Autoestima

Cómo consolar a alguien (9 formas efectivas)

La vida está llena de altibajos. Los altos van acompañados de emociones positivas y los bajos de emociones negativas. Las emociones negativas provocan malestar y dolor. La mente usa emociones negativas para llamar nuestra atención sobre el dolor.

En teoría, uno podría escuchar sus propias emociones negativas, procesarlas y encontrar soluciones para acabar con el dolor. Sin embargo, bajo la influencia de tales emociones, a la mayoría de las personas les resulta difícil mantener la calma y pensar racionalmente.

Cuando atraviesan un momento difícil, las personas buscan escapar de sus emociones negativas. Lo logran a través de ciertos mecanismos de afrontamiento saludables y no saludables. Uno de los mecanismos de afrontamiento más eficaces, y probablemente más saludables, es sentirse reconfortado por el apoyo social.

Somos una especie social y la regulación de nuestras emociones negativas a través del contacto social es una característica clave de nuestra psicología. Comienza en la infancia, cuando un bebé se calma al estar abrazado por otra persona. La necesidad de regulación emocional a través de contactos sociales y apoyo persiste durante toda la edad adulta.

Debido a esto, en tiempos difíciles nos vemos obligados a acercarnos a quienes están cerca de nosotros.

En resumen, consolar a una persona es el proceso de moverla de un estado emocional negativo a un estado positivo o neutral a través del contacto social.

Consolar a los demás es una habilidad

Todos sabemos que no todos pueden consolarnos por igual. Es poco probable que se acerque a todos sus amigos cercanos en busca de consuelo. Algunas personas parecen ser más reconfortantes que otras.

Sin embargo, la mayoría de las personas simplemente no son buenas para consolar a los demás. No saben cómo reaccionar cuando sus seres queridos están pasando por un momento difícil. Peor aún, a veces hacen que los demás se sientan peor por sus declaraciones insensibles.

Si eres un mal consolador, puedes mejorar tu capacidad para consolar a los demás en poco tiempo. Se trata de decir y hacer las cosas correctas. Dirá y hará las cosas correctas a medida que obtenga una mejor y más profunda comprensión de la dinámica social involucrada.

Dinámica social para consolar a los demás

Comenzamos examinando el estado mental de una persona que se siente incómoda. Aquellos que están bajo emociones negativas tienden a pensar de manera irracional. Entonces, si les da un consejo racional, no se sorprenda si lo encuentran ofensivo, insensible o irrelevante.

Cuando se trata de consolar a alguien, es útil pensar en términos de emociones. La otra persona está herida emocionalmente y necesita sanar. emocionalmente. No buscan consejos racionales, instrucciones o lugares comunes.

La mayoría de las veces, los eventos que lastiman a las personas son aquellos que las excluyen socialmente o tienen el potencial de hacerlo. Eventos como:

  • Una separación
  • Un argumento
  • Corrigiendo a alguien con autoridad
  • Cometer un error
  • depresión
  • La pérdida de un ser querido

Entonces, la pregunta lógica que debe hacerse es:

«¿Qué puedo decir o hacer para revertir la exclusión social?»

O simplemente:

«¿Qué puedo decir o hacer para que se sienta incluido?»

Usar esta mentalidad para abordar el problema puede ayudarlo a idear tácticas para consolar a alguien.

La segunda cosa a tener en cuenta es que una persona herida emocionalmente tiende a sentirse inútil. Se sienten vulnerables y su autoestima sufre.

Otra forma de consolar a alguien es aumentar su autoestima.

Si bien muchas quejas emocionales tienen una causa social, también hay razones no sociales que causan sufrimiento. Por ejemplo, estrés en el trabajo.

Las personas que experimentan este tipo de malestar son más receptivas a las soluciones racionales. Sin embargo, como regla general, siempre debe intentar satisfacer la necesidad emocional de consuelo antes de pasar a algo racional.

Por lo tanto, exclusión social y un Pérdida de la autoestima son las grandes quejas emocionales. Entonces, para consolar a alguien, se trata de arreglarlo.

¿Cómo puedes consolar a alguien?

Antes de aprender a consolar a alguien, es importante pensar qué tan cerca está la otra persona de usted y qué tan buena es su relación. Cuanto más cerca esté de ellos, más libremente podrá utilizar las siguientes tácticas calmantes.

Si no es tan cercano y no hay suficiente confianza en la relación, corre el riesgo de parecer intrusivo. Por regla general, no consueles a quienes no lo han buscado.

1. Escucha activa

Lo primero que debe hacer cuando alguien se acerca a usted con un problema es simplemente escuchar. Es asombroso cómo la gente intenta acortar esto. Esté completamente presente y absorba todo lo que le digan.

«¿Qué pasó?»
«Cuéntamelo todo.»

La escucha activa transmite:

«Estoy aquí para ti.»
«Estoy listo para escucharte».

Es lo más fácil que puede hacer para que se sientan incluidos.

2. Validación

Una vez que haya escuchado lo que tienen que decir; Una vez que haya verbalizado su estado mental, el siguiente paso es validarlo. Validar a alguien simplemente significa reconocer sus pensamientos y emociones.

Ejemplos de declaraciones de validación:

«Siento escuchar eso.»
«Debe haber sido muy difícil para ti.»

Estas declaraciones confirman su estado mental y emocional. Por otro lado, las declaraciones inválidas intentan descartar o minimizar su estado mental. Por ejemplo:

«Tienes que superarlo».
«No puede ser tan malo.»
«Estas exagerando.»

Tenga en cuenta que las personas que utilizan declaraciones no válidas suelen tener buenas intenciones. Pero lo que dicen es contraproducente porque no se dan cuenta de que están descartando el estado mental de la otra persona.

El investigador Dale Hample calificó acertadamente estos mensajes tranquilizadores. Se comunican:

«No me preocupa tu estado mental.»
«No me preocupo por ti.»

Muy exclusivo.

3. Empatía

Tu validación es 100 veces más efectiva cuando ves las cosas desde su perspectiva. Esta es una habilidad que puede llevar años dominar.

La empatía funciona cuando puedes identificarte con cómo se sienten, cuando también has experimentado algo similar. Por ejemplo:

“También he tenido una mala ruptura. Es el infierno «.

Aquí también comunica la inclusión social:

“Estamos atrapados allí juntos. Somos un equipo.»

4. No juzgues

Las personas a menudo juzgan negativamente a los demás porque se sienten negativos. Este es un doble golpe porque no solo los invalida, sino que también los ataca. Echas la sal de tus juicios negativos sobre tu autoestima ya herida.

«Eres tan débil.»
«Tienes que ser emocionalmente fuerte».
«Eres estúpido por cometer un error tan estúpido.»

Al decirles que no valen nada, les está dando una razón más para sentirse mal consigo mismos.

Por el contrario, al no juzgar, está permitiendo que su autoestima se cure. Se sienten con derecho a sentir lo que sienten.

5. Aumenta tu autoestima

Puedes dar un paso más para no juzgar y aumentar tu autoestima. Centra tu atención en sus excelentes cualidades: elógialas y aliéntalas.

“Eres una persona resistente. Creo firmemente que puedes superar eso «.

Tenga en cuenta que esto no debe hacerse a expensas de la invalidación. No les digas lo especiales que son hasta que te hayas tomado el tiempo de escucharlos y validarlos.

6. Consolar a través del contacto físico

Los simples actos de sostener a alguien, poner la mano en su hombro o abrazar a alguien pueden ser muy reconfortantes. Nuevamente, no hagas estas cosas hasta que hayas confirmado su estado mental o te encuentres como si estuvieras ofreciendo un «falso» consuelo.

Un «abrazo falso» a menudo ocurre demasiado pronto en la interacción. El abrazador cree que puede deshacerse del problema rápidamente.

7. Muéstrales que estás de su lado

Cuando las personas son lastimadas por otros, su psicología de grupo se activa. Consideran a la persona que los lastimó como un grupo externo y reclutan el apoyo del grupo. Son su apoyo en grupo.

Así que puede ser muy reconfortante decir cosas malas sobre el «grupo externo».

«Sí, tu jefe es un idiota total».

8. Bájate

Otra excelente táctica que funciona con la pérdida de la autoestima. Cuando algo malo le sucede a una persona, se siente indigna y más bajo que la persona promedio.

Si te bajas también, reducirás la brecha y no se sentirán tan mal.

Por ejemplo, si cometió un error estúpido, puede decir:

«Cometí el mismo error una vez».
«He cometido muchos errores en mi vida».

Esto no solo transmite que está bien cometer errores, una mentalidad saludable, sino que también cura tu autoestima. Ellos son como:

«No soy una persona indigna cuando cometo errores».

9. Ofrezca soluciones en el momento adecuado

Una vez que la hayas llevado de un estado emocional negativo a uno neutral o positivo, es hora de activar su cerebro racional.

Pero espera.

Aquí también se recomienda precaución. No les eches consejos por la garganta. Necesitan abordar sus problemas con una mentalidad:

“Examinemos lo que está pasando. Quizás encontremos una solución en el camino «.

Es mejor guiarlos suavemente hacia una solución que arrojársela a la cara. Si haces lo último, sentirán que estás dominando. Pueden estar en desacuerdo, estar en desacuerdo, recuperar su poder. Incluso si su solución es válida, la resistirá.

Ofrezca sus soluciones sin agredirlos ni abrumarlos. Necesitan inteligencia emocional que les ayude a comprender sus emociones y a encontrar soluciones adecuadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios