Emociones

5 estrategias para lidiar con la ira extrema en los adolescentes

Ser un adolescente es difícil: los adolescentes, especialmente los más jóvenes, enfrentan una combinación desafiante de presiones sociales emergentes, cambios fisiológicos y una fuerte necesidad de independencia. Como resultado, la mayoría de los niños de entre 10 y 15 años experimentan un aumento de las emociones negativas, incluida la ira. No es raro que los niños de este grupo de edad discutan (a veces de manera dramática) sobre temas que parecen muy insignificantes para los adultos que los rodean.

Si bien los arrebatos de ira de la mayoría de los adolescentes no representan un problema psicológico subyacente, lidiar con su ira extrema puede ser problemático para los padres. Saber cómo lidiar con la frustración de su adolescente puede ayudarlo a mantener la calma, reducir su propia ansiedad y ayudarlo a comprender mejor la causa subyacente de su comportamiento:

1. Comprenda que enojarse da miedo a los adolescentes.

Si bien el enojo adolescente puede ser impactante para los padres, por lo general se siente aún más alarmante desde la perspectiva del adolescente que lo experimenta. Los adolescentes que se asustan rara vez tienen la intención de portarse mal; En cambio, se ven sorprendidos inesperadamente por sentimientos abrumadores de angustia y reaccionan tratando de protegerse de la amenaza percibida. Los adolescentes son propensos a este tipo de comportamiento de «lucha o huida» porque su cerebro funciona de manera diferente al cerebro de los niños o adultos. Las investigaciones muestran que los adolescentes reaccionan de manera más impulsiva a los estímulos amenazantes que cualquier otro grupo de edad, especialmente en situaciones sociales.

Si su hijo adolescente ataca, tenga en cuenta que es probable que tenga miedo de la intensidad de su propio enojo. Quiere desesperadamente recuperar el control de sí misma, pero su cerebro no se lo permite. Sabiendo esto, puede vigilar la situación, comprender que los comentarios de su adolescente no son personales y responder con empatía cuando esté listo para calmarse.

2. No intente discutir con su adolescente mientras está enojado; en lugar de empatizar.

Cuando se activa la respuesta de «lucha o huida» del cerebro, suprime la actividad en las áreas del cerebro asociadas con el pensamiento y la comunicación complejos. Por lo tanto, no importa cuán lógicos sean sus argumentos, discutir con un adolescente enojado casi siempre es inútil. En el fragor del momento, cualquier información nueva que su hijo adolescente pueda procesar aumentará su sensación de amenaza.

En general, la mejor manera de lidiar con un adolescente que se fugó es mantener la calma y sentir empatía por el dolor que siente. Intente decir algo como: “Lamento mucho estar tan molesto; debe ser muy difícil para usted ”. Si su hijo adolescente no responde, pregunte si se puede hacer algo para ayudarlo. Si todavía no quiere hablar, no la inste a responder; Retroceda y espere hasta que esté lista para seguir discutiendo el asunto.

Tenga en cuenta que la empatía con su hijo adolescente no significa que deba tolerar el abuso verbal o las amenazas físicas. Si su hijo adolescente se está comportando de manera inapropiada con usted, aléjese de la situación hasta que esté lo suficientemente tranquilo como para tratarlo con respeto.

3. Trate de desviar brevemente la atención de su adolescente.

Cuando su adolescente parezca estar listo para comunicarse con usted, sugiera las siguientes técnicas para ayudarlo a calmarse y usar sus habilidades de pensamiento:

  1. distancia. Saque a su adolescente de la situación estresante (con su consentimiento). Encuentre un lugar seguro y pacífico, lejos de otras personas, donde pueda reagruparse. Luego pregúntele a su hijo adolescente si le gustaría que usted se quedara con él o le diera un poco de espacio por un tiempo.
  2. desviación. A veces, concentrarse en algo divertido o relajante durante unos minutos puede ayudar a los adolescentes a sentarse y tomar el control de sus emociones. Intente sugerir distracciones pequeñas y manejables a su adolescente enojado; Por ejemplo: «Sé que estás muy enojado en este momento, pero me gustaría que ambos nos tomáramos un descanso para escuchar unos minutos de música» o «Quiero hablar de este tema más tarde, pero primero, ¿qué tal si ¿Nos llevo un bocadillo a los dos mientras miras un video de youtube? Creo que a los dos nos vendría bien un descanso «.

4. Sea respetuoso, pero esté presente.

La mayoría de los adolescentes necesitan un «tiempo a solas» para calmarse después de un brote. Si bien debe respetar la solicitud de aire de su adolescente para respirar, es una buena idea estar disponible en caso de que lo necesite. No salga de la casa cuando su hijo adolescente esté enojado y vuelva a consultarlo de vez en cuando para calmarlo y asegurarse de que esté bien.

5. Enséñele a su adolescente a reevaluar y arreglar la situación.

Ningún sermón puede prevenir los arrebatos de ira, pero usted puede enseñarle a su hijo adolescente a investigar su propio comportamiento y reparar cualquier daño que haya causado. Una vez que su adolescente se haya calmado, anímelo a revisar la situación haciéndole preguntas abiertas, como:

  1. De todo lo que pasó, ¿qué fue lo más emocionante para ti?
  2. ¿Te sentiste herido antes de enojarte? ¿Por qué?
  3. ¿No entendí algo que estabas tratando de decirme?
  4. ¿Entiendes mi punto de vista sobre la situación?
  5. ¿Qué crees que podríamos hacer mejor la próxima vez para no pelear?

Si su adolescente no se siente cómodo respondiendo estas preguntas cara a cara, permítale que las responda por correo electrónico o mensaje de texto. El uso de un mediador, como un terapeuta u otro adulto de apoyo, también puede ser útil para resolver conflictos muy volátiles o recurrentes.

Su adolescente también necesitará que le den estrategias para reparar el daño que le ha hecho a sus relaciones. Esto incluye disculparse por su comportamiento, comprender y sentir empatía por el daño que ha causado y preguntar qué puede hacer para corregir la situación. Su adolescente también debe estar dispuesto a aceptar las consecuencias apropiadas por sus acciones si es necesario, como: B. la remoción de privilegios que ella ha violado.

¿Cuándo es la ira un motivo de preocupación?

La mayoría de los adolescentes aprenden a lidiar con la ira excesiva entre los 16 y 18 años, pero para algunos jóvenes la ira se convierte en un problema crónico y debilitante. Si los arrebatos de su adolescente con frecuencia interfieren con su capacidad para manejar sus compromisos personales o académicos, debe trabajar con un terapeuta para averiguar qué impulsa su enojo. Del mismo modo, los adolescentes que representan una amenaza para ellos mismos o para los demás (ya sea a través de la violencia o indirectamente a través de un comportamiento autodestructivo) deben ponerse en contacto con ayuda profesional lo antes posible. Enfrentar los problemas de ira al principio de la adolescencia es la mejor manera de prevenir problemas de conducta más graves en el futuro.

.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios