Emociones

Cómo el arte cambia nuestro cerebro, cuerpo y mente

Como el arte cambia nuestro cerebro cuerpo y mente.webpUna de mis citas favoritas proviene de David Thoreau: «Mi vida era un poema que desearía poder escribir / Pero no podía vivir y recitarlo al mismo tiempo». Habla sobre cómo la vida y el arte están entrelazados, y cuánto obtenemos al vivir con un sentido de la belleza y la estética.

Hay muchas maneras en que el arte llega a mi vida, desde cantar y tocar la guitarra hasta leer novelas e ir a obras de teatro, todo lo cual ayuda a mejorar mi estado de ánimo y aumenta mi sentido de asombro ante el mundo. Probablemente, muchos de vosotros sintáis lo mismo con respecto a la neuroestética. Algunos de ustedes pueden haber sentido que el arte incluso los salvó.

Ahora un nuevo libro Tu cerebro en el arte, Susan Magsaman e Ivy Ross, ayuda a explicar por qué este podría ser el caso. Al centrarse en la ciencia de cómo nuestro cerebro responde a las experiencias estéticas y artísticas, los autores argumentan que el arte es bueno para nuestra salud física y mental y que todos deberíamos incluirlo en nuestras vidas.

Qué hace el arte por nuestro cerebro y cuerpo:

Puede parecer un misterio que creamos o disfrutamos del arte en absoluto. Pero el arte ha sido parte de todas las culturas del planeta durante decenas de miles de años. Esto significa que el arte de alguna manera juega un papel central en nuestra supervivencia, quizás ayudándonos a dar nuevos saltos intuitivos e innovaciones, además de conectarnos entre nosotros.

Como explican los autores, para apreciar o crear arte es necesario utilizar muchas partes de nuestro cerebro, desde las que procesan nuestros sentimientos hasta las asociadas con las emociones, la memoria y la cognición. Nos atrae el arte porque ilumina los centros de placer en nuestro cerebro, creando una sensación cálida que nos hace querer más, de la misma manera que nuestro cerebro responde a la satisfacción de necesidades básicas como la comida y el sexo.

Cuando te sumerges en la realidad virtual, lees poesía o ficción, miras una película o escuchas música, o te mueves a bailar, solo por nombrar algunas de las muchas artes, cambias biológicamente”, escriben Magsaman y Ross. “Hay un intercambio neuroquímico que puede conducir a lo que Aristóteles llamó catarsis, o la liberación de emociones que te hace sentir más conectado contigo mismo y con los demás”.

LEER  Una aproximación neurocientífica a la ética artificial

Hay muchas pruebas de que el arte te hace sentir mejor. Por ejemplo, un estudio de más de 23 000 participantes británicos encontró que aquellos que hacían arte al menos una vez a la semana o asistían a eventos culturales al menos una o dos veces al año eran más felices y tenían una mejor salud mental que aquellos que no lo hacían. Esto fue independiente de su edad, estado civil, ingresos, comportamiento de salud, apoyo social y más.

Si bien es difícil saber en grandes estudios si el arte hace que las personas sean más felices o si es más probable que las personas participen (o respondan) al arte, al menos un estudio apunta a lo primero. Un estudio longitudinal en Japón también encontró que las personas que participaban en actividades artísticas como la artesanía o la pintura tenían menos deterioros cognitivos en algún momento que quienes no lo hacían, lo que nuevamente confirma el impacto directo del arte en el bienestar.

Según los autores, tales estudios hacen del arte una parte integral de nuestras vidas.

Al igual que el ejercicio y la nutrición adecuada, el arte regular apoyará tu salud”, escriben.

Cómo el arte puede curarnos:

El arte no solo puede mejorar el bienestar general, sino también prevenir o curar enfermedades físicas y mentales. La arteterapia es un campo en crecimiento que es útil en muchas enfermedades y situaciones, incluso cuando los terapeutas trabajan con personas que pueden tener dificultades para comunicarse directamente sobre su experiencia interna, como niños traumatizados o personas con autismo. . “El arte se utiliza en al menos seis formas diferentes para sanar el cuerpo: como medicina preventiva; como alivio de los síntomas de los problemas de salud cotidianos; como tratamiento o intervención para enfermedades, problemas de desarrollo y accidentes; como apoyo psicológico; como herramienta para una vida exitosa con problemas crónicos; y al final de la vida para dar consuelo y sentido”, escriben los autores.

Probablemente la investigación más profunda en el campo del arte y la sanación se haya hecho a través de la música. Escuchar música, tocar o cantar música se ha relacionado con cosas como reducir el estrés y el dolor y mejorar la función inmunológica. También se ha demostrado que cantar ayuda a las mujeres a superar la depresión posparto más rápido, y escuchar música puede reducir los síntomas en personas con migrañas. Un informe del National Endowment for the Arts de 2022 que revisó 116 estudios de musicoterapia para usuarios de opioides descubrió que escuchar música ayuda a aliviar el dolor, reduce la necesidad de medicamentos y los alienta a buscar tratamiento para la adicción.

La música no es el único arte curativo. Un estudio encontró que colorear y dibujar reducía el ritmo cardíaco de las personas y aumentaba la arritmia sinusal respiratoria (un marcador de buena salud cardiovascular) al mismo tiempo que los hacía sentir menos ansiosos. Se ha descubierto que el modelado con arcilla cambia los patrones de onda en nuestro cerebro de una manera que refleja un estado meditativo relajado. Existe evidencia de que escuchar poesía puede tener el mismo efecto en el cerebro que escuchar música, lo que nos hace experimentar experiencias emocionales máximas.

Los autores brindan muchos ejemplos de personas que recurren al arte cuando necesitan curarse de un trauma agudo o crónico, como los socorristas, los veteranos de guerra que sufren de trastorno de estrés postraumático o las personas de color que enfrentan discriminación continua. También cubren programas que utilizan la terapia del arte para ayudar a las personas en sus laboratorios de rehabilitación e investigación que estudian la curación con arte, como el Programa Veterinario de Fuerzas Creativas del National Endowment for the Arts y el Teatro de Terapia Dramática y el Laboratorio de Salud de la Universidad de Nueva York.

Sin embargo, algunos de los vínculos entre el arte y la curación que sugiere el libro parecen un poco descabellados. Por ejemplo, los autores señalan el trabajo de John Beaulieu, quien usó varios patrones de sonido para ayudar a las personas que sufrían traumas u otros trastornos mentales. Si bien la evidencia de la efectividad de este tratamiento puede no ser suficiente, es interesante considerar las posibilidades de la curación con sonidos, dado que algunos experimentos han demostrado que las ondas sonoras pueden hacer que las células del corazón se muevan y formen nuevo tejido y nos protejan de los daños. Efectos de la enfermedad de Alzheimer. .

El arte en la vida cotidiana:

¿Qué indica todo esto? Si bien la investigación puede ser relativamente joven, basta con decir que todos deberíamos considerar hacer tiempo para el arte y las experiencias estéticas en nuestra vida diaria. Disfrutar de las artes parece contribuir a nuestra prosperidad, dicen Magsaman y Ross, ayudándonos a mantenernos más saludables y felices.

Para ello, afirman que las artes pertenecen a las escuelas, donde ayudan a mejorar tanto el aprendizaje como el bienestar de los niños. Y alientan a los adultos a participar en las artes, ya sea pintando, escribiendo, cocinando o bailando, escuchando música, caminando en la naturaleza, viendo una obra de teatro o sentados en una catedral. Esto se debe a que el arte hace mucho bien a nuestras mentes y cuerpos al ayudarnos a desarrollar nuestra curiosidad, permanecer abiertos a nuestras emociones, experimentar sorpresas o novedades, pensar de manera diferente sobre la vida, aceptar la ambigüedad, involucrar sentimientos, experimentar asombro y más. . Incluso puede ayudar a sanar tu alma.

El arte puede cambiarte como ninguna otra cosa. Pueden ayudarlo a pasar de la enfermedad a la salud, del estrés a la calma, o de la tristeza a la alegría, y le permiten prosperar y prosperar”, escriben los autores. «¿Estás listo? El mundo y su belleza te están esperando».

1646402673 464 De los banos de bosque a los parques de la— Jill Sutty, psicóloga, redactora y editora colaboradora de la revista Greater Good. Fundada en la Universidad de California, Berkeley, Greater Good destaca la investigación científica pionera sobre las raíces de la compasión y el altruismo. Copyright El mayor bien.

Aprender más:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba