Ansia

Cuando los alimentos delicados pueden indicar ansiedad, depresión o TDAH

Ya sea que su hijo insista en comer solo salchichas y maíz durante semanas o que a su hija le guste el huevo y el yogur, comer no es nada nuevo para los niños. Es posible que muchos padres ni siquiera piensen en los hábitos alimenticios selectivos de sus hijos, asumiendo que es una etapa en la que es probable que el niño supere la edad.

Si bien esto puede ser cierto en algunos casos, en otros, la comida delicada podría ser una señal de advertencia de problemas psicológicos más profundos. Un estudio publicado en línea en la revista Pediatrics encontró que los niños con una alimentación selectiva incluso moderada eran más propensos a trastornos mentales como ansiedad, depresión y trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El estudio

El estudio revisó los hábitos alimenticios y proporcionó calificaciones de salud mental para 917 niños de 2 a 6 años. Además de vincular el comer quisquilloso con los trastornos de salud mental, el estudio encontró que la gravedad de los hábitos alimenticios selectivos tendía a reflejar la gravedad de los problemas de salud mental. Cuanto más estrictos son los hábitos alimentarios, más graves son los trastornos mentales.

En comparación con los niños que no eran quisquillosos con la comida, los niños con hábitos alimenticios selectivos que son tan estrictos que no tocan la comida fuera de casa fueron:

  • 7 veces más probabilidades de sufrir ansiedad social
  • Sufrir de depresión el doble de probabilidades

Es importante tener en cuenta que la investigación ha demostrado un vínculo entre los quisquillosos para comer y los problemas psicológicos. No sugería que uno causara al otro, o que deshacerse de uno necesariamente aliviaría al otro.

No solo niños tercos

Comer de manera exigente puede ser mucho más complicado de lo que se pensaba originalmente, encontraron el estudio y el New York Times, no solo un hábito de los niños tercos de probar lo que pueden obtener de padres demasiado complacientes.

En cambio, la alimentación selectiva sugiere una mayor sensibilidad al mundo, y los comensales quisquillosos tienen experiencias más intensas en términos de textura, sabor y señales visuales. Una experiencia externa más intensa puede, a su vez, conducir a sentimientos más intensos. Eso significa que los quisquillosos para comer pueden ser niños sensibles que son más propensos a la ansiedad o la depresión.

Entonces, ¿qué pueden hacer los padres?

Es injusto castigarse a sí mismo como si la alimentación selectiva de su hijo fuera de alguna manera culpa suya. La forma en que los niños manipulan los alimentos es una indicación de cómo interactúan con el mundo que los rodea. Aquellos que dudan un poco acerca de comer, por ejemplo, pueden ser un poco indecisos o indecisos en situaciones reales.

Lo mejor que pueden hacer los padres es servir como modelo de alimentación saludable y elegir una variedad equilibrada de alimentos para sus propios bocadillos y comidas. Obligar a su hijo a comer diferentes tipos de alimentos no es una decisión inteligente, ya que mantener un ambiente positivo a la hora de comer es tan importante como tener hábitos alimenticios saludables.

Ciertamente, los padres pueden ofrecer una gran cantidad de alimentos saludables, pero depende del niño decidir si comerlos o no. El tiempo dirá si la necesidad de comer es una fase o una señal de advertencia de problemas subyacentes. Mientras tanto, es su trabajo hacer que las comidas sean lo más armoniosas posible, ya sea con salchichas, maíz, huevos, yogur o cualquier otra preferencia de su hijo.

FUENTES:

Crédito de la imagen: CarbonNYC [in SF!] acerca de Compfight cc

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios