Ansia

3 técnicas de felicidad que también te harán más saludable

La gente se sintió mucho más feliz después y se enfermó con menos frecuencia.

La investigación encuentra que volverse más feliz hace que las personas sean más saludables.

Las personas que se sintieron más felices utilizando técnicas psicológicas estándar durante 12 semanas posteriormente se sintieron más saludables y tenían menos probabilidades de enfermarse.

Los participantes trabajaron durante 12 semanas para mejorar su yo central, su yo experiencial y su yo social.

Los enfoques que se enseñaron a las personas durante el estudio incluyeron aumentar la gratitud, centrarse en las fortalezas personales y aprender a ser más conscientes.

Dr. Kostadin Kushlev, autor principal del estudio, dijo:

“Aunque estudios anteriores han demostrado que las personas más felices tienden a tener una mejor salud cardiovascular y mejores respuestas del sistema inmunológico que sus contrapartes menos afortunadas, nuestra investigación es uno de los primeros ensayos controlados aleatorios que sugiere que el bienestar mental también puede incrementarse por los adultos sanos pueden tener beneficios para la salud física «.

El estudio reclutó a 155 personas de entre 25 y 75 años, la mitad de las cuales trabajó durante 12 semanas para mejorar su felicidad.

Se les enseñó tres técnicas psicológicas diferentes para aumentar su felicidad.

El primero en el que se enfocaron durante 3 semanas fue el «yo central».

Se identifican las fortalezas, metas y valores personales.

Las personas que reconocen y practican sus fortalezas personales, en otras palabras, hacen lo que se les da bien, tienden a sentirse más felices.

Durante las siguientes 5 semanas, la gente se centró en su propia experiencia.

Esto incluyó practicar la atención plena y la regulación de las emociones.

Durante las últimas 4 semanas, las personas cultivaron su identidad social y buscaron formas de mejorar su gratitud y aumentar las interacciones sociales positivas.

Dr. Kushlev dijo:

«Todas las actividades fueron instrumentos basados ​​en evidencia para aumentar el bienestar subjetivo».

Los resultados mostraron que las personas en el grupo de intervención se sintieron mucho más felices después y estaban menos enfermas.

Las personas a las que se les enseñaron las técnicas de la felicidad en línea mejoraron al igual que aquellas a las que se les enseñó cara a cara.

Dr. Kushlev dijo:

«Estos resultados sugieren que el potencial de tales intervenciones puede ampliarse para llegar a más personas en entornos como universidades para aumentar la felicidad y promover una mejor salud mental de los estudiantes».

El estudio fue publicado en la revista psicología (Kushlev et al., 2020).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba