Emociones

Por qué la psicoterapia asistida por MDMA puede convertirse en un tratamiento aprobado por la FDA para el TEPT en 2 años

En las personas con trastorno de estrés postraumático, los recuerdos de agresión física o sexual, peleas o eventos relacionados con un desastre pueden desencadenar ataques intensos de ansiedad o pánico y flashbacks debilitantes.

En los Estados Unidos, alrededor del 7% de las personas tienen PTSD y, como resultado, pierden un promedio de cuatro días de trabajo cada mes. La psicoterapia específica para el trauma, como el procesamiento cognitivo o la terapia de conversación, es la piedra angular del tratamiento del TEPT. Pero para aproximadamente la mitad de las personas, estos enfoques tradicionales son ineficaces para abordar por completo los síntomas del TEPT a largo plazo. Los antidepresivos se utilizan a menudo cuando la psicoterapia falla o en combinación con ella, pero los efectos suelen ser modestos.

La MDMA (3,4 – metilendioximetanfetamina) es un ingrediente activo en el éxtasis ilegal de drogas callejeras o molly. Las personas en clubes de baile y raves usan MDMA ilegal porque levanta el ánimo y los niveles de energía, crea una sensación de conexión con los demás y crea un efecto psicodélico surrealista. Se cree que los mismos efectos ayudan a las personas con TEPT durante las sesiones de psicoterapia, ya que pueden aumentar la disposición y la capacidad de las personas para compartir y explorar sus experiencias traumáticas. Nuestro nuevo metanálisis de estudios clínicos confirma los beneficios de la psicoterapia asistida por MDMA en el tratamiento del TEPT.

Somos un equipo de farmacéuticos y médicos que estudian los beneficios y daños de las drogas de abuso como las sales de baño, el fenibut, el cannabis y la marihuana sintética. A través de este trabajo, estamos fascinados por el potencial terapéutico de algunas drogas psicodélicas en el tratamiento de innumerables trastornos psiquiátricos, desde el trastorno de estrés postraumático hasta la depresión mayor, especialmente la MDMA y la psilocibina (hongos alucinógenos).

Es importante tener en cuenta que el uso de productos de éxtasis o molly en la calle no aliviaría los síntomas del trastorno de estrés postraumático, ya que la MDMA debe usarse en un entorno seguro y controlado junto con una psicoterapia cuidadosamente diseñada. Los productos de éxtasis o Molly comprados ilegalmente nunca indican la cantidad exacta de MDMA que contienen, por lo que es imposible dosificarlos correctamente en el TEPT. Ingerir demasiada MDMA o hacer ejercicio mientras toma MDMA puede causar ataques cardíacos, derrames cerebrales, convulsiones y latidos cardíacos irregulares, y dañar los músculos y los riñones.

¿Qué es la psicoterapia asistida por MDMA?

En una sesión de psicoterapia asistida por MDMA, los pacientes toman MDMA en forma de pastilla cuando ingresan a un hospital psiquiátrico y luego trabajan con un equipo de terapeutas que los ayudan a descubrir eventos traumáticos o discutir aspectos de estos eventos durante varias horas. Por lo general, tienen sesiones sin MDMA antes de la primera sesión de MDMA para saber qué esperar. Y después de cada sesión de MDMA, tienen al menos una sesión sin MDMA para trabajar a través de los recuerdos traumáticos descubiertos y aprender estrategias de afrontamiento. Un curso de tratamiento estándar incluye dos o tres sesiones de psicoterapia asistida por MDMA de varias horas y varias sesiones sin MDMA.

Los productos de MDMA utilizados en estas sesiones son de grado farmacéutico. Esto significa que, a diferencia de los productos callejeros comprados ilegalmente, no contienen ninguna otra sustancia de abuso como metanfetamina o contaminantes como metales pesados, bacterias o moho. Las personas con presión arterial alta o personas con alto riesgo de ataques cardíacos, derrames cerebrales o latidos cardíacos irregulares no deben participar, ya que pueden tener aumentos peligrosos en la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Además, no se debe permitir que los pacientes caminen durante ocho horas hasta que los efectos de la MDMA hayan desaparecido por completo.

Evaluación de la eficacia de la psicoterapia asistida por MDMA

En 2014 revisamos los datos disponibles en animales y los pocos estudios preliminares en humanos de psicoterapia basada en MDMA, pero en este momento no se habían completado estudios clínicos de mayor calidad. En los últimos años, sin embargo, se han publicado estudios más amplios y de mayor calidad que justifican una evaluación en profundidad.

Por lo tanto, recientemente revisamos los datos que comparan el uso de antidepresivos con placebos en pacientes con TEPT y realizamos un estudio de metanálisis de los seis estudios clínicos diferentes que evaluaron los beneficios de la psicoterapia asistida por MDMA en comparación con la psicoterapia sola. Todos los estudios que analizamos incluyeron tanto a hombres como a mujeres que habían experimentado una variedad de eventos traumáticos que llevaron al trastorno de estrés postraumático. Se utilizó la misma escala de puntuación en los estudios para determinar la efectividad de la terapia, lo que facilita la comparación de datos entre estudios. Los valores por encima de aproximadamente 50 puntos significan que un paciente tiene un trastorno de estrés postraumático severo, y los valores que son más de 10 puntos por debajo del valor inicial son clínicamente significativos.

Encontramos que el tratamiento diario con antidepresivos redujo el TEPT de 6 a 14 puntos en comparación con el placebo, pero un rango del 27% al 47% de los pacientes en los estudios abandonó antes de que finalizaran los estudios. Por el contrario, la psicoterapia asistida por MDMA redujo las puntuaciones en 22 puntos en comparación con los que recibieron psicoterapia placebo, y la probabilidad de que los pacientes ya no cumplieran con los criterios para un diagnóstico de TEPT al final de los estudios se duplicó. Además, solo el 8% de los pacientes abandonaron los estudios de psicoterapia basados ​​en MDMA. Los principales efectos secundarios incluyeron rechinar los dientes, nerviosismo, dolor de cabeza y náuseas. Uno de estos estudios de MDMA encontró que la presión arterial y la frecuencia cardíaca de los participantes aumentaron durante el transcurso de la terapia con MDMA, pero no de manera crítica.

Para varios de los estudios en nuestro metanálisis, los investigadores enviaron un cuestionario a los participantes 12 meses después de su última sesión de MDMA para evaluar los efectos a largo plazo. En general, el 86% de los participantes afirmaron que se beneficiarían significativamente de la psicoterapia combinada asistida por MDMA. El 84% de los participantes informaron un mejor bienestar, el 71% tenía menos pesadillas, el 69% tenía menos ansiedad y el 66% dormía mejor. Los resultados de todos los estudios sugieren que la terapia asistida por MDMA ayuda a aliviar el PTSD por sí sola, en lugar de simplemente suprimir los síntomas.

mirando hacia el futuro

La Administración de Control de Drogas de EE. UU. Identifica la MDMA y la psilocibina como sustancias controladas de la Lista I. Según la DEA, estas sustancias actualmente no tienen un uso médico reconocido en los EE. UU. Y tienen un alto potencial de abuso.

Sin embargo, hay una excepción importante que vale la pena señalar. El cannabadiol, o CBD, una sustancia química derivada de la planta Cannabis sativa, se clasifica como una droga de Categoría I. Pero la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso en 2018 para el tratamiento de dos trastornos convulsivos raros y graves en niños. Eso no significa que el CBD en su loción o agua mineral tenga beneficios comprobados para la mayoría de las enfermedades para las que se usa, pero aún se está explorando todo su potencial terapéutico. Dados los fuertes efectos positivos consistentes y los efectos secundarios manejables en los estudios más recientes desarrollados con la ayuda de la FDA, sospechamos que la psicoterapia asistida por MDMA será una opción aprobada por la FDA para el TEPT para fines de 2023. La psilocibina, comúnmente conocida como hongos alucinógenos, también es prometedora para tratar la depresión mayor, pero se necesita más investigación.

Las estrictas directrices de la DEA dificultaron enormemente a los científicos la investigación de drogas de Categoría I durante décadas al penalizar la posesión de los productos incluso en entornos de investigación. Sin embargo, en 2018, la agencia agilizó el proceso de solicitud para obtener una exención con fines de investigación. Esto facilitó a los investigadores la realización de estudios sobre el valor farmacéutico de los psicodélicos. Durante la próxima década, es casi seguro que estos cambios acelerarán el descubrimiento de nuevos tratamientos para pacientes con enfermedades mentales.

C. Michael White es Profesor Distinguido y Jefe del Departamento de Práctica Farmacéutica de la Universidad de Connecticut, y Adrián V. Hernández es Profesor Asociado de Investigación de Resultados y Efectividad Comparativa en la Universidad de Connecticut. Este artículo fue publicado originalmente en La conversación.

Aprender más:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba