Motivación

Cómo la positividad tóxica puede arruinar tu vida (y cómo evitarlo)

toxicidad positiva Está profundamente arraigado en el tejido de la sociedad actual.

Positivity Brigade ha hecho que millones se den cuenta de que puedes hacerte rico con solo desearlo. Pero si no reuniste tu riqueza del universo, el campo «secreto» te haría creer que fue tu culpa. No puedes escapar de los bolsillos oscuros de negatividad que te están frenando.

¡Oh, si tan solo el pensamiento positivo nos permitiera vivir vidas exitosas y felices!

Ninguna cantidad de pensamiento positivo o creencia en la abundancia del universo pagará su hipoteca. Haz clic para twittear

El problema es que los pensamientos positivos no pagan las cuentas ni llenan el estómago. No nos hace más felices; de hecho, nos hace miserables. Irónicamente, la presión constante para eliminar las emociones negativas nos hace sentir aún más infelices.

Sumerjámonos en la verdad detrás de la positividad tóxica y aprendamos cómo evitar la trampa de la positividad, apoyarnos mutuamente y vivir una vida más plena.

Cómo evitar la trampa del veneno positivo

¿Qué es Veneno Positivo?

La positividad tóxica es la creencia de que las personas deben tener una actitud positiva, sin importar cuán peligrosas o difíciles puedan ser sus circunstancias. Este es un enfoque defectuoso para la regulación de las emociones. Implica rechazar las emociones negativas y lidiar con el dolor con falsas garantías en lugar de empatía.

La psicóloga Barbara Ehrenreich acuñó el término ‘positividad tóxica’ en su bestseller del New York Times El lado positivo: cómo la incesante promoción del pensamiento positivo ha debilitado a Estados UnidosSe refiere al hecho de que debemos tener cuidado de no obsesionarnos demasiado con nuestro propio bienestar y, en cambio, centrarnos en la resolución de problemas o la mejora.

¿Por qué los venenos positivos son dañinos?

La positividad y el optimismo implacables a expensas de las emociones difíciles no siempre son buenos para nuestra salud mental.

  • La positividad tóxica alienta a las personas a ignorar los temas controvertidos en su relación y, en cambio, centrarse en lo positivo.
  • Las personas que se ven obligadas a sonreír ante la adversidad tienen menos probabilidades de buscar apoyo por vergüenza o culpa.
  • Las personas en duelo que a menudo reciben recordatorios para seguir adelante o ser felices pueden percibir a los demás como indiferentes a su pérdida.
  • Decirles a quienes están luchando que se concentren en el pensamiento positivo y en un futuro brillante no ayudará a aliviar su dolor.
  • El optimismo tóxico impulsa a las personas a reprimir o eliminar sus emociones desagradables para obtener un mayor control sobre sí mismas. Sin embargo, cuando una persona no puede sentirse feliz, puede considerarse un fracaso.

Este es un caso clásico de positividad tóxica: compartes tu problema con alguien y te pide que mires el lado bueno.

En positivismo tóxico a menudo escuchas declaraciones como esta «Bueno, tienes que agradecer a tus estrellas porque las cosas no empeoraron. Trata de mirarlo positivamente».

Estas respuestas lo dejan confundido y alienado, incluso si la persona tiene buenas intenciones y trata de ayudar. Estos mensajes positivos pueden hacerte sentir peor que antes.

Académicos como Bell Hooks y Barbara Ehrenreich han criticado la búsqueda moderna de la felicidad y la positividad. Destacan cómo estas actitudes dañan a las personas y las minorías.


La positividad tóxica está fuertemente vinculada al racismo y la desigualdad de género.

Por ejemplo, la etiqueta «Mujeres negras fuertes» Es una expresión positiva de la presión social. Pero sabemos que está perfectamente bien sentirse débil, deprimido o triste, independientemente de la raza o la identidad de género.

Es hora de reconocer que nuestra obsesión por el optimismo puede ser perjudicial de varias maneras, especialmente para las personas vulnerables. Debemos aprender a dejar de decirle a la gente que «vea el lado bueno» de la tragedia.

A menudo, los eventos devastadores no tienen un lado positivo. Otras veces, las personas con enfermedades crónicas o terminales no quieren escuchar tópicos de placer sin sentido.

La salud emocional no predice la supervivencia en pacientes con cáncer de cabeza y cuello. (Cáncer, 2007). Haz clic para twittear

Origen de la positividad del veneno

El pensamiento positivo no es algo natural para nosotros.

No está en nuestra naturaleza ser demasiado positivos sobre todo. De hecho, lo opuesto es verdad. Los seres humanos son inherentemente pesimistas. Esta es una adaptación evolutiva. Nuestros cerebros están diseñados para buscar constantemente el peligro. Este mecanismo de supervivencia basado en la negatividad mantuvo vivos a nuestros antepasados.

La positividad es una construcción cultural.

La motivación positiva comienza a una edad temprana, cuando se les enseña a los niños a no quejarse porque la escuela es un lugar «feliz».

Los niños que crecen en este ambiente implacablemente positivo aprenden que los pensamientos y sentimientos negativos deben evitarse o suprimirse. También creen que la positividad es el único camino hacia la felicidad y el éxito en la vida.

La primera idea del pensamiento positivo apareció en Estados Unidos en el siglo XIX.

phineas quimby (1802-1866), relojero interesado en el hipnotismo y la psíquica, fue el primero en proponer la idea de que las enfermedades físicas eran básicamente problemas de la mente.

Creía que la enfermedad del paciente era causada por sus falsas creencias. Por lo tanto, para curar cualquier enfermedad, uno debe descubrir la verdad y cambiar de opinión.

«Entonces, el hombre es solo un trozo de arcilla en manos de guías ciegos, sin importar lo que digan a aquellos en quienes creen. Sus creencias perturban sus mentes, y los médicos siembran las semillas de la enfermedad que alimentan hasta que se convierte en una creencia, y luego viene el dolor.” — PP Quimby

A la gente le encanta la idea de Quimby de que pueden tomar el control de sus vidas teniendo pensamientos y creencias positivas. Así, Quimby se convirtió en el padre del popular movimiento «Nuevo Pensamiento».

Más tarde, en la década de 1930, el movimiento de pensamiento positivo se convirtió en parte de la receta del poder y el éxito.

El pensamiento positivo se ha convertido en una industria multimillonaria en el siglo XXI. Los estadounidenses hoy en día gastan cantidades excesivas de tiempo, energía y dinero en la recuperación física y mental y la autoayuda, pero esto no aumenta su bienestar.

Por qué la positividad no siempre funciona

Es poco práctico mantener una actitud positiva ante la adversidad. Los cambios de humor y las emociones negativas son inevitables en la vida.

La positividad tóxica lleva falsamente a las personas a creer que su objetivo principal en la vida es ser feliz. Para ello, deben esperar resultados positivos, buscar el lado positivo de todo y sustituir los pensamientos negativos y los sentimientos de tristeza por actitudes positivas. Sin embargo, hacerlo a menudo los hace sentir más estresados ​​e infelices.

La positividad obsesiva puede atrapar a las personas en un ciclo de vergüenza. Cuando se sienten mal, se les insta a «ver el lado positivo» o recordarse a sí mismos que deben ser más positivos. En cualquier caso, hace que la persona en duelo se sienta avergonzada de estar triste.

Si se siente culpable por su dolor, comuníquese con su consejero de salud mental.

Cómo evitar los positivos de envenenamiento

curiosidad, comprender, verificary pena Hay cuatro aspectos importantes para apoyar y ayudar a las personas cuando lo necesitan.

  • Muestre curiosidad e interés cuando las personas compartan sus luchas con usted.Escuche activamente y haga preguntas abiertas, como «¿Puedes decirme mas sobre esto?»
  • Los signos no verbales como asentir y el contacto visual harán que tu alma gemela sienta que está prestando atención.
  • Cuando los escuches, trata de entender por qué se sienten así. Le ayudará a evaluar su experiencia con simpatía.
  • Reconociendo su dolor, expresando palabras de simpatía, «Lamento que estés pasando por esto». Recuerde, la empatía no significa estar de acuerdo con ellos, sino aceptar que sus puntos de vista y sentimientos son válidos.

Después de que expreses sin problemas curiosidad, comprensión, aprobación y empatía, tu confidente se sentirá respaldado al creer que tienes una visión comprensiva de su situación.

También puede comunicarse con ellos regularmente para que sepan que está ahí para ellos. A veces las palabras más útiles son, «No sé qué decir, pero estoy aquí para encontrarte».

Cómo lidiar con los positivos de veneno

1. Lo correcto es minimizar los comentarios positivos tóxicos de otras personas. Mejor aún, hable con un profesional de la salud mental acerca de sus inquietudes que dejar que alguien que conoce lo empuje a ver el lado positivo.

2. Deshacerse de la presión positiva irreal y aceptar las emociones difíciles como parte de la vida humana. Evitarlos o suprimirlos solo aumentará su estrés y no ayudará a resolver sus problemas.

3. Por el contrario, cuando notes que surge una sensación desagradable, no trates de evitarla o suprimirla. Hazte consciente de ello, e identifica y etiqueta las emociones. ¿Es miedo? ¿Es ira?

4. Después de nombrar, practique abrazar las emociones negativas. Permita que su cuerpo experimente plenamente sus emociones difíciles. Para sentir una emoción, tu cuerpo tiene que pasar por todo el ciclo de subida, subida y bajada.

5. Siéntate con tus emociones, deja que alcancen su punto máximo y luego pasa. La respiración consciente y dejarse llorar pueden ayudar a lidiar con las emociones difíciles.

6. Otra técnica para combatir la toxicidad positiva es aceptar completamente o amor del destinoPuede ser el mejor antídoto para los positivos de toxicidad.

En este caso, aceptas la situación actual y que no puedes cambiarla de ninguna manera. Esto significa que incluso si no te gusta, lo aceptarás.

La aceptación total es también la aceptación de tu realidad. Si bien puede parecer paradójico, elimina la necesidad de negar o blanquear las cosas.

Cosas que no se deben decir a alguien que está luchando

Cuando alguien está pasando por un momento difícil, lo último que necesita es que le digan que sea «positivo».

Esto es especialmente cierto cuando las personas enfrentan eventos importantes que cambian la vida. Esto es lo que no debemos decir cuando conocemos a alguien que está pasando por un momento oscuro:

«Trata de ser agradecido por lo que tienes».

«Todo sucede por una razón.»

Estas palabras distan mucho de ser alentadoras y reconfortantes tras la tragedia. Decir que no los hacen sentir mejor.

Además, quieren decir que el duelo está mal. Evite exponer a las personas desesperadas a este tipo de estrés positivo, especialmente cuando están de duelo.

ultimas palabras

La tendencia tóxica a «pensar positivamente» en cualquier situación es un comportamiento dañino. Conduce al almacenamiento de la culpa y la depresión.

Deja de tener una influencia positiva en ti mismo y en los demás. En cambio, comience a comprender que algo de negatividad es una parte inevitable de la vida. Libérate de los efectos nocivos de la positividad irreal.

Al mismo tiempo, también detiene tu búsqueda de la felicidad. En cambio, enfócate en vivir una vida basada en valores. Decide qué valores son importantes para ti y vive de acuerdo con ellos. En última instancia, conduce a una vida más satisfactoria.

¿Cómo te sientes acerca de la narrativa actual de las redes sociales sobre amarte a ti mismo y ser feliz con lo que tienes?

• • •

Sobre el Autor: Depender de sandeep roy— MD, escritor de psicología e investigador de la felicidad. Fundador y Editor en Jefe del Blog Felicidad. Escribe sobre salud mental, felicidad, psicología positiva y filosofía (especialmente estoicismo).


Nuestra historia de felicidad!


Si esto te gusta Por favor compartelo en Facebook, Twitter o LinkedIn.

LEER  12 cosas raras que hacen los psicópatas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba