Ansia

La vitamina relacionada con la pérdida de peso.

La deficiencia de vitaminas asociada con el aumento de grasa abdominal.

Los estudios muestran que los niveles más altos de vitamina D están relacionados con la reducción de la grasa abdominal.

Las conclusiones provienen de un estudio de miles de personas.

Los investigadores midieron la grasa corporal total y la grasa abdominal de las personas, así como sus niveles de vitamina D.

Los resultados mostraron que la deficiencia de vitamina D estaba relacionada con un aumento de la grasa abdominal tanto en hombres como en mujeres.

En las mujeres, sin embargo, los niveles bajos de vitamina D se asociaron con un aumento de la grasa abdominal y un aumento de la grasa corporal total.

En los hombres, sin embargo, los niveles bajos de vitamina D se relacionaron con más grasa abdominal y más grasa hepática.

Más de la mitad de las personas en todo el mundo pueden tener deficiencia de vitamina D.

Dr. Rachida Rafiq, autora principal del estudio, dijo:

“Aunque no medimos la deficiencia de vitamina D en nuestro estudio, la fuerte asociación entre cantidades crecientes de grasa abdominal y niveles más bajos de vitamina D sugiere que las personas con una cintura más grande tienen un mayor riesgo de desarrollar una deficiencia y deberían considerar consumir vitamina D niveles de concentración controlados «.

Aún no se sabe si los niveles bajos de vitamina D conducen o son el resultado de que se almacene más grasa.

Dr. Rafiq declaró:

“Debido a la naturaleza observacional de este estudio, no podemos inferir la dirección o la causa de la relación entre la obesidad y los niveles de vitamina D.

Sin embargo, esta fuerte asociación podría apuntar a un posible papel de la vitamina D en el almacenamiento y la función de la grasa abdominal «.

La deficiencia de vitamina D también se ha relacionado con enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes y un mayor riesgo de resfriados.

Los alimentos ricos en vitamina D incluyen el pescado azul y los huevos, pero la mayoría de las personas obtienen la vitamina D de la exposición de la piel a la luz solar.

Por esta razón, los valores en el cuerpo suelen ser más bajos durante los meses de invierno en las regiones más septentrionales.

El estudio fue publicado en la revista Nutrición Clínica (Rafiq et al., 2018).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba