Autoestima

Su recuperación y plenos derechos

¿Cómo te sientes acerca de tu núcleo? ¿Crees que puedes sanar y volverte completo?

Aquí hay nueve derechos personales que, si creemos lo suficiente, podemos sentir de la manera que queremos más a menudo: sanación y plenitud.

MTCH/Shutterstock

Fuente: MTCH/Shutterstock

Tienes derechos fundamentales:

1. Existe y ocupa espacio. Tienes el derecho fundamental de estar aquí, por la única razón de que ya estás aquí.

Puede sentirse pequeño o inexistente en algún momento, lo que puede llevarlo a sentir la necesidad de permanecer pequeño o inflarse para compensar en exceso. Puede pensar que necesita hacer esto para ser amado, pero su valor no puede disminuir. Nunca será menos que los demás. Tienes derecho a respirar hondo en cualquier momento.

2. Necesidades y deseos. Las necesidades pueden ser emocionales, físicas o espirituales. Es posible que ya sepa que puede tener necesidades pero no desear, o que no debe hacerlo. Es posible que haya aprendido que puede tener necesidades y deseos cuando se dan las condiciones. Tiene derechos sobre ambos y puede definir cuáles son. Puedes tener respeto, amor, trabajo, juego y satisfacción. Puedes mantener una profunda integridad en la forma en que te cuidas con límites, nutrición y amabilidad.

3. Tanto la separación como la pertenencia. Tienes derecho a unirte, participar, separarte, descansar y guardar silencio. Es su derecho distinguirse de los demás, personalizar y expresar su singularidad. Ahora perteneces exactamente donde estás y no necesitas torcerte para encajar. Tienes derecho a una sana comunicación que te ayude a conectarte y desconectarte como quieras o necesites. Puede mantenerse conectado incluso cuando está solo.

4. No saber y cometer errores. Tienes derecho a aprender y crecer.Tienes derechos no hay una respuesta, no Anticípese a todas las cosas que pueden salir mal o disfrute de prevenirlas. Tienes derecho a no estar seguro, cambiar de opinión y descubrirlo por ti mismo. Tienes derecho a ser imperfecto, a cometer errores y a seguir disfrutando de la vida.

Está bien fallar. Tienes derecho a probar cosas nuevas sin saber qué esperar. Es posible que te quedes con problemas sin resolver. Puedes adaptarte, cambiar y madurar a lo largo de tu vida. Tienes derecho a ser diferente de hace un minuto, estirarte y despertarte con algo nuevo. También tienes derecho a cambiar.

5. Ordinario. Tienes derecho a permanecer «tal cual».Tienes derechos no Destaca, logra o sé más extraordinario de lo que eres. No necesitas «llegar» a ningún lado en persona o profesionalmente para sentirte especial, tienes valor.

Eres una paradoja: roto y entero, pecador y santo, herido y curado, ordinario y extraordinario. Puedes dejar de intentarlo y aceptarte a ti mismo sin más superación personal. Tienes derecho a crecer orgánicamente sin ser el mejor. Tienes derecho a dejar de alcanzar tus objetivos y quedarte ocioso.

6. Ama y sé amado tanto como quieras. Tienes derecho a ser incondicionalmente amable contigo mismo. Tu valor innato te da derecho a la dignidad y la intimidad. Tienes derecho a amar a quien quieras y a quien quieras y seguir creciendo de esa manera. Tienes derecho a ser amable contigo mismo, a expresar compasión y ternura, a relajarte. Puedes abrir tu vida para dar y recibir apoyo. Tienes derecho a una intimidad infinita con este momento, que es la iluminación.

7. Encuentra tu camino y cuenta tu historia. Tienes derecho a seguir tu corazón para vivir verdaderamente. Eres tu autoridad. Puede quejarse, tener opiniones diferentes y hablar. No tienes que ajustarte al statu quo ni a la insistencia de nadie sobre cómo son las cosas o quién eres. Encuentra la sabiduría de tu propia experiencia de vida y confía en ella.

8. Vive una vida cómoda. Tienes derecho a estar profundamente relajado y agradecido, ya vivir de una manera más sencilla y con menos esfuerzo. Tienes derecho a experimentar toda la gama de emociones (tristeza, dolor, ira, pérdida) y seguir conectado con la paz interior y la alegría. Independientemente de su situación o sentimientos, tiene derecho a estar tranquilo y contento en todo momento.

9. Conecta belleza y libertad. Tienes derecho a experimentar alimento y alegría, a descubrir lo extraordinario en cualquier momento que elijas. Tienes derecho a ver lo divino en todas las cosas, a vivir creativamente y a experimentar alegría todos los días. Tienes derecho a renunciar a cualquier apariencia o pretensión y vivir libremente.

Vive creativamente y libera ideas y estructuras prefabricadas sobre ti, el mundo o tu Dios. Tienes derecho a dar lo mejor de ti y asociarte con la belleza. Esto es parte del despertar.

LEER  De vuelta a lo básico de la vida

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba