Emociones

La psicología de la lucha por el estatus y la insatisfacción política extrema

Petersen, M., Osmundsen, M. y Bor, A.

(8 de julio de 2020).

https://doi.org/10.31234/osf.io/puqzs

abstracto

Las democracias modernas están presenciando eventos desestabilizadores, incluido el surgimiento de líderes demagógicos, el inicio de disturbios callejeros, la difusión de información errónea y un compromiso político intensamente hostil en las redes sociales. Algunas de las formas de descontento se asocian comúnmente con el populismo. En este capítulo, sin embargo, argumentamos que la psicología evolucionada de la búsqueda de estatus se encuentra en el corazón de este síndrome de extrema insatisfacción política. Por lo tanto, el estatus social representa uno de los recursos de ajuste más importantes para todo ser humano, ya que conduce a la consideración de los demás en los conflictos de interés. Investigaciones previas han identificado dos rutas hacia el estatus: el privilegio adquirido a través del servicio y el dominio adquirido a través de la coerción. Argumentamos que la insatisfacción política extrema implica comportamientos que apuntan al dominio, ya sea participando en la agresión individual o participando en procesos de movilización que facilitan la agresión de la coalición. Consistentemente, mostramos empíricamente que las medidas de búsqueda de estatus a través del dominio se correlacionan más fuertemente con índices de una variedad de formas extremas de insatisfacción política que con una medida de populismo. Finalmente, argumentamos que la razón por la que las estrategias de dominación se activan en el contexto de la política democrática moderna es que la creciente desigualdad activa mayores necesidades de estatus y, en tales condiciones, la dominación representa una ruta más alcanzable hacia el estatus que el prestigio para algunos grupos.

Hacia sociedades despolarizadas

Comprender las raíces psicológicas y estructurales de la infelicidad extrema es clave si queremos avanzar hacia sociedades más pacíficas. Un enfoque exclusivo en el populismo podría llevar a la expectativa de que las raíces del descontento se basan en valores. Por ejemplo, el auge del populismo de derecha puede indicar que las frustraciones tienen sus raíces en un respeto cada vez menor por la autoridad y las formas de vida tradicionales. Si este fuera realmente el caso, solo se podría lograr una sociedad despolarizada si los no populistas estuvieran dispuestos a comprometer valores políticos importantes y abrazar la tradición y la autoridad en mayor medida.

En contraste, los presentes argumentos y resultados sugieren que las raíces reales de las formas más extremas de descontento se encuentran menos en un conflicto de valores políticos abstractos y más en la falta de reconocimiento y estatus social. De ser así, el camino hacia la despolarización pasa, por ejemplo, por más inclusión y más igualdad, a partir de una reafirmación de la doctrina liberal clásica de la importancia de un intercambio de argumentos abierto y no dominante (Popper, 1945). Desafortunadamente, esto no puede remediarse tan rápido como lo sería si la insatisfacción se debiera a factores temporales como el comportamiento de los algoritmos de las redes sociales. Más bien, la despolarización requiere cambios estructurales difíciles que mitiguen la aparición de motivaciones de dominación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba