Autoestima

Las películas de terror no dan miedo sin sonido

Por Frederik Lundsgaard Jensen, MSc y Dr. Mathias Clasen

segunda parte segunda parte

El centro del miedo del cerebro se activa

Los investigadores han demostrado que los humanos perciben los sonidos que se acercan de manera diferente a como percibimos los sonidos que se alejan.

Sobreestimamos la rapidez con que nuestras voces se mueven cerca de nosotros (Neuhoff, 2001). También hay más actividad en el «centro del miedo» del cerebro cuando escuchamos sonidos acercándose a nosotros, que cuando escuchamos sonidos similares alejándose de nosotros.

Esta tendencia a sobrestimar la velocidad del sonido que se aproxima, conocida como «sesgo auditivo inminente», puede ser un mecanismo biológico de supervivencia.

También se encuentra en monos rhesus (Ghazanfar et al., 2002), lo que sugiere que esta tendencia está profundamente arraigada en la psicología de los primates.

Si percibimos automáticamente el sonido de un acercamiento rápido como una señal de peligro (p. ej., un depredador hambriento moviéndose hacia nosotros), tenemos una mayor probabilidad de reaccionar de manera rápida y adaptativa y evitar que nos coman.

En el siguiente clip, de la película de terror The Grudge, hay un claro ejemplo de este sonido «inminente». La intensidad de la banda sonora aumenta en forma de sobresaltos hasta el punto anterior al clímax final.

El volumen aumenta constantemente a lo largo de la secuencia y la pista se mejora musicalmente al agregar constantemente más capas de voces e instrumentos, como tocar notas más altas a través de cuerdas.

Este diseño de sonido estimula nuestra presa interna y crea una sensación inquietante de que se avecinan cosas malas, que también es lo que muestra el clip.

dron aterrador

Un ejemplo final de un efecto de terror auditivo efectivo es un dron musical. Por ejemplo, se produce un sonido continuo y monótono cuando se toca una nota o un acorde y se puede escuchar en la música de gaita.

Los drones no tienen por qué dar miedo, pero a menudo se ven en películas de terror y se ven siniestros.

Esto probablemente se deba a que los drones generalmente no tienen una fuente de sonido obvia, no puedes ver de dónde proviene el sonido, simplemente continúa, sin cambios ni liberación.

Un buen ejemplo se puede encontrar en la película de terror de John Carpenter The Thing, en la que se utilizan sonidos de drones para crear una anticipación ansiosa.

miedo a lo desconocido

Estamos acostumbrados a sonidos que están claramente vinculados a su fuente y tienen un significado, pero los drones no están vinculados a peligros tangibles y bien definidos, como gruñidos o gritos. Esto obviamente no tiene ningún sentido.

Sin embargo, juega con el miedo a lo desconocido, uno de los miedos más fundamentales que poseemos los humanos (Carleton, 2016), y crea una anticipación de que pueden pasar cosas malas en cualquier momento. Se espera una marea alta aterradora alrededor del dron, pero no hay indicios de cuándo lo hará.

De esta forma, los drones también juegan con un fenómeno psicológico llamado espeluznante. Los investigadores han demostrado que cuando las situaciones o las personas se perciben como impredecibles y asociadas con una ambigüedad amenazante, se perciben como espeluznantes (McAndrew y Koehnke, 2016).

Cuando no sabemos si una persona o situación es peligrosa (por ejemplo, si un extraño nos mira fijamente durante demasiado tiempo o nos encontramos solos en un bosque oscuro), lo encontramos espeluznante y respondemos con un alto grado de vigilancia. Formas de reaccionar ante las banderas rojas.

De esta manera, los drones también pueden considerarse espeluznantes, especialmente cuando se trata de una película de terror en la que sabes que algo aterrador puede suceder en cualquier momento.

Presta atención al sonido

No es coincidencia que el sonido sea tan importante en las películas de terror. Los seres humanos nacen con la capacidad de detectar y responder a los sonidos, ya que los sonidos pueden contener información relevante para nuestra supervivencia, como información sobre emboscadas de animales al acecho.

Es posible que no podamos ver presas o depredadores camuflados, pero si tenemos suerte, podemos escucharlos.

De esta manera, prestamos especial atención a los sonidos que indican peligro, como voces muy bajas, sonidos que se acercan rápidamente o sonidos parecidos a gritos, porque estos sonidos han sido fundamentales para nuestra supervivencia durante millones de años.

Los cineastas de terror están en el negocio de estimular nuestros sistemas de defensa biológicos (Clasen et al., 2022). Una buena película de terror es una película de terror aterradora: el sonido es una herramienta particularmente eficaz (Lerner, 2010) porque, por un lado, es difícil mantenerse alejado del sonido.

Podemos protegernos de las imágenes aterradoras (cerrando los ojos), pero es más difícil protegerse de los sonidos aterradores, en parte porque no podemos cerrar los oídos y en parte porque no solo escuchamos con los oídos.

Los sonidos son ondas de presión y pueden viajar por todo el cuerpo; incluso si nos tapamos los oídos durante una fuerte tormenta eléctrica, las ondas de choque de los rayos aún se pueden sentir y registrar en nuestros cuerpos.

Del mismo modo, los sonidos de las películas de terror, especialmente si las ves en una sala de cine o tienes un buen sistema de sonido en casa, se alimentan directamente de nuestro sistema biofóbico y ahuyentan a nuestra presa interna.

Entonces, si una película de terror da demasiado miedo, podría ser una buena idea bajar el volumen o taparse los oídos.

Esta es la segunda parte de una serie de dos partes. Este artículo se basa en un artículo danés publicado en danés sobre Forskerzonen en videnskab.dk. El texto fue traducido por Majbritt Kastberg Grønbæk, a quien el autor agradece.

LEER  Dos elementos clave de un gran perfil de citas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba