Motivación

6 signos alarmantes de fatiga mental (que no puedes ignorar)

La fatiga mental es más que sentirse mareado, perezoso o aburrido.

Puede agotarlo emocional y físicamente, dejándolo incapaz de completar incluso las tareas diarias más básicas sin sentirse abrumado. Si bien nadie es inmune a ella, la buena noticia es que la fatiga mental se puede prevenir y tratar.

La fatiga mental puede presentarse como un día en el que te sientes completamente agotado para levantarte de la cama y enfrentarte al mundo.

¿Qué significa estar espiritualmente agotado?

El agotamiento mental o agotamiento mental significa un estado de privación mental de toda energía para hacer o perseguir cualquier cosa que requiera habilidad mental. Se caracteriza por baja energía mental, fuerza de voluntad reducida y concentración distraída. Suele ir acompañada de cansancio físico, somnolencia y apatía.

¿Cuáles son las etapas del agotamiento mental?

La primera etapa del agotamiento mental ocurre cuando una persona que ha estado enfocada en algo durante un largo período de tiempo se siente cansada y distraída. Es posible que tenga problemas para concentrarse y emitir juicios, pero esto se soluciona fácilmente tomándose un descanso del trabajo, una siesta o simplemente tomando un descanso del trabajo.

En la segunda fase, la persona comienza a sentirse deprimida e irritable, lo que puede generar sentimientos de insuficiencia, culpa e inseguridad. Este también es el caso cuando una persona se siente constantemente perezosa, confundida y cansada, tanto en la mente como en el cuerpo.

La tercera fase ocurre cuando la persona está completamente agotada por el constante esfuerzo mental requerido para rendir al máximo. Cuando esto sucede, generalmente experimentan sentimientos de inutilidad y desesperanza, lo que puede provocar otros problemas de salud mental, como depresión, ansiedad o incluso pensamientos de autolesión.

Signos perdidos de agotamiento mental

¿Cómo se siente el agotamiento mental?

El agotamiento mental puede dejarnos sintiéndonos agotados, letárgicos, somnolientos, confundidos, desmotivados e inactivos. Es más común entre adultos en trabajos estresantes, aunque los adolescentes lo reportan cada vez más. Si se detecta temprano, generalmente no es particularmente dañino y se trata fácilmente.

¿Cuáles son las causas del agotamiento mental?

La fatiga mental a menudo es causada por estrés o enfermedad a largo plazo, demandas de trabajo pesado, falta de apoyo social, falta de ejercicio, esfuerzo mental o físico prolongado y falta de sueño.

Además, la obesidad y el sedentarismo fueron predictores en los hombres, mientras que el bajo peso fue un factor en las mujeres (Bultmann & Kant, 2002).

También pueden contribuir largos períodos de alta concentración mental, problemas emocionales no resueltos, pensamientos incesantes sobre el trabajo durante el tiempo libre y conflictos en las relaciones.


El agotamiento mental es una característica clave del síndrome de agotamiento, niebla mental y síndrome de fatiga crónica (Holmes & Kaplan, 1998).

5 señales alarmantes de fatiga mental que no puedes ignorar

Por lo general, asumimos que el agotamiento mental es un estado mental puro. Sin embargo, éste no es el caso. El agotamiento mental también puede manifestarse como tensión emocional, intelectual y física.

Estas son las señales de advertencia del agotamiento mental:

1. Dolor de cabeza sordo.

Las personas mentalmente agotadas pueden experimentar dolores corporales y musculares inesperados.

Los signos típicos incluyen un dolor de cabeza sordo de inicio lento y otros síntomas como cambios de humor y olvidos, que indican que puede estar sufriendo fatiga mental o agotamiento.

Un dolor de cabeza sordo se siente como un dolor constante y leve que se siente como una banda apretada alrededor de la cabeza, especialmente en las sienes. Puede ir acompañado de un dolor sordo extraño en cualquier parte del cuerpo.

En su mayoría, se siente como un dolor de cabeza de tipo tensional que no está asociado con vómitos, mareos, visión borrosa o desmayos.

En cualquier caso, consulta a tu médico aunque creas que puede ser una migraña o un dolor de cabeza sinusal.

2. Sentimiento de desapego.

Un sentimiento de desapego, desinterés o indiferencia es un síntoma común de agotamiento mental.

El agotamiento mental, a veces conocido como «agotamiento», hace que las personas pierdan interés en las actividades que alguna vez disfrutaron.

Puede comenzar gradualmente cuando pierde interés en su trabajo y progresa hasta que ya no está emocionado. Como resultado, puede sentirse desconectado de la realidad, lo que puede generar frustración y desesperación.

3. Pérdida de motivación.

El agotamiento mental te hace parecer perezoso e indiferente, pero en realidad es una falta extrema de energía lo que te deja en un estado de desmotivación.

Esta falta de motivación puede llevar a otros a etiquetarlo como ambicioso, negligente o procrastinador.

Pierdes la pasión por las cosas. Incluso la idea de hacer las cosas que te gusta hacer te cansa tanto que cambias de opinión.

Tal vez te encantaba jugar al ajedrez, patinar sobre ruedas o dibujar de forma realista. Pero ahora, incluso imaginando que estás pasando por esto, te sientes deprimido.

Es una condición tan patética que incluso las mejores citas de motivación no logran inspirarte para que te muevas y seas productivo.

Peor aún, puede dejarlo sin esperanza y desanimarlo a buscar ayuda. Los síntomas depresivos pueden desarrollarse con el tiempo.

4. Insomnio o insomnio.

Las personas exhaustas roncan más y duermen peor.

El insomnio es un signo importante de agotamiento mental. Incluye dificultad para conciliar el sueño rápidamente, permanecer dormido, dificultad para volver a dormirse después de despertarse, despertarse varias veces durante la noche y sueño excesivo.

De hecho, la fatiga mental puede hacer que duermas 10 horas o más y, sin embargo, te despiertes sintiéndote cansado y poco descansado.

El insomnio no es solo la falta de ocho horas de sueño; se trata más de la calidad y la cantidad de sueño que obtienes cada noche.

Este estudio encontró que los trastornos del sueño son un predictor importante de la fatiga mental, aparentemente más fuerte que los predictores previamente conocidos, como la carga de trabajo, el género femenino y la inactividad física.

Lo que puede pasar durante la noche es que tu sueño se ve interrumpido muchas veces por el dolor físico y mental, pero el despertar es tan breve que no te acuerdas. Un científico del sueño puede registrar su sueño y revelar si esta es la verdadera razón de su sueño inquieto.

5. Sentimientos de estar abrumado.

Los sentimientos de estar abrumado ocurren cuando tienes la sensación de que ya no estás a la altura de un desafío. El agotamiento mental hace que te sientas abrumado por cosas que requieren hasta el más mínimo esfuerzo.

Cuando te sientes abrumado, puedes reaccionar con una actitud irritada y subyugada a las personas que te piden algo.

Debido a que nuestros cerebros tienen recursos limitados, podemos sentirnos abrumados cuando estamos sobrecargados de trabajo y sin descanso. Cuando está mentalmente exhausto, el cerebro conserva sus recursos para llevar a cabo las funciones vitales de supervivencia y los hace indisponibles para otras cosas.

6. Ansiedad e irritación.

La fatiga es un signo común de ansiedad crónica. La fatiga también se ve a menudo como resultado de la ansiedad a largo plazo. Y el miedo en sí mismo es una condición abrumadora.

Entonces, si te sientes mentalmente agotado, es probable que también te sientas asustado.

«El agotamiento mental mantiene el motor del miedo zumbando todo el tiempo».

La ansiedad a largo plazo puede provocar problemas graves como ataques de pánico, síndrome del intestino inflamatorio (SII), náuseas, palpitaciones y malestar.

En su búsqueda de aspectos del estrés relacionados con la fatiga, Hardy et al. identificaron las demandas laborales y los conflictos de roles como dos causas principales.

La irritación es un estado de enojo, impaciencia o enojo fácil.

En el agotamiento mental, la irritación es el resultado de muchos factores, como la improductividad, la apatía, el letargo, la indecisión, la falta de sueño y el miedo a ser juzgado.

Al mostrar irritación, las personas exhaustas se aíslan para descansar y distanciarse de las exigencias y expectativas de los demás.

Entonces, una persona cansada tiende a criticar a los demás y retirarse de sus círculos sociales.

ultimas palabras

¿Has descubierto últimamente que lo más difícil es levantarse de la cama por la mañana? ¿Siente que a las pocas horas de comenzar su trabajo, se establece un cansancio aplastante que hace que su concentración se vuelva revuelta?

Si es así, podrías estar sufriendo de fatiga mental. Si bien no pone en peligro la vida, trate de tratarlo rápidamente, ya que puede provocar depresión o empeorar una condición de ansiedad subyacente.

Obtenga ayuda de un experto. Póngase en contacto con su médico o psicólogo.

Tú podrías prueba la meditación consciente, ya que se ha demostrado que reduce el estrés. Una vez que recupere su capacidad para manejar el estrés, puede evitar que su fatiga empeore.

• • •

Biografía del autor: Escrito y revisado por sandip roy — Médico, escritor de psicología e investigador de la felicidad. Fundador y editor en jefe de The Happiness Blog. Escribe sobre salud mental, felicidad, atención plena, psicología positiva y filosofía (especialmente estoicismo).


Nuestra historia de felicidad!


Si te gustó esto, por favor comparte en Facebook, Twitter o LinkedIn.

LEER  ¿Qué significa ser una buena esposa y madre?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba