Autoestima

Cómo crear nuevas creencias fundamentales

    Eugenio Marongiu/Shutterstock

Fuente: Eugenio Marongiu/Shutterstock

Las creencias básicas a menudo son inconscientes, pero se interponen en su camino y en sus objetivos para terminar con sus problemas de alimentación e imagen corporal. Cuando se forman por primera vez, generalmente cuando se es joven, durante momentos de transición, trauma o agitación emocional, las creencias fundamentales son soluciones a problemas que no puede resolver, tal vez porque no tenía los recursos en ese momento.Las creencias fundamentales son el resultado de necesidades primarias no satisfechas: la necesidad de seguridad/protección, cuidado/nutrición y expresión emocional. (Basilea et al., 2022). Por ejemplo, es posible que hayas aprendido de niño a no mostrar ninguna emoción para evitar lastimarte, o porque crees que tus emociones fuertes lastimarán a otra persona. En este caso, su creencia principal podría ser «Es peligroso mostrarles a los demás cómo me siento». Esta estrategia puede ser perjudicial para muchos aspectos de su vida adulta. Saber que esta creencia central destructiva ya no funciona para usted lo ayudará a pasar a nuevos principios rectores que le servirán mejor.

Aquí hay un ejemplo de un ex paciente:

David y su hermano mayor a menudo se peleaban por el hecho de que la madre de David era más protectora con su hijo menor, David. Se las arregla encontrando consuelo y consuelo en la comida. Como resultado, tuvo problemas con la comida y la imagen corporal cuando era niño. Cuando llegó a la adolescencia, era mayor que su hermano mayor, y cuando tenía un cuerpo más grande, sin saberlo, se sentía más seguro y menos vulnerable. Cuando su hermano trató de pelear con él, David ya no tuvo miedo. Como adulto, pudo identificar una creencia central de su pasado «cuanto más grande, mejor» que explica su dificultad para mantener su peso ideal.

Las creencias centrales representan la forma en que te ves a ti mismo, a los demás, al mundo y al futuro, y se activan en situaciones que crees que amenazan tus necesidades primarias. Estas creencias se forman para abordar algunos problemas que usted puede ser demasiado joven o demasiado inexperto para manejar.

La investigación destaca la importancia de abordar estas creencias fundamentales negativas: si no las aborda, es posible que le resulte más difícil detener los comportamientos nocivos (Ford et al., 2011)Las creencias centrales negativas juegan un papel importante en el desarrollo y mantenimiento de los síntomas de los problemas de alimentación e imagen corporal. Las creencias fundamentales también se asocian con algunas mujeres con problemas de alimentación e imagen corporal que tienen dificultades para volverse más conscientes y aprender a expresar sus emociones.

LEER  Lidiando con la Ansiedad Climática - Azevedo Psicología Familiar

Las creencias centrales provienen de experiencias infantiles adversas o estilos de apego inseguros.A veces, las creencias fundamentales están relacionadas con el trauma, el abuso o la negligencia, pero también pueden provenir de otras experiencias que tuvo al crecer en su familia. (Basilea et al., 2022)La siguiente es una lista de algunas situaciones familiares típicas que conducen a creencias específicas (Young, Klosco y Wishal 2003):

Los niños de familias permisivas y excesivamente indulgentes pueden no aprender a respetar a los demás y pueden tener límites y límites internos más pobres. Sus creencias fundamentales pueden incluir una de las siguientes:

  • Debería poder tener o hacer lo que quiera cuando quiera.
  • Me frustro fácilmente. Me cuesta controlar mi impulso de hacer ciertas cosas.

Los niños que están cerca (demasiado) de sus padres, cuyo juicio está comprometido o provienen de familias sobreprotectoras, pueden desarrollar una de las siguientes creencias:

  • No puedo cuidar de mí mismo. me siento incompetente
  • Soy inseguro en este mundo.
  • no tengo direccion Siento que estoy luchando en la vida.
  • Me siento como un fracaso. No creo que sea suficiente.

Los niños de familias explosivas, separadas, abusivas o impredecibles pueden tener una (o más) de las siguientes creencias:

  • No puedo esperar que otros estén a mi alrededor, nunca perderé a alguien que amo.
  • Otros se aprovecharán de mí.
  • no pertenezco soy un extraño
  • Algo está mal conmigo, nadie me querría si realmente me conocieran.
  • No estoy alcanzando mi potencial, ¿por qué intentarlo?

Enseñar a los niños en el hogar a dejar de lado sus necesidades y emociones por atención, aprobación o amor puede desarrollar las siguientes creencias fundamentales:

  • Siento que mis necesidades son menos importantes que complacer a los demás. Tengo miedo de expresar mis emociones por temor a que alguien se enoje o se moleste conmigo.
  • Me siento culpable si antepongo mis necesidades a las de los demás.
  • El estatus, el dinero y los logros son muy importantes para mí.

Los niños que crecen en hogares con demasiadas reglas pueden aprender a suprimir, controlar o ignorar sus propios sentimientos para evitar cometer errores o romper las reglas y pueden desarrollar las siguientes creencias fundamentales:

  • Creo que algo que puede salir mal sucederá. Intento no cometer errores.
  • Me preocupa que mis emociones lastimen a los demás, o que me sienta avergonzado o abandonado si dejo que los demás sepan cómo me siento.
  • No importa lo que haga, nunca es lo suficientemente bueno.
  • Si la gente no está a la altura de mis expectativas o yo no estoy a la altura de las mías, siento que ellos o yo deberíamos ser castigados.

¿De dónde vienen las creencias fundamentales?

A veces, las creencias centrales pueden provenir de sus percepciones de lo que otros piensan de usted, o de declaraciones de familiares o amigos que, por cualquier motivo, son relevantes para usted.

Otra experiencia que puede conducir a la formación de creencias fundamentales negativas es el abandono infantil. La negligencia infantil se define como la incapacidad de un padre o cuidador de proporcionar los alimentos, la ropa, el alojamiento, la atención médica o la supervisión necesarios para que la salud, la seguridad y el bienestar del niño se vean amenazados.

¿Cuáles son los efectos de las creencias fundamentales?

Las creencias centrales representan patrones formados durante la niñez y luego repetidos una y otra vez (a menudo inconscientemente). Sabrás que estás en uno de tus patrones de creencias centrales porque cada vez que te encuentres actuando de acuerdo con una de esas creencias, tendrás las mismas emociones, pensamientos, juicios, sentimientos corporales y comportamientos. Al desarrollar una relación con una pareja emocionalmente abusiva, puede repetir claramente el patrón del abuso emocional infantil. O bien, puede tratar de luchar contra el patrón haciendo lo contrario de sus creencias. Por ejemplo, una persona que se siente inadecuada y teme al fracaso puede trabajar 80 horas a la semana para tratar de evitar el fracaso. El exceso de trabajo a menudo puede ser contraproducente y puede enfermarse o deprimirse y no poder trabajar, lo que aumenta su sensación de fracaso.

Casi siempre, es una creencia central que es la forma de lograr lo que quieres. No importa cuál sea su creencia central, si va en contra de sus objetivos y deseos actuales, le beneficiará reconocer esa creencia y decidir cambiarla cuando ya no sea lo mejor para usted.

¿Cómo puedo cambiar una creencia fundamental?

Bajo la influencia de creencias fundamentales, es como vivir en un sueño. Cuando te quedaste dormido, tuviste un sueño vívido que parecía completamente real.

Para cambiar una creencia central, debes cambiar tu perspectiva (despertar de un sueño). Por ejemplo, la creencia de David de que «cuanto más grande, mejor» influyó en su matrimonio y su trabajo. Piensa que no está a salvo, que no tiene suficiente poder a menos que sea más grande, esa es la visión de un niño o un adolescente sobre la situación de su vida. Cuando se vuelve consciente de esta creencia central y su impacto en su vida adulta, puede cambiar su perspectiva y ver esta creencia desde la perspectiva de un adulto.

Su nueva creencia central surgió de su deseo de servir a los niños: «Cuando cuido mi cuerpo de manera saludable, puedo hacer más con mis hijos».

Cuando se da cuenta de sus creencias fundamentales, puede decidir honrar su lugar en su vida y los beneficios que recibió anteriormente. Por ejemplo, la creencia de David de que «cuanto más grande, mejor» lo hace sentir seguro con su hermano. También puede reconocer que ya no es el niño o adolescente asustado, triste o rebelde que originalmente creó esta creencia y darse cuenta de que tiene más habilidades para lidiar con los problemas de la vida que cuando era niño. Finalmente, ahora que es un adulto, es posible que sus necesidades y desafíos actuales no sean los mismos que los de su yo más joven, por lo que es posible que sus creencias fundamentales ya no se apliquen.

LEER  Cambia tu carrera mientras mantienes tu trabajo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba