Autoestima

Preguntas sobre el duelo de los hombres

La aceptación y el acceso a los recursos para la atención de la salud mental ha crecido exponencialmente en los últimos 30 años. La comprensión de la ansiedad, la depresión y el trauma ha entrado en la conciencia pública como nunca antes, trayendo nueva luz a problemas sin resolver durante mucho tiempo.

A pesar del aumento de la disponibilidad y el apoyo, todavía existe una epidemia silenciosa en lo que respecta al mundo de los hombres y su salud mental. Según los CDC, uno de cada 10 hombres experimenta ansiedad o depresión, pero menos de la mitad busca ayuda. En general, era menos probable que buscaran ayuda por dificultades mentales o emocionales.

En 2022, casi cuatro veces más hombres que mujeres morirán por suicidio. Eran más propensos a sobrellevar la situación bebiendo en exceso y tres veces más propensos a morir por abuso de alcohol o drogas.

Los hombres también están más solos. El Dr. James Hollis lo describe de esta manera:

«…al hablar con grupos de mujeres, aconsejo a las mujeres que miren a los hombres de esta manera: si les quitan su red de amigos cercanos, aquellos con quienes comparten su viaje personal, les quitan su instintivo sentido de guía, ellos llegan a la conclusión de que viven casi completamente solos en este mundo, y entienden que solo pueden ser definidos por los estándares de productividad fuera de ellos, y luego entienden el estado mental de la gente común.

Estaban horrorizados por la idea. Después de combinar el ejercicio de roles de poder externo con el estatus y la libertad, las mujeres creían que los hombres estaban mejor. Eso sí, parecen tener más opciones externas. Pero la mayoría de las mujeres no se dan cuenta de que los hombres tienen menos opciones internas. Casi todas las mujeres saben que son nuestras elecciones internas las que definen nuestras vidas. «

—Encontrar significado en la segunda mitad de la vida, James Hollis

LEER  Es 2022... y todavía estamos lidiando con la misoginia en nombre de la ciencia abierta

Se podría argumentar que todas las estadísticas anteriores se reducen a una falta de elección interna en la vida emocional de los hombres, especialmente cuando se trata de emociones difíciles como la decepción, la tristeza y la tristeza. Algunos aspectos de estas experiencias internas son tan limitantes para los hombres que evitan la opción de buscar ayuda y apoyo incluso cuando tienen la opción. En cambio, eligen permanecer en silencio, a menudo en su propio perjuicio.

Esto a veces se discute como si los hombres tuvieran su propia forma de lidiar con las experiencias dolorosas. La suposición es que son diferentes a las mujeres y hacen las cosas a su manera. Sin embargo, si esto fuera cierto, no veríamos las tendencias ya mencionadas anteriormente.

Si bien hay algunas formas comunes en que los hombres responden al duelo, eso no significa que en realidad estén procesando sus emociones o tomando decisiones saludables. El verdadero problema no es que las personas tengan otras formas o medios de duelo. Esto se debe a que las expectativas de los hombres en la cultura occidental no fomentan el duelo en absoluto.

Cualquier reconocimiento del duelo va en contra de mucho de lo que se le ha enseñado a la gente en la sociedad a lo largo de su vida. Desde una edad temprana, a los hombres se les dice que «aguanten», «veganse» y «los niños no lloren». Levantaron las mandíbulas, apretaron los dientes de dolor y siguieron adelante. Una emoción cruda sugeriría que está fuera de control y que le falta algo.

La Dra. Brené Brown lo expresa sucintamente en su libro Fearless: «Esencialmente, los hombres viven bajo la presión de un mensaje implacable: no se deje percibir como débil».

El dilema es que no hay formas aprobadas para que los hombres se aflijan. Sin embargo, el duelo no es una opción. El dolor, la pérdida, la decepción y la aflicción son características de la experiencia humana y nadie es inmune. Esto deja al hombre con la tarea no de «no estar triste», sino de lidiar con las emociones que han ocurrido.

Con tan pocas formas socialmente aceptables de lidiar con estas emociones, no es raro que los hombres encuentren otras formas de manejarlas. A veces nos aislamos o nos retiramos de la sociedad. Podemos distraernos y mantenernos ocupados hasta que nuestro mundo interior no pueda seguir el ritmo. Otras veces, nos adormecemos bebiendo alcohol o usando sustancias. El duelo no resuelto puede convertirse en ira cuando se acerca demasiado a nuestras emociones.

Debido a que los hombres tenemos tan pocos recursos emocionales, abordar nuestras emociones y atravesar el dolor de la pérdida se convierte en un acto de valentía. Sin tener los medios para lidiar con estos sentimientos, muchos hombres tienen que resolverlo por sí mismos.

A pesar de este desafío, un número cada vez mayor de hombres está aceptando su dolor y encontrando un significado más profundo en su vida interior. Los hombres anhelan más, lo que lleva a algunos a deshacerse de la vergüenza y tener su experiencia emocional completa. Sin embargo, estamos al comienzo de este viaje, y los hombres enfrentan el desafío de este crecimiento tanto individual como colectivamente.

Este es un territorio desconocido para muchos de nosotros, pero hay algunas cosas que podemos hacer para encaminarnos en la dirección correcta:

ampliar nuestra capacidad de sentir todo el peso de nuestras emociones

Nos hemos condicionado a no sentir nuestras emociones. En compañía normal, se siente demasiado arriesgado, por lo que hemos aprendido a dar la vuelta y alejarnos, estableciendo una frialdad implacable como forma de protección.

La solución a este problema es volvernos hacia nuestras emociones, no alejarnos de ellas. Nuestra «función emocional» interna es como un músculo que debe ejercitarse y, al principio, las cosas pueden ser difíciles. La práctica de la respiración constante puede ser muy útil para abrir nuestro corazón a lo que estamos pasando. Cuanto más conscientemente presentamos nuestras experiencias internas, más espacio hacemos para todo nuestro ser interior.

deja de avergonzar a otros hombres

Las reglas tácitas de la masculinidad reprimida a menudo llevan a los hombres a humillar a aquellos que se atreven a salirse de la caja emocional limitada que se nos ha dado. Así, cuando necesitamos apoyo, nos convertimos en enemigos de nuestros hermanos y creamos más dolor. Por mucho que luchemos con nuestra propia incomodidad, debemos dejar de avergonzar a otros hombres por llorar y sentir genuinamente. Tenemos suficientes desafíos en este trabajo. Deberíamos animarnos unos a otros, o al menos darnos respeto en silencio.

Encontrar comunidad con otros hombres y arriesgarse a la vulnerabilidad

Las heridas subyacentes en nuestra masculinidad son esencialmente causadas por hombres y sanan más rápido en compañía de otros hombres. Sin duda, abrirse a otras personas es una de las tareas más desafiantes, pero también una de las más catárticas. Nuestro trabajo interior es un viaje personal, pero necesitamos a otros a nuestro alrededor. Como dicen, ningún hombre es una isla. Al encontrar a otras personas que hagan este trabajo y tomar riesgos para revelar nuestro ser auténtico, encontraremos una comunidad de apoyo que es fundamental para nuestra recuperación personal.

Si usted o alguien a quien ama está pensando en suicidarse, busque ayuda de inmediato. Para obtener ayuda de la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, marque el 988 las 24 horas del día, o comuníquese con la Línea de Texto de Crisis enviando un mensaje de texto con la palabra TALK al 741741. Para encontrar un terapeuta cerca de usted, visite el Directorio de Psychotherapy Today.

LEER  Cultivando la creatividad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba