Emociones

La atribución de emociones y la apertura reducida de actitudes dificultan que las personas involucren a otras personas con puntos de vista opuestos.

La atribucion de emociones y la apertura reducida de actitudes

Teeny, J.D. y Petty, RE (2022).

Revista de Psicología Social Experimental,

102, 104373.

https://doi.org/10.1016/j.jesp.2022.104373

Resumen

Las personas muestran una renuencia general a involucrar a otros en temas sociales con los que no están de acuerdo (por ejemplo, elecciones políticas, financiación de la policía, mandatos de vacunación, etc.), un fenómeno que contribuye a la polarización política que irrita a las sociedades actuales. Investigaciones previas han atribuido en gran medida esta renuencia a la percepción de tales metas contrarias a la actitud como extremas, específicas y/o difíciles de cambiar en esos temas. Sin embargo, el presente estudio ofrece una explicación teórica adicional. Primero, introducimos una percepción menos explorada de las metas, su base afectivo-cognitiva de actitud (es decir, la medida en que las actitudes parecen estar basadas en emociones en lugar de razones), que es fundamental para determinar la preparación para la interacción. En particular, es menos probable que los perceptores interactúen con objetivos que se percibe que tienen una actitud afectiva (en lugar de cognitiva) hacia un tema porque se supone que estos objetivos tienen una baja apertura de comportamiento al respecto (es decir, es poco probable que realmente » » escuchar» al perceptor). En segundo lugar, utilizamos una serie de estudios de métodos múltiples con diferentes muestras de EE. UU. para mostrar por qué este proceso de percepción humana es fundamental para comprender las interacciones de actitudes opuestas. En comparación con el establecimiento de objetivos a favor, los perceptores de ambos lados del problema atribuyen actitudes más afectivas (frente a las cognitivas) a objetivos competitivos (contraestablecidos), lo que indica una disminución en la apertura conductual, lo que reduce la disposición de las personas a interactuar con estas personas.

LEER  Sobre escuelas, salud mental, vigilancia digital, privacidad de los estudiantes y contribuciones de los padres

De la discusión general

Una de las principales formas de combatir la polarización política es hacer que las personas de puntos de vista opuestos interactúen con otras actitudes opuestas (por ejemplo, Broockman & Kalla, 2016). Desafortunadamente, las personas generalmente son reacias a hacer esto, lo que en estudios anteriores se ha explicado en gran medida por la percepción de las actitudes extremas del sujeto, su confianza y la dificultad percibida que se necesita para cambiar la opinión del sujeto. Sin embargo, en el estudio actual, el impacto de estas medidas no solo fue inconsistente (véanse las notas al pie 2 y 4 y la aplicación web), sino que también redujo el poder explicativo en comparación con las vistas focales presentadas aquí. Es decir, no importa qué tan definida, extrema o difícil de cambiar se percibiera como la meta contraria, fue el afecto (en relación con la cognición) atribuido a su conjunto lo que predijo los hallazgos de apertura conductual reducida, lo que a su vez determinó interacción bipartidista.

Estos resultados se obtuvieron sobre varios temas, diferentes diseños de investigación y a la luz de objetivos que brindan apoyo fáctico a sus opiniones. Además, el análisis a posteriori muestra que estos efectos no estaban limitados por el lado de la cuestión que tomaron los participantes, ni por la posición ideológica de los participantes (es decir, tanto los liberales como los conservadores mostraron estos efectos), ni por la propia base percibida por los participantes. de actitudes

LEER  Cómo creamos nuestra propia felicidad

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba