Obviamente, una diferencia importante es que los médicos eligen ser médicos, pero nadie elige enfermarse, lo cual es inherente a la interacción.

La empatía y la bondad hacia otra persona pueden ser la chispa que distraiga la tensión y el conflicto entre dos personas, grupos o comunidades. Todos deseamos ser nutridos y cuidados. La conexión humana es necesaria para la vida y la salud, y es la base de esta relación única entre paciente y médico.

El médico puede sentir cuando el paciente desconfía, lo que puede afectar el carácter del médico y puede alterar la energía de la relación.

Asimismo, los pacientes pueden sentir cuando el médico está fuera de su cuidado o distraído, lo que también puede tener un impacto en la conexión.

La conexión entre el paciente y el médico puede ser frágil, pero también puede brindar un gran apoyo tanto para el médico como para el paciente. Algunas de mis mejores experiencias como médico provienen de conexiones profundas con mis pacientes. Hoy en día, esta capacidad de conectarse con los pacientes se ha visto comprometida ya que el arte de la medicina ha desaparecido debido al control externo sobre la atención al paciente. Pero aún disponible.

En la escuela de medicina, estamos capacitados para entrevistar a los pacientes. hacer preguntas. obtener la respuesta Complete el algoritmo y llegue al diagnóstico para orientar el tratamiento y la discusión brindada. Es recomendable no hacer preguntas abiertas ya que esto puede llevarnos a desviarnos del propósito de la visita.

Si bien ciertamente hay algo de verdad en esto, los médicos deben asegurarse de identificar y abordar el problema principal del paciente, pero este enfoque no nos lleva fácilmente a la historia de un paciente.

Todos tienen una historia sobre quiénes son, de dónde vienen, cómo piensan y cómo interpretan el mundo que los rodea. Es en esta historia donde existe el núcleo de una persona y podemos entender mejor de qué se trata. Comprender este núcleo puede ayudar mucho a los médicos a guiar las conversaciones con los pacientes. Todo el mundo no se trata solo de sus síntomas, no solo de su enfermedad.

Conocer la historia de un paciente puede disipar aún más cualquier idea preconcebida que pueda tener un médico, ya que no hay absolutamente ningún lugar para prejuicios o discriminación en esta preciosa relación.

Del mismo modo, conocer incluso una parte de la historia de un médico puede mejorar la comprensión del médico por parte del paciente. Pero los pacientes rara vez conocen la historia del médico como ser humano. Este no es el propósito de la visita. Tampoco es común contar historias sobre médicos.

En esta relación, tanto el paciente como el médico tienen un papel que desempeñar. El papel del paciente es explicar cómo se siente y lo que está experimentando con respecto a su salud física y mental, y defenderse definitivamente. El trabajo de un médico es escuchar y trabajar con los pacientes para ayudarlos a comprender por qué se sienten incómodos y encontrar tratamientos que los ayuden a mejorar su salud a corto y largo plazo. Puede ser un viaje, y un viaje es aún más satisfactorio cuando la relación es sólida.

La verdadera satisfacción proviene de la alianza de los dos, con el objetivo común de comprensión mutua, dedicación y confianza, ambos son seres humanos y ambos necesitan apoyo, aunque en diferentes niveles.

Estos son extractos de mi próximo libro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba