Motivación

El poder de las pequeñas acciones por el bien común

El poder de las pequenas acciones por el bien comunNo se puede negar que la humanidad enfrenta una serie de desafíos existenciales, como la desigualdad económica, la degradación ambiental y la inestabilidad política. Por tanto, es necesario que la sociedad en su conjunto trabaje por el bien común. Desafortunadamente, prevalece una sensación de desánimo, ya que muchas personas se sienten impotentes ante estos problemas. Sin embargo, nuestras contribuciones a un mundo mejor, incluso si a veces pensamos que tienen poco que ver con estos importantes temas, pueden marcar la diferencia. En este artículo, exploramos el poder de las pequeñas acciones y cómo las elecciones de todos pueden afectar el curso del futuro.

Dos conversaciones: dos problemas

Hace poco hablé con dos personas sobre este tema. Ambos son personas socialmente activas y bien informadas. La primera persona es socióloga, la otra se dedica a la informática.

  • El primer hombre dejó en claro que los problemas son grandes y cada vez más grandes, y cree que nosotros, la humanidad, estamos haciendo muy poco para resolverlos. De hecho, dijo, «parece que la mayoría de la gente ni siquiera quiere arreglarlos». Por un momento, sus palabras me hicieron sentir que esta situación también le robó el coraje para continuar con sus esfuerzos por mejorar el mundo.

  • La segunda persona también señaló algunas preguntas interesantes. Estuvo totalmente de acuerdo en que debemos centrar nuestros esfuerzos en el bien común (y que esto se hace muy poco). Dijo que le preocupaban tres cosas: 1) la falta de un bien común en los negocios (demasiado unilateralmente enfocados en obtener ganancias), 2) la falta de un criterio de bien común en los algoritmos de nuestro aplicaciones informáticas, redes sociales. y otros sitios web, 3) la necesidad (y la dificultad) de orientar las aplicaciones de IA para el bien común. En su opinión, desarrollar una heurística que sea computacionalmente comprensible y una medida efectiva del bien común es una tarea extremadamente difícil, si no imposible.

Comprender el desánimo

Es comprensible que las personas puedan desanimarse ante problemas graves como la injusticia social, la desigualdad y el cambio climático. Estos temas son importantes y complejos, y a menudo parece que no se está haciendo lo suficiente para abordarlos. Cuando te das cuenta de la gravedad de la situación y descubres que la humanidad generalmente no hace lo suficiente para resolver los problemas más importantes, puedo entender tu desesperación. De hecho, la mayoría de los problemas identificados ahora generalmente se hacen más grandes, no más pequeños.

LEER  Los impulsores psicológicos de la creencia en la desinformación y su resistencia a la corrección

La importancia de las pequeñas cosas

Albert Schweitzer hizo una vez la siguiente declaración:

De toda la voluntad de ideal de la humanidad, sólo una pequeña parte puede manifestarse en la acción pública. El resto de esta fuerza debe contentarse con actos insignificantes e incomprensibles. La suma de ellos, sin embargo, es mil veces más fuerte que las acciones de quienes reciben un amplio reconocimiento público. Estos últimos, comparados con los primeros, son como la espuma sobre las olas del océano profundo. Es cierto que a menudo pensamos que se necesita una acción a gran escala para generar cambios y hacer realidad nuestros ideales. Pero Schweitzer señala que son las pequeñas acciones las que tienen un poder real y cambian el mundo para mejor.

¿Por qué las pequeñas acciones tienen tanto poder?

Aquí hay algunas razones por las que las pequeñas acciones son más poderosas de lo que solemos pensar:

  1. Las cosas pequeñas a menudo duran mucho tiempo: las acciones grandes y dramáticas pueden parecer impresionantes, pero no siempre duran. Por otro lado, las pequeñas actividades diarias suelen ser más fáciles de mantener y pueden conducir a grandes cambios con el tiempo. Estos son algunos ejemplos de pequeñas acciones sostenibles: reducir el desperdicio de alimentos, usar bolsas reutilizables y reducir el uso de plástico.

  2. Las cosas pequeñas pueden inspirar: Las cosas pequeñas pueden inspirar a otros a hacer lo mismo. Cuando las personas ven que otros dan pequeños pasos para mejorar el mundo, puede desencadenar una reacción en cadena e inspirar a otros a hacer lo mismo. Por ejemplo, un pequeño gesto, como publicar una iniciativa respetuosa con el medio ambiente en las redes sociales, puede generar más conciencia y acción.

  3. Pequeñas acciones pueden hacer una gran diferencia. Si bien las pequeñas acciones pueden parecer insignificantes por sí solas, pueden marcar una gran diferencia a largo plazo. Por ejemplo, al consumir menos carne, las personas pueden ayudar a reducir las emisiones de CO2 asociadas con la producción de carne. Al tomar una bicicleta en lugar de un automóvil, las personas pueden hacer su parte para reducir la contaminación del aire y la congestión en las áreas urbanas. Incluso los pequeños actos de bondad y compasión pueden marcar una gran diferencia para quienes te rodean.
LEER  Sistema de reentrenamiento neuronal dinámico (DNRS): medicina para nuestros tiempos de transformación

Atención al bien común

En mi conversación con un informático, mencionó que en muchos sectores, como la comunidad empresarial, todavía hay muy poco enfoque en el bien común. A menudo, esto se debe a un enfoque en la maximización de las ganancias. En informática también preocupa la falta de un criterio de bien común en los algoritmos de nuestras aplicaciones informáticas y sitios web. Por lo tanto, es importante que se preste más atención al bien común en todos los sectores de la sociedad.

Las empresas deberían centrarse más en el bien común

En primer lugar, es cierto que las empresas suelen centrarse de forma demasiado unilateral en obtener beneficios, a veces en detrimento del bien común. Esto puede conducir a daños ambientales, desigualdad y otros problemas.

► Es importante reconocer que las empresas juegan un papel importante en la creación de un mundo mejor y que la obtención de beneficios y la búsqueda del bien común no son mutuamente excluyentes. Por ejemplo, las empresas pueden trabajar en la producción sostenible, las prácticas comerciales justas y apoyar a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en temas sociales y ambientales.

Los algoritmos deben tener un criterio de bien común

En segundo lugar, el verdadero problema es la falta de un criterio de bien común en los algoritmos de nuestras aplicaciones informáticas y sitios web. Los algoritmos a menudo están diseñados para lograr objetivos específicos, como la maximización de ganancias o la optimización de motores de búsqueda, y pueden tener consecuencias no deseadas para el bien común. El peligro con muchos de los algoritmos en sitios como Facebook es que pueden ser adictivos cuando quieres ver más y más del mismo contenido. Como resultado, puede encontrarse en las llamadas cámaras de eco o madrigueras de conejo, que pueden contribuir a la polarización de la sociedad y la desestabilización del clima político.

► Es importante trabajar en el desarrollo de algoritmos que tengan en cuenta el bien común, como la privacidad, la seguridad, la sostenibilidad y otros valores que contribuyan al mejoramiento de la sociedad. Desarrollar heurísticas que sirvan al bien común puede ser un desafío, pero no imposible. Ya hay varios ejemplos de empresas que están utilizando un enfoque de “resultado final triple” donde las ganancias, las personas y el planeta son fundamentales para sus operaciones comerciales. Integrar este enfoque en el ADN de las empresas es un paso en la dirección correcta.

Las aplicaciones de IA deben ser para el bien común

En tercer lugar, es cierto que enfocarse en las aplicaciones de IA para el bien común es una tarea compleja. Desarrollar una heurística que sea computacionalmente comprensible y una medida eficiente del bien común es ciertamente difícil, pero quizás no imposible.

► También se están produciendo desarrollos prometedores en el campo de los algoritmos y la inteligencia artificial, como el uso de marcos de «inteligencia artificial explicable» e «inteligencia artificial ética». Estos enfoques brindan una mayor transparencia y responsabilidad en la toma de decisiones sobre el uso de la IA y pueden contribuir a un enfoque más ético y responsable de estas tecnologías. Ya hay varios ejemplos de aplicaciones de IA destinadas a resolver problemas sociales, como predecir desastres naturales, mejorar la atención médica y reducir los desechos. Se necesita más investigación y desarrollo para mejorar y ampliar aún más estas aplicaciones.

Contribuciones Individuales

Aunque lograr el bien común a veces puede parecer extremadamente difícil, las pequeñas acciones de los individuos no tienen precio. Como individuo, puede contribuir al bien común, como:

  1. uso consciente de la energía;

  2. votar por un partido político comprometido con la protección del clima;

  3. voluntariado en el sector de la salud;

  4. usa menos plástico;

  5. manejo menos derrochador de alimentos;

  6. apoyar a las empresas que implementan prácticas sostenibles;

  7. transición a una dieta basada en plantas;

  8. ser considerado con los demás;
  9. apoyo a organizaciones que trabajan por la justicia social y el bien común.

Estos son solo algunos ejemplos. Probablemente puedas inventar más tú mismo.

haz algo tu mismo

Si sospecha que lo que estoy diciendo es más o menos cierto, que las pequeñas acciones eventualmente pueden conducir a grandes cambios, ¿podría pensar en una pequeña acción que podría tomar hoy?
Nada es demasiado pequeño.

LEER  ¿Puede la aversión al riesgo sobrevivir a largo plazo?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba