Emociones

Anticipar la colaboración futura elimina el mínimo sesgo endogrupal tanto en niños como en adultos.

Misch A, Paulus M y Dunham Y (2021).

Revista de Psicología Experimental:

generales, 150(10), 2036-2056.

resumen

Al principio del desarrollo, las personas muestran una fuerte preferencia por los miembros de sus propios grupos, incluso en los llamados grupos mínimos (es decir, arbitrarios y desconocidos), lo que genera enormes consecuencias negativas, como la discriminación y la degradación del exogrupo. Una mejor comprensión de los procesos subyacentes que impulsan el pensamiento grupal de las personas es un primer paso importante para abordar la discriminación y la desigualdad a mayor escala. Con base en la suposición de que la asignación mínima de grupo evoca la expectativa de una futura colaboración dentro del grupo, lo que a su vez evoca la preferencia dentro del grupo, examinamos si cambiar las expectativas de los participantes de la colaboración dentro del grupo a la colaboración entre grupos hace que su sesgo disminuya dentro del grupo. . En el presente conjunto de cinco estudios (N total = 465), probamos esta afirmación en dos poblaciones diferentes (niños y adultos), en dos países diferentes (EE. UU. y Alemania) y en dos tipos de grupos (basados ​​en grupos mínimos y sociales). ) . al género). Los resultados confirman que cambiar las expectativas de los participantes sobre con quién trabajarán, de miembros del grupo interno a miembros del grupo externo, reduce significativamente el sesgo del grupo interno en grupos mínimos, pero no por género, un grupo no coalicional. Tomados en conjunto, estos experimentos proporcionan evidencia sólida para la hipótesis de que los niños y los adultos codifican la pertenencia a un grupo mínimo como marcador para una futura colaboración. Muestran que la manipulación experimental de esta expectativa puede eliminar su mínimo sesgo dentro del grupo. Este estudio arroja luz sobre los procesos cognitivos subyacentes en el comportamiento intergrupal a lo largo del desarrollo y abre nuevas vías de investigación para reducir los prejuicios y la discriminación intragrupales.

De la discusión general

La presente serie de estudios avanza en el campo de varias maneras importantes. Primero, resume y prueba un marco teórico plausible para la formación del sesgo del endogrupo en el paradigma del grupo mínimo, basándose en relatos que explican los orígenes de la categorización basada en lealtades y coaliciones (p. ej., Kurzban et al., 2001). Nuestra explicación se basa tanto en supuestos evolutivos (Smith, 2003; West, Griffin & Gardner, 2007; West, El Mouden & Gardner, 2011) como en informes sobre aprendizaje social (p. ej., Bigler & Liben, 2006; 2007) y se centra en la interdependencia y la cooperación. en nuestra declaración (Balliet et al., 2014; Pietraszewski, 2013; 2020; Yamagishi & Kiyonari, 2000). Ella los extiende a la formación de sesgos intergrupales en las actitudes: Los resultados de nuestros estudios respaldan la hipótesis de que la asignación ocurre en un paradigma de grupo mínimo que evoca la anticipación de la cooperación, y que la anticipación de la cooperación es uno de los factores clave en la aparición del sesgo del endogrupo. , a partir de los resultados robustos de 4 experimentos y varias medidas diferentes. Por lo tanto, estamos de acuerdo en que el paradigma del grupo mínimo no es tan mínimo después de todo (Karp et al., 1993) ya que evoca (al menos) la expectativa de colaboración.

Además, nuestros resultados muestran que anticipar la cooperación por sí sola ya es suficiente para inducir (y reducir) el sesgo del endogrupo (Experimento 2). Esto amplía la investigación previa que enfatiza la importancia de la actividad cooperativa (p. ej., Gaertner et al., 1990; Sherif et al., 1961) y destaca el papel de los procesos cognitivos involucrados en el comportamiento cooperativo. En nuestro experimento, la actividad cooperativa en sí misma no tuvo ningún efecto adicional sobre la formación del sesgo del endogrupo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la colaboración solo se ha puesto en práctica mínimamente aquí, y es posible que una puesta en funcionamiento más directa y una experiencia interactiva de colaboración con los otros niños pueda tener un impacto más fuerte en las actitudes de los niños, un tema para más investigación. .

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba