Motivación

Por qué importa la escucha activa (y cómo puede hacerlo)

Escuchar para captar información es la clave para una comunicación efectiva en una variedad de escenarios, pero especialmente en las relaciones interpersonales. Las palabras perdidas por negligencia o malentendidos son una pérdida de aliento y tiempo para ambos lados.

La escucha activa es esencialmente el proceso de recibir y dar retroalimentación a través de señales verbales y no verbales durante una conversación. Puede mejorar sus relaciones, ya sea que esté en una reunión con un compañero de trabajo o con alguien cercano que esté pasando por un colapso emocional.

La escucha activa puede ayudarlo a convertirse en un conversador sin igual y construir relaciones más sólidas con su audiencia, ya sean miles o miles. Haz clic para twittear

que es la escucha activa

La escucha activa es escuchar para entender claramente lo que el hablante está tratando de transmitir. Los oyentes activos prestan mucha atención a las señales verbales y no verbales. También utilizan la empatía para leer el significado no dicho e implícito mientras escuchan sin prejuicios ni descuidos.

Una audiencia activa asegura que los oradores se sientan exactamente como quieren ser escuchados.

Publicaciones relacionadas

Los oyentes activos hacen muchas preguntas relevantes sin perturbar el flujo del orador. Hacen preguntas claras para comprender mejor las ideas y posiciones antes de avanzar en la conversación.

La escucha activa funciona mejor cuando la audiencia permanece enfocada, comprometida y sin interrupciones. Se trata de responder adecuadamente después de escuchar con atención.

Podemos usar la escucha activa en casi todos los entornos, incluso en el hogar, el trabajo, la escuela y, lo que es más importante, en situaciones de negociación, para mejorar nuestra comunicación.

Los beneficios y la importancia de la escucha activa

El principal beneficio de la escucha activa es que mejora la comprensión de lo que se dice, lo que a su vez facilita la comunicación entre las personas. La escucha activa también ayuda a las personas a aprender de aquellos con quienes interactúan, lo que puede conducir a una mayor autoconciencia y empatía por los demás.

Por qué deberías ser un oyente activo Lo más importante, porque asegura que el hablante se sienta escuchado.


1. Mayor empatía

La escucha activa beneficia a ambos participantes de la conversación al aumentar la comprensión empática, mejorar la comunicación bidireccional y reducir el aislamiento ideológico y emocional.

La escucha activa es una estrategia en la que el oyente escucha atentamente al hablante y repite lo que escucha para asegurarse de que lo escucha correctamente.

Esto está abordando una crisis clara y actual en el mundo de hoy, ya que la mayoría de las personas no tienen la paciencia o la empatía para escuchar a una sola persona. Algo perjudica seriamente nuestra concentración, ni siquiera podemos escuchar a una persona por un minuto más sin interrumpir o revisar nuestro teléfono.

2. Mejorar la comunicación

La escucha activa implica escuchar atentamente lo que la otra persona tiene que decir y responder adecuadamente.

Esto elimina la posibilidad de malentendidos y errores de cálculo. La escucha activa promueve el entendimiento bilateral, lo que a su vez facilita la comunicación interpersonal. Ayuda a una persona a estructurar sus pensamientos y juicios en función de lo que realmente escucha en lugar de la información que escucha a medias.

3. Aumentar la autoconciencia

Los oyentes activos también aprenden de las personas con las que interactúan, lo que puede conducir a una mayor autoconciencia y empatía por los demás.

La escucha activa ayuda a mejorar tu autoconocimiento o autoconciencia. Siempre habrá aspectos que nosotros mismos no conocemos, pero otros sí. Escuchar a las personas con las que estamos hablando proporciona información sobre nosotros mismos que de otro modo no habríamos aprendido y aumenta nuestra autoconciencia.

4. Otros beneficios

Algunos otros beneficios de la escucha activa incluyen:

  • Mejor comprensión de la información del hablante
  • Aumenta tu relación con el hablante
  • confianza en las habilidades de comunicación

Maneras simples de practicar la escucha activa en cada situación

Las personas más exitosas del mundo son buenos oyentes. Reconocen que no se trata solo de ellos, sino necesariamente de los demás. Cuando hablan con alguien, su estrategia predeterminada es escucharlo activamente como si eso fuera lo más importante que sucede en ese momento.

La escucha activa es una habilidad que todos podemos desarrollar con un poco de práctica. Puede ayudarlo a comprender las necesidades dichas y tácitas de sus amigos, familiares y colegas. Puede ayudarte a tomar mejores decisiones en tu vida personal y profesional.

Escuchar es una habilidad muy importante en el lugar de trabajo. Puede ayudarlo a avanzar en su carrera y mantenerse por delante de sus compañeros. No solo escuche lo que dice la gente, sino también escuche lo que no dice.

Convertirse en un mejor oyente es algo por lo que todos podemos esforzarnos, pero hay cosas que puede hacer para ser mejor.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a convertirse en un mejor oyente:

hacer contacto visual

Haz contacto visual con la persona que habla. Esto les ayuda a sentirse más cómodos y seguros al hablar. Sin embargo, no los mires fijamente ni los mires fijamente. En su lugar, concéntrese ligeramente en ellos y, de vez en cuando, muévalos a otra cosa, como su mano o la audiencia.

escucha atentamente

Escuche atentamente sin interrumpir o juzgar lo que están diciendo. Trate de no interrumpir al hablante mientras está hablando. No los interrumpa con su pregunta. Si tienes que preguntar, anótalo en tu cabeza o en un bloc de notas. Pregunte cuándo estarán listos. No permita que su teléfono u otras distracciones le impidan escuchar lo que tienen que decir.

Resume y pide aclaraciones.

Resume lo que dijeron para que sepan que estás prestando atención. Esto también les demostrará que te preocupas por sus sentimientos y opiniones. La escucha activa implica prestar atención al hablante y repetir la esencia de lo que el oyente está escuchando. Asegura que la audiencia escuche e interprete correctamente lo que está diciendo.

Hacer preguntas demuestra que estás interesado en lo que la otra persona tiene que decir. Les muestra que usted está tratando de entender su punto de vista y los anima a hablar más sobre el tema.

leer más allá de las palabras

Preste toda su atención a ellos, sus palabras y sus gestos para demostrar que realmente los está escuchando. Esto se puede hacer con una expresión facial, asintiendo con la cabeza o diciendo «ummm» o «Ya veo».

Preste mucha atención a su lenguaje corporal y expresiones. Cuando demuestras que los escuchas, la gente ve a través de ti mientras tu mente divaga en otra parte.

No solo muestre, hágales saber también.

compartir su información claramente

Si los invita a hablar frente a una audiencia, ya sea un programa o un podcast, su audiencia debe entender al orador como usted lo hace sin malinterpretar ninguna de sus palabras. Usted tiene la responsabilidad de hacer esto porque los invitó a ellos: al orador y a la audiencia.

Si hay una audiencia común, aclare a usted y a los demás su versión de la historia. Usa tus propias palabras para explicar lo que la persona les dijo («Entonces, estás diciendo…»).

Si necesita más información sobre lo que dijeron, haga una pregunta aclaratoria. Sin embargo, asegúrese de que sus preguntas aclaratorias no molesten o pongan palabras en la boca de manera incómoda.

ultimas palabras

Es fácil aprender a escuchar activamente y ganarse el respeto de los demás por hacerlo.

Un oyente activo al menos no interrumpe o termina las oraciones de los demás por ellos. En cambio, muestran empatía al hacer preguntas y resumir lo que han dicho hasta el momento.

La escucha activa es una excelente manera de construir su reputación, y tiene control total sobre lo que cualquier orador tiene que decir. Puede ayudarlo a desarrollar empatía y establecer una buena relación con su audiencia.

Envía el mensaje de que valoras no solo escuchar lo que dicen, sino también tratar de comprender realmente cómo se sienten y piensan.

Leer: 13 sesgos cognitivos: las razones detrás de las malas decisiones

• • •

Sobre el Autor: Depender de sandeep roy— MD, escritor de psicología e investigador de la felicidad. Fundador y Editor en Jefe del Blog Felicidad. Escribe sobre salud mental, felicidad, psicología positiva y filosofía (especialmente estoicismo).


Nuestra historia de felicidad!


Si esto te gusta Por favor compartelo en Facebook, Twitter o LinkedIn.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba