Ansia

¿CÓMO INFLUIRÁ COVID-19 EN LA ANSIEDAD SOCIAL?

Un nuevo futuro

Incluso hacer referencia al futuro como ‘post-COVID’ se siente un poco fuera de lugar. Insinúa que en el futuro estaremos «superados» o «superados» la pandemia de COVID. A estas alturas, la mayoría de nosotros podemos reconocer que COVID dejará una impresión eterna en la sociedad tal como la conocemos. Estamos aceptando (con algunos paralelismos con antes y después del 11 de septiembre) que no hay vuelta atrás exactamente como era. Tal cambio no es ni intrínsecamente positivo ni negativo. Este cambio en desarrollo de las normas sociales plantea una pregunta interesante para quienes están familiarizados con el trastorno de ansiedad social (SAD). Siempre que el polvo proverbial pandémico se asiente, ¿cuál será el impacto en quienes luchan contra el TAE? ¿Aquellos con una predisposición latente al TAE? ¿SAD se verá igual que antes? ¿Las luchas con el TAE aumentarán, disminuirán o se mantendrán igual? Echemos un vistazo más de cerca.

Los basicos

La ansiedad social afecta a las personas a nivel cognitivo, emocional, somático y conductual. Si bien no hay dos experiencias iguales, hay algunos componentes comunes que son sinónimos de SAD;

  • Pensamientos negativos intrusivos sobre lo que otras personas piensan de ellos dentro de la interacción social. Estos pensamientos pueden ocurrir antes de una interacción como predicciones, durante y después como cavilaciones.
  • Hiperencentrado en uno mismo mientras está en presencia de otros. Este hiperenfoque podría centrarse en el habla, la presentación física, la vestimenta, la postura, los síntomas de ansiedad … realmente cualquier cosa.
  • Naturalmente, hay ansiedad acompañada y otras emociones incómodas que acompañan al viaje que convierte cada interacción social (incluso virtual) en una desagradable.
  • Dado que los seres humanos son reacios a la incomodidad y al riesgo percibido, las personas que luchan con el TAE desarrollan ‘comportamientos de seguridad’ o estrategias cuya función es evitar por completo el riesgo asociado con la interacción social o mitigar de alguna manera la sensación de incomodidad. Estas estrategias suelen ser creativas y complejas. La verdad es que funcionan … a corto plazo. Desafortunadamente, estar sujeto a este algoritmo de comportamiento también conlleva costos.

LO QUE COVID-19 HA CAMBIADO

Oportunidad

Esta pandemia ha redefinido la interacción social a la que estamos acostumbrados. Logísticamente, la mayoría de nosotros hemos estado a una distancia física de aquellos con los que interactuamos anteriormente. Una interacción casual en el ascensor con un extraño o compartir una pausa para el café con su compañero de trabajo está fuera del menú por ahora. ¿Dándose la mano? No. Incluso cuando se implementa la reintegración social, no tenemos idea de cómo será y cuánto durará. Esto significa una reducción de las oportunidades para las interacciones sociales en persona. Solo ahora estamos empezando a darnos cuenta de la frecuencia con la que teníamos contacto con otras personas. Esa distancia ha sido una carga para todos nosotros. Si se trata de alguien que vive solo, debe haber una sensación de aislamiento aún mayor tras la estela de COVID.

El como

Cuando una puerta se cierra, otra se abre. El método y la modalidad de comunicación se ha ido adaptando en los últimos meses. Entonces, no solo las oportunidades son diferentes, ¡la comunicación en sí misma es diferente! Al confiar en la tecnología y otras vías, aprendemos a comunicarnos, compartir y escuchar al aumentar nuestros otros «sentidos» de socialización. Queda por ver el alcance de nuestro regreso a los métodos de comunicación «tradicionales».

Lo que vemos

El panorama mientras se socializa virtualmente, o incluso en persona, durante esta época es limitado. Cuando vemos a otros en persona, es posible que se tomen precauciones de distanciamiento social. Las máscaras y la distancia física dificultan la lectura de las expresiones faciales y el lenguaje corporal. Por el contrario, nuestra propia presentación social está menos «expuesta» a quienes nos escuchan. La comunicación virtual tiene limitaciones similares. Las llamadas de Zoom o FaceTime no nos hacen justicia a ninguno de nosotros, sin importar qué tan buena sea su resolución 😉 ¡Eso es si el video o el sonido se dejan para empezar! Es probable que haya muchos cuadrados de Brady Bunch en la pantalla simultáneamente. La conclusión es que la capacidad de leer a los demás y ser leído es menos clara.

Entonces, ¿eso es positivo o negativo?

¿La ausencia hace que el corazón se vuelva más cariñoso?

En nuestro refrigerador mientras crecíamos había una pegatina que decía: «Nadie se da cuenta de lo que hago hasta que no lo hago». ¡Lo sé, sutil mensaje mamá! 🙂 De manera similar, tendemos a pasar por alto lo que tenemos hasta que ya no lo tenemos. Esta pandemia ha provocado un anhelo de socialización. Parece que se está gestando una apreciación más profunda de la necesidad humana básica de conexión. Aquellos que luchan con SAD no son diferentes. Desean y anhelan esa misma conexión social. Los clientes con los que he trabajado en SAD han expresado una mayor motivación y voluntad de asumir el «riesgo» de la socialización ahora que hay «escasez». Como compartió un cliente: “¡Al principio pensé que todo esto del aislamiento social era un sueño hecho realidad! ¡¿No tengo que interactuar regularmente con personas en persona ?! ¡Bote! Pero luego me di cuenta de que no es todo lo que parece. Extraño esas breves interacciones en la tienda y la oficina, solo ver gente «. Desde esa perspectiva, la disminución de oportunidades está generando un efecto positivo. Con suerte, un trampolín para el cambio. Sin embargo, para otros, la cantidad interminable de tiempo que pasan sentados solos rumiando pensamientos negativos y la mínima oportunidad de practicar la participación en interacciones sociales hace que sea aún más difícil desafiar la frontera social una vez que se liberan los grilletes de la pandemia.

Juego de adivinanzas

Como se mencionó anteriormente, los matices dentro de la comunicación social se ven atenuados actualmente por la distancia y el EPP. Esta torpeza aumenta la incertidumbre de una interacción social. Entonces, ¿qué están pensando realmente? ¡Ni siquiera puedo ver su boca! ¿Están frunciendo el ceño? ¿Es eso un ceño que veo en la pantalla? Es difícil ver con tanta gente en esta reunión virtual. ¿Ella simplemente puso los ojos en blanco? Difícil de decir desde aquí. Lo desconocido es la kriptonita para muchos que luchan con SAD. Cuanto más certeza y control de las variables se mantienen en una interacción social, más seguro se siente uno. Agregar esta capa adicional de incertidumbre a la mezcla hace que eso.

Por otro lado, ¡todos estamos en el mismo barco! No puedo verlos y ellos no pueden vernos a nosotros. A decir verdad, siempre estuvimos en el mismo barco. ¡Todos nos enfrentamos al riesgo de ser rechazados o juzgados socialmente cada vez que nos comunicamos! De alguna manera puedo ver esta realidad infundiendo tranquilidad en alguien con SAD (no siempre clínicamente ideal) y de otras maneras abre oportunidades. Oportunidad de saltar al grupo de socialización mientras las expectativas son bajas, la gente es más comprensiva y complaciente. Cada oportunidad social es apreciada y saboreada. Entonces, si está tratando de pedir comida y no pueden escuchar su pedido debido a que la máscara se amortigua y solo puede distinguir cada otra palabra que están diciendo … ¡úsela! Úsalo como una oportunidad para practicar, con ellos, comunicándote con media baraja. Aprenda que se puede hacer. Podemos manejarnos mejor de lo que nos dicen algunos pensamientos. Eso resuelve la cuestión de si esta nueva realidad es positiva o negativa; es todo cómo lo abordamos.

Flexionar nuevos músculos

La limitación de los canales de comunicación tradicionales deja espacio para la adaptación. Cuando alguien, lamentablemente, pierde uno de sus sentidos o habilidades físicas, intenta maximizar el uso de lo que SÍ tiene. Es inspirador ver qué fuerza se desarrolla a partir de la adversidad. Estamos flexionando los músculos de la comunicación. La palabra verbal y escrita, el tono, la postura, la escucha activa y el contacto visual son solo algunos de los músculos complementarios de la comunicación que todos ejercitamos con más frecuencia. Si bien, por un lado, puede infundir miedo en el corazón de alguien con TAE, también puede ser la introducción de nuevas herramientas en la proverbial caja de herramientas. Esto presenta la oportunidad de practicar nuestra comunicación mientras aceptamos los riesgos inherentemente presentes para todos nosotros. ¡Prueba esa nueva herramienta!

La lente

Si hay algo que COVID-19 nos ha obligado a aceptar (quizás con resistencia) estos últimos meses, es que sabemos extraordinariamente poco o nada. Lo que depara el futuro. Que creer. Cuáles son las precauciones adecuadas en cada momento. Nuestra ilusión de control se ha disipado. Cuando nos enfrentamos al hoy y lo que sea que nos depare el mañana, tenemos una cosa bajo nuestro control: nuestra actitud. La perspectiva y la lente a través de la cual nos acercamos cada día están bien bajo nuestro control. ¿El COVID-19 tendrá un impacto positivo o negativo en el SAD y en quienes lo combaten? Nadie puede decirlo. Sé que no puedo. Mi bola de cristal está en la tienda. ¡Y la tienda ha estado cerrada los últimos 3 meses! Poco es inherentemente positivo o negativo. Entonces, la verdadera respuesta es que depende de nosotros. Es lo que hacemos con él. Usted, yo y todos los demás estamos invitados a ver estos tiempos únicos y un nuevo panorama como una oportunidad de crecimiento y desafío. Espero sinceramente que aceptes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios