Psique

Lo que revela el humor de los niños sobre su capacidad de empatizar:

de Emma L. Barratt

Nada es menos divertido que explicar un chiste. Pero el análisis del humor puede decirnos mucho sobre el desarrollo de la simpatía y la empatía en los niños.

Tener una tierra de broma es una tarea compleja que requiere una comprensión profunda tanto de la situación como del estado mental de la persona que lo recibe. Por ejemplo, una audiencia puede encontrar una broma divertida mientras que otra puede encontrar la misma broma muy ofensiva.

Por lo tanto, concentrarse en el chiste apropiado probablemente requerirá un buen nivel de empatía. Esta capacidad de imaginar los pensamientos y sentimientos de su audiencia es crucial para que el humor sea bien recibido, pero la relación entre el humor y la empatía solo se ha explorado en unos pocos estudios hasta la fecha. Sin embargo, una nueva investigación de Caitlin Halfpenny y Lucy James de la Universidad de Keele nos da una idea de cómo la empatía da forma al humor al observar el uso de bromas por parte de los niños de la escuela primaria y los diferentes estilos de humor que surgen con diversos grados de empatía y compasión.

El equipo pidió a 214 niños de escuela primaria de entre 9 y 11 años que completaran dos cuestionarios de autoevaluación. El primero, el Cuestionario de estilos de humor para niños pequeños (HSQ-Y), se utilizó para averiguar cuál de los cuatro tipos de estilos de humor usaban los niños: autorreforzante y afiliativo, los cuales son estilos de humor adaptativos, y agresivo y autodestructivo Humor que se considera desadaptativo. La segunda medida, el Cuestionario de Pensamiento y Sentimiento (TFQ), examina la empatía y la simpatía cognitivas y afectivas. La empatía cognitiva puede verse como una comprensión intelectual de la perspectiva de otra persona, mientras que la empatía afectiva es la capacidad de experimentar emociones congruentes en respuesta a las condiciones de otras personas.

El análisis encontró que el humor de superación personal utilizado para aliviar la tensión, levantar el ánimo y superar las dificultades era el único estilo que se correlacionaba positivamente con ambos tipos de empatía y simpatía. Según los autores, los niños que mostraron este estilo pueden tomar la perspectiva de su audiencia, comprender sus emociones y simpatizar con ellos.

El estilo de humor afiliativo, que principalmente toma la forma de humor para facilitar la interacción social al divertir a los demás, se correlaciona positivamente solo con la empatía cognitiva, pero no con la empatía o la simpatía afectivas. Esto puede reflejar diferentes niveles de desarrollo cognitivo en este grupo de edad; puede ser que la capacidad de compasión no se haya desarrollado completamente en los niños que usan este estilo de humor.

Como era de esperar, el humor agresivo se correlacionó negativamente con las medidas tanto de empatía afectiva como de simpatía, lo que es consistente con investigaciones previas para adultos. Los niños que obtienen una puntuación baja en estas intervenciones pueden no ser capaces de evaluar las opiniones y las emociones de la audiencia y, por lo tanto, tienen dificultades para ajustar su humor en consecuencia. Curiosamente, mostrar este tipo de humor desadaptativo puede limitar las oportunidades de los niños para socializar y darles menos oportunidades para desarrollar estilos de humor más adaptativos.

El humor autocrítico se mantuvo un tanto aislado entre los cuatro estilos y no se correlacionó con ninguna medida de empatía. Esto puede deberse a que este estilo es hacia adentro en lugar de lidiar con las emociones y situaciones de otras personas, o incluso con lo que les parece divertido. Sin embargo, los autores señalan que es posible que algunos niños de este grupo de edad no puedan informar sobre este estilo por sí mismos porque no comprenden completamente lo que implica el humor autocrítico.

Los estilos de humor también variaron significativamente entre los sexos: los niños informaron usar estilos de humor agresivos con más frecuencia que las niñas y se desempeñaron con menos frecuencia en términos de empatía afectiva. En este estudio no se investigaron las razones exactas de estas diferencias de género.

Estos patrones de relación entre los estilos de humor, empatía y simpatía son una maravillosa ilustración de las complejidades de las interacciones sociales a esta edad. La empatía y la simpatía más desarrolladas parecen conducir a estilos de humor que se refuerzan a sí mismos, que a su vez se asocian con una serie de beneficios, como intimidad social, alta autoestima y menos depresión y ansiedad. Por lo tanto, los niños que han desarrollado plenamente sus habilidades de empatía y simpatía pueden tener interacciones sociales más positivas. De manera similar, la disminución del desarrollo en estas áreas puede conducir a estilos de humor inapropiados que podrían alejar a los niños que usan estos estilos de sus compañeros e inhibir aún más su desarrollo empático y agradable. Es posible que identificar tales patrones de humor y apoyar el crecimiento empático y / o compasivo en los niños que los usan con frecuencia pueda, por lo tanto, ayudarlos en el camino hacia estrategias sociales más adaptativas.

– Estilos de humor y empatía en niños de primaria.

Emma L. Barratt (@E_Barratt) trabaja en BPS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba