Autoestima

¿Qué causa la baja inteligencia emocional?

La Inteligencia Emocional o Cociente Emocional (EQ) es la capacidad de identificar, comprender y gestionar las emociones.Las personas con alta Inteligencia Emocional:

  • tener un alto nivel de autoconciencia
  • pueden entender sus estados de ánimo y emociones
  • pueden regular sus emociones
  • puede empatizar con los demás
  • puede consolar a otros
  • puede influir en las personas
  • tener excelentes habilidades sociales

En cambio, las personas con baja inteligencia emocional:

  • carecer de conciencia de sí mismo
  • son incapaces de entender sus estados de ánimo y emociones
  • tienen dificultad para manejar sus emociones
  • no puede empatizar con los demás
  • no puedo consolar a otros
  • no puedo influenciar a la gente
  • tienen pocas habilidades sociales

Ejemplos de baja inteligencia emocional

La baja inteligencia emocional se manifiesta en el comportamiento cotidiano de diversas maneras. Si observa la mayoría de los siguientes comportamientos en alguien, es un buen indicio de que carece de inteligencia emocional:

  • Dificultad para hablar de emociones.
  • Arrebatos emocionales regulares
  • Dificultad para aceptar las críticas.
  • Incapaces de expresar cómo se sienten.
  • Satisfacer comportamientos socialmente inapropiados
  • No poder ‘leer la habitación’ y las señales emocionales de los demás.
  • Dificultad para superar fracasos y contratiempos

Causas de la baja inteligencia emocional

Esta sección explorará las causas comunes de la baja inteligencia emocional.La baja inteligencia emocional podría resultar de una condición médica como alexitimia o autismo También puede ser una consecuencia de una condición de salud mental o adiccion.

Sin embargo, en esta sección, quiero hablar sobre las causas de la baja inteligencia emocional en personas por lo demás normales y sanas.

1. Falta de conocimiento sobre las emociones

A la mayoría de las personas no se les enseña nada sobre las emociones.Nuestra sociedad y los sistemas educativos ponen un énfasis mucho mayor en el desarrollo del cociente intelectual (CI) de los estudiantes o la inteligencia académica.

¿El resultado?

Muchas personas tienen dificultades para expresar y comprender sus emociones, no pueden nombrarlas o señalar qué las causa, y mucho menos manejarlas.

2. Baja inteligencia intrapersonal

La inteligencia intrapersonal es la capacidad de comprender tu vida interior. Las personas que están en sintonía con sus pensamientos y emociones tienden a tener una alta inteligencia intrapersonal.

La inteligencia emocional es una consecuencia natural de una alta inteligencia intrapersonal.

Cuanto más profundamente puedas mirar dentro de ti mismo, más profundamente podrás mirar dentro de otra persona. En un nivel muy fundamental, los humanos son iguales. Tienen los mismos miedos, esperanzas, preocupaciones y sueños.

3. Falta de práctica

No es suficiente saber sobre emociones, una vez que comprendes qué desencadena diferentes emociones en ti y en otras personas, necesitas practicar la inteligencia emocional.

Como cualquier habilidad, la inteligencia emocional se puede mejorar con práctica y retroalimentación.

Digamos que te comportas de una manera socialmente inapropiada. Otros a tu alrededor se quejan de que tu comportamiento les molesta. Si tienen una inteligencia emocional alta, te dirán exactamente cómo los estás haciendo sentir.

Esta es una retroalimentación negativa para ti. Puedes ver lo que hiciste mal y ponerte en su lugar. Toma nota mental de no repetir este comportamiento.

Pequeñas cosas como estas se suman y tu inteligencia emocional mejora con el tiempo.

4. Crianza

Si se crió en una familia en la que se desaconsejaba o castigaba hablar sobre las emociones, es probable que tenga una inteligencia emocional baja. Los niños imitan a los padres la mayor parte del tiempo. Si los padres manejan mal sus emociones, los niños se dan cuenta de eso.

Muchos padres no invierten lo suficiente en la vida emocional de sus hijos. Les preguntan a sus hijos sobre las calificaciones y casi nunca les preguntan cómo se sienten. Como resultado, crecen en un entorno en el que creen que no es seguro hablar de ellos. sentimientos.

Se les deja lidiar solos con sus emociones.Al igual que sus padres, tienen poca o ninguna comprensión de sus emociones.

5. Una visión negativa de las emociones

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra “emociones”?

Lo más probable es que la palabra tenga connotaciones negativas. Las emociones se ven como lo opuesto a la lógica, algo que nuestra sociedad valora mucho. En muchos sentidos, las emociones son lo opuesto a la lógica Cuando estamos bajo el control de emociones fuertes, es menos probable que seamos lógicos.

Pero pero pero…

Es fácil olvidar que las emociones tienen una lógica propia. Cuando nos ponemos lógicos con nuestras emociones, podemos entenderlas y manejarlas mejor.

Nuestra sociedad valora la lógica porque nos ha dado mucho, la hemos utilizado para comprender los fenómenos naturales y dominarlos.

Debido a que las emociones se ven como lo opuesto a la lógica, muchas personas no aplican la lógica a las emociones. En lugar de tratar las emociones como cualquier otro fenómeno natural que debe entenderse a través de la razón, ignoramos las emociones como algo a lo que no se puede aplicar la lógica.

Se nos anima a esconder las emociones debajo de la alfombra y tratar de ser más racionales.

La inteligencia emocional, como su nombre indica, se trata de aplicar la lógica o la inteligencia a las emociones. Ver las emociones como algo que está fuera del alcance de la lógica es una receta para una baja inteligencia emocional.

6. No ser detallista

La inteligencia intrapersonal se trata de estar orientado a los detalles sobre uno mismo. Se trata de notar ligeros cambios en su estado de ánimo y energía. Se trata de identificar qué causó esos cambios y manejar esos cambios.

La inteligencia emocional no es solo ser consciente de estos cambios en uno mismo, sino también ser sensible a los pequeños cambios emocionales en los demás: prestar atención a su lenguaje corporal, tono de voz y niveles de energía.

Estar orientado a los detalles sobre los demás te ayuda a comprenderlos mejor. Te das cuenta de los pequeños cambios que ocurren en ellos y entiendes qué los causa. Desarrollar y perfeccionar esta habilidad te permite conectarte con ellos a un nivel emocional profundo.

7. Egoísmo

Los seres humanos están programados para ser egoístas. El egocentrismo es el más alto en los niños, pero a medida que crecen, aprenden que otras personas también tienen una mente propia. Entienden que otras personas también tienen pensamientos y emociones.

Esta comprensión planta en ellos las semillas de la empatía. A medida que interactúan con más y más personas, las experiencias que tienen típicamente fortalecen su empatía.

A pesar de esto, es fácil volver a nuestro yo primitivo y egoísta. Las personas con poca inteligencia emocional ignoran las necesidades y emociones de los demás. Tienen una mentalidad egoísta de ganar o perder.

En cambio, las personas maduras con un alto nivel de inteligencia emocional no desatienden las necesidades y emociones de los demás, tienen una mentalidad de ganar-ganar.

Las relaciones laborales y románticas más exitosas son aquellas en las que las personas involucradas tienen una mentalidad de ganar-ganar. Desarrollar esta mentalidad requiere el más alto nivel de inteligencia emocional.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba