Autoestima

10 signos de vinculación traumática

Los lazos traumáticos se forman en una relación abusiva. Una relación abusiva es aquella en la que existe un importante desequilibrio de poder entre los miembros de la pareja. La pareja abusiva ejerce poder sobre otra pareja, la víctima abusiva.

En una relación sana, dos socios tienen una distribución de poder más o menos equitativa.

Los lazos traumáticos se forman cuando hay un ciclo de abuso en una relación abusiva. Momentos de conexión mezclados con momentos de miedo (abuso). Si la relación es completamente abusiva, la víctima puede irse fácilmente.

Los momentos positivos en una relación dan a las víctimas la esperanza de que la relación funcionará bien o de que pueden cambiar al abusador.

Las conexiones traumáticas se caracterizan por períodos de altibajos extremos (conexión) y bajos (miedo). Por el contrario, una relación sana puede tener inicialmente altibajos extremos, pero se estabilizará con el tiempo.

signos de trauma

Vamos a sumergirnos en diez señales poderosas de que puedes estar en una relación traumática. Hay muchas similitudes entre los vínculos traumáticos y las relaciones normales. Eliminé estas similitudes y reduje la lista a elementos que solo se aplican a los vínculos de trauma.

1. Bombardeo de amor

Cuando comienzan a formarse vínculos traumáticos, el abusador bombardea a la víctima con amor y afecto. La relación está creciendo más rápido de lo habitual.

Tenga en cuenta que diferentes personas tienen diferentes expectativas sobre la rapidez con que se desarrollará una relación. Si dos personas tienen buena química desde el principio, la relación también puede desarrollarse rápidamente.

La diferencia entre el bombardeo de amor y una buena relación química es que la primera es unilateral. Sólo el abusador bombardea a la víctima con amor, no al revés.

En una relación con buena química, ambos socios suelen confiarse el uno al otro con amor.

2. Incapaz de salir

Los lazos traumáticos se sienten como un fuerte control del que no puedes escapar. Los altibajos extremos hacen que las relaciones sean impredecibles y conducen a la adicción. Aunque te des cuenta de que la relación es dañina, es posible que no puedas irte.

3. Poner excusas al abusador

Este es enorme.

Ahora que estás enganchado a la relación, puedes seguir siendo adicto a toda costa. Justificas, justificas y racionalizas las acciones del abusador.

Puede negar o minimizar la gravedad del abuso. Incluso podría culparse a sí mismo por el abuso.

Puede creer erróneamente que el abusador es responsable de todas las cosas buenas de la relación y que usted es responsable de todos los errores.

Tenemos una fuerte necesidad psicológica de consistencia. Si alguien no se alinea con su amor, tendemos a pensar que debe ser culpa nuestra.

El hecho de que un abusador en un vínculo traumático dé y recupere amor es difícil de entender para ti. Crea una disonancia cognitiva que puedes abordar culpándote a ti mismo y permitiendo que el abusador se beneficie de la duda.

4. Concéntrate en lo positivo

La mente pone la supervivencia y la reproducción por encima de todo lo demás.

Entonces, aunque el vínculo traumático contiene momentos positivos y negativos, su mente se concentrará demasiado en los positivos. A la mente le gusta aferrarse a cualquier pequeña esperanza.

Porque si no lo hace, puede perder sus posibilidades de supervivencia y/o reproducción. El precio de no aferrarse a las migajas de la esperanza es demasiado alto.

5. Lealtad duradera

La adicción, junto con un enfoque en los aspectos positivos, crea una lealtad inquebrantable hacia el abusador, incluso ante el peligro. A veces, la necesidad de reproducirse supera a la necesidad de sobrevivir. Por lo tanto, la víctima puede permanecer leal al abusador incluso si la relación está a punto de poner en peligro su vida.

No tiene sentido para un extraño que ve una relación abusiva. Piensan que es absurdo que la víctima permanezca en la relación. Incluso pueden culpar a la víctima. Por supuesto, no saben lo que está pasando en la cabeza de la víctima.

6. Caminando sobre cáscaras de huevo

El abusador se asegura de tener poder sobre ti. Esto significa que matarán cada intento que hagas para recuperar tu poder.

Encontrarás que tienes que caminar sobre cáscaras de huevo a su alrededor. No sabes cuál de tus acciones podría desencadenarlos. A menudo, su «desencadenamiento» es una reacción exagerada para mantener el poder y el control al infundir miedo.

7. Duda de ti mismo

Gaslighting es una táctica común utilizada por los abusadores para distorsionar la realidad de sus víctimas. Desestiman o niegan su visión de la realidad e imponen la suya propia.

Si dices: «Me siento ofendido cuando dices eso», dirán: «Oh, te estás imaginando cosas. Nunca dije eso».

Si esto continúa, comenzará a perder la cabeza. Especulas después de los hechos, confiando demasiado en tu pareja abusiva para que te explique la realidad.

8. Piérdete

Con el tiempo, el gaslighting puede erosionar la autoestima y la identidad propia. Para empezar, las personas atrapadas en vínculos traumáticos no tienen mucha identidad. Es decir, su baja autoestima los hace más propensos a ser víctimas de abuso.

Cuando se enredan con su abusador, su baja autoestima y falta de identidad propia pueden desaparecer en el vínculo traumático. No hay límite entre ellos y su abusador. Aceptan la cosmovisión y los sentimientos del abusador.

9. Aíslese de amigos y familiares

Para llevar a cabo el abuso ileso, el abusador debe aislar a la víctima de sus amigos y familiares. Eso es porque la familia y los amigos son los primeros en hacer sonar la alarma si algo sale mal en una relación.

10. Sin opción

Uno de los primeros signos confiables de una conexión traumática es que no tienes nada que decir en la relación. Sientes que tu pareja toma todas las decisiones. Aquí es cuando el abusador comienza a crear un desequilibrio de poder en la relación.

Compare esto con una relación saludable, donde ambas partes tienen voz en las decisiones de la relación basadas en una distribución de poder más o menos equitativa.

Hanan Parvés

Hola, soy Hanan Parvez (MBA, MSc Psychology), fundadora y autora de PsychMechanics. PsychMechanics ha aparecido en Forbes, Business Insider, Reader’s Digest y Entrepreneur. Si tiene alguna pregunta, no dude en ponerse en contacto conmigo.

LEER  ¿Por qué tengo TOC?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba