Autoestima

En 1884, el primer ensayo psiquiátrico fue en mujeres.

Uno de los conceptos erróneos más persistentes sobre los psicópatas es que solo los hombres pueden ser psicópatas. Sin embargo, el primer uso del término «enfermo mental» en los tribunales se refiere a las mujeres. En un caso judicial de 1884, en San Petersburgo, Rusia, «la primera psicópata de toda Rusia», Ekaterina Semenova, fue sospechosa de asesinar a Sarah Baker, de 13 años, que trabajaba en una casa de empeño Sarra Bekker. El Oxford English Dictionary acredita el testimonio en este juicio por promover el término «enfermedad mental» entre los legos.1

Caso Mironovich

En 1884, el término «paciente mental» era un término nuevo en la medicina rusa. Para el resto del mundo, el concepto aún está en pañales. El asesinato, conocido como el «caso Mironovich», fue una de las investigaciones y juicios más interesantes y vergonzosos de su época. El juicio de alto perfil causó sensación en todo el mundo, atrayendo a destacados expertos médicos, una amplia cobertura periodística y un fuerte interés público.2

No había signos de entrada forzada, y Sarra Bekker tenía las piernas separadas, un trapo metido en la boca y una herida en la cabeza. El presunto móvil del crimen por parte del fiscal fue la violación. Las sospechas recayeron sobre Ivan Mironovich, el dueño de la casa de empeño, Becker. Fue detenido como principal sospechoso. Un mes después, Seminova se presentó y confesó a la policía que había cometido el asesinato. Está robando joyas para su amante Mikhail Bezak (un oficial de policía casado). Sin embargo, tras el asesinato, se distanció de Semenova, rompiendo la relación. En represalia, confesó el asesinato e implicó a Bezak en él. Su confesión fue cuestionada y fue puesta bajo custodia para una evaluación psiquiátrica. Bezak fue arrestado por poseer algunos artículos robados.

¿Quién es Ekaterina Semenova?

Ekaterina Semenova es una mujer con antecedentes penales con al menos cinco robos anteriores y conspiración para cometer fraude criminal. Se la consideraba «insensible con todos… incluso le robaba a sus buenos conocidos…»3 No mostró remordimiento, arrepentimiento ni vergüenza, y mostró un carácter característicamente histérico. Se dice que Semenova es emocionalmente distante, mostrando una personalidad obstinada y promiscua. Ha sido detenida por la policía cuatro veces por varios delitos y se salvó de la cárcel en todas las ocasiones. Ella es engañosa en las relaciones e interacciones con los demás. Semenova se hace amiga de Bekker y se gana su confianza, antes de estrangularla y golpearle la cabeza con una pesa rusa, un objeto pesado con mango. En resumen, el comportamiento y la historia personal de Semenova se ajustan a las características de la psicosis actual.

Profesor Ivan Balinsky – Pionero de los psiquiatras rusos

Fuente: «Iván M. Balinsky» por A. Balinsky/CC BY-SA 4.0

El psiquiatra ruso pionero Profesor Ivan Balinsky

Aún así, en el juicio, los fiscales promovieron sus teorías sobre la supuesta violación y asesinato de Mironovich. Semenova se retractó de su confesión y cambió su historia a simplemente robar de la tienda y entregarle parte de la mercancía a Bezak en la valla finlandesa. Los fiscales presentaron el testimonio del pionero psiquiatra ruso, el profesor Ivan Barinsky. Al explicar su diagnóstico de Semenova como psicópata, Balinsky describe la psicosis que sigue siendo relevante hoy en día:

«[Psychopaths] Capacidad de comportamiento racional, capaz de distinguir entre el bien y el mal, pero falta de sentido moral. Solo piensan en sí mismos y no se preocupan por quienes los rodean a menos que puedan ser utilizados para lograr sus objetivos. No hay nada sagrado en un psicópata que no sea un «yo» personal y una completa indiferencia a las consecuencias de sus acciones. «4

Este tipo de testimonio puede haber sellado el destino de Semenova, pero en su actitud de profesor, Balinsky sugirió que «podría estar mal etiquetar a estas personas como ‘criminales’. Simpatiza y simpatiza con ellos».5

Resultados finales del caso

En base a esto y al entusiasmo de los fiscales por la condena de Mironovich, Semenova fue absuelta de locura y liberada poco después. Mironovich fue condenado por asesinato y sentenciado a siete años de trabajos forzados. Bezak fue condenado al exilio en Siberia.

Al igual que con los psicópatas, hay mucha confusión y confusión a su alrededor. «Una persona contra otra, la sospecha es común, pero la causa nunca se erradica».6 En este caso, eso es ciertamente cierto. En última instancia, Mironovich buscó un nuevo juicio por separado en el que solo él apareciera como acusado. Fue absuelto. Por lo tanto, nadie ha sido condenado por el asesinato de Sarra Bekker. Los psicópatas son inmunes a todos los delitos, incluido el asesinato. Lo llamo el «efecto Houdini» porque las mujeres psicópatas son maestras fugitivas.7 Y, una vez libre, continúa su camino de destrucción.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba