Emociones

La globalización del descuento del tiempo

Ruggeri, K., Panin, A. y col. (2021, 1 de octubre).

psyarxiv.com

https://doi.org/10.31234/osf.io/2enfz

abstracto

La desigualdad económica está asociada con tasas de descuento temporales extremas, un patrón en el que los individuos prefieren ganancias financieras inmediatas más pequeñas a ganancias más grandes y tardías. Tales patrones pueden conducir a una creciente desigualdad global, pero no está claro si son una función de las preferencias o normas de votación, o más bien una falta de recursos suficientes para satisfacer las necesidades inmediatas. Tampoco está claro si estos reflejan diferencias reales en los patrones de votación entre los grupos de ingresos. Probamos el descuento temporal y cinco anomalías de selección intertemporal con monedas locales y estándares de valor en 61 países. En una muestra diversa de 13.629 participantes, encontramos tasas muy consistentes de anomalías de selección. Las personas de menores ingresos no eran significativamente diferentes, pero la desigualdad económica y las circunstancias financieras más amplias afectan los patrones de votación de la población.

Resumen técnico

La desigualdad económica está asociada con tasas de descuento temporales extremas, un patrón en el que los individuos prefieren ganancias financieras inmediatas más pequeñas a ganancias más grandes y tardías. Tales patrones pueden conducir a una creciente desigualdad global, pero no está claro si son una función de las preferencias o normas de votación, o más bien una falta de recursos suficientes para satisfacer las necesidades inmediatas. Tampoco está claro si estos reflejan diferencias reales en los patrones de votación entre los grupos de ingresos. Probamos el descuento temporal y cinco anomalías de selección intertemporal con monedas locales y estándares de valor en 61 países. En una muestra diversa de 13,629 suscriptores, encontramos anomalías muy consistentes en los precios. Las personas de menores ingresos no eran significativamente diferentes, pero la desigualdad económica y las circunstancias financieras más amplias afectan los patrones de votación de la población.

Conclusión: este estudio refuta la perspectiva de que las personas de bajos ingresos son pobres en la toma de decisiones.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba