Ansia

Si tu nombre se ajusta a tu cara, será más atractivo.

La gente prefiere que tu nombre coincida con tu cara.

Las personas tienen preferencia por los nombres y las caras que van de la mano, según muestran las investigaciones.

Los nombres que tienen un sonido redondo que requiere que la boca se redondee, como «Lou», se adaptan mejor a las caras redondas.

Sin embargo, los nombres que suenan cuadrados como «Peter» se adaptan mejor a las caras cuadradas.

Los psicólogos probaron esto haciendo que las personas miraran pares de nombres y rostros.

A veces los nombres coincidían con la cara (nombre redondo, cara redonda) ya veces no (nombre redondo, cara cuadrada).

Descubrieron que las personas prefieren nombres y rostros que coincidan.

Luego, los investigadores fueron un paso más allá.

¿Tal vez sería más probable que la gente votara por candidatos políticos cuyos nombres coincidieran con sus rostros?

El Sr. David Barton, el primer autor del estudio, explicó los resultados:

“Aquellos con nombres congruentes recibieron una mayor proporción de votos que aquellos con nombres incongruentes.

El hecho de que candidatos con nombres muy acertados ganaran sus escaños por un margen mayor (10 puntos) que en la mayoría de las elecciones presidenciales estadounidenses sugiere la provocativa idea de que la relación entre la percepción y la experiencia física puede ser una poderosa fuente de prejuicio en algunas circunstancias.

El «Efecto Bouba/Kiki»

El hallazgo es una extensión de lo que los psicólogos llaman el «efecto Bouba/Kiki».

Para demostrar esto, a las personas se les muestran las siguientes imágenes y se les pregunta cuál podría llamarse «Bouba» y cuál «Kiki».

Más del 95 por ciento de las personas llaman a la imagen de la izquierda «kiki» y a la imagen de la derecha «bouba».

El nombre puntiagudo coincide con el objeto puntiagudo y el nombre suave coincide con el objeto suave.

No solo los hablantes de inglés hacen esto, un estudio encontró que los hablantes de tamil en India estaban haciendo lo mismo.

El profesor Jamin Halberstadt, coautor del estudio, dijo:

“En general, nuestros resultados cuentan una historia consistente.

Los nombres de personas, como los nombres de formas, no son designaciones del todo arbitrarias.

Las formas de los rostros crean expectativas sobre los nombres que deben denotar, y las violaciones de estas expectativas tienen implicaciones afectivas que a su vez conducen a juicios sociales más complejos, incluidas las elecciones”.

El estudio fue publicado en la revista Boletín psiconómico y revisión (Barton & Halberstadt, 2017).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba