Autoestima

11 características masculinas de las mujeres que debes conocer

La masculinidad y la feminidad existen en un espectro. Si bien la mayoría de los hombres son hombres, hay algunos que tienen tendencias femeninas y algunos que son ultra masculinos. Asimismo, la mayoría de las mujeres son mujeres, algunas tienen tendencias masculinas y algunas son ultrafemeninas.

Los niveles de masculinidad y feminidad, como la orientación sexual, se determinan antes del nacimiento. En pocas palabras, cuán masculina o femenina es una persona depende de su exposición a las hormonas masculinas en el útero. Esta exposición prenatal a las hormonas masculinas establece un nivel básico de masculinidad o feminidad en los seres humanos.

Debido a esto, también puede ver diferentes grados de masculinidad y feminidad en los niños. Algunos niños son más masculinos y agresivos, mientras que otros son más femeninos y sumisos.

Asimismo, algunas niñas son más femeninas y les gusta jugar con muñecas, mientras que a otras les gustan más las cosas masculinas.

Esto no quiere decir que nos aferremos a comportamientos masculinos o femeninos, solo que algunas cosas nos parecen más naturales que otras. Las personas son flexibles en su comportamiento y pueden mostrar estratégicamente los comportamientos que desean.

Características de las mujeres masculinas

Veamos las características fisiológicas y psicológicas de las mujeres masculinas:

A) Características fisiológicas

Las mujeres masculinas tienen niveles basales más altos de hormonas masculinas como la testosterona. Esto se refleja en su fisiología de varias formas.

1. Rostro masculino

Una mujer masculina tiende a tener una cara de hombre con mandíbulas cuadradas, una línea de la mandíbula prominente y una frente grande. Es probable que tengas cejas gruesas y la forma de tu rostro sea más angular que redondeada. También pueden tener ojos más pequeños, pero narices, orejas y barbillas más grandes.

2. Marcha masculina

Existe una diferencia entre la marcha masculina y femenina. Las mujeres tienden a caminar con movimientos fluidos. Mantienes los brazos cerca del cuerpo, balanceas las caderas y das pasos estrechos.

Las mujeres masculinas tienden a tener un paso varonil. Caminan más anchos, evitan balancear sus caderas y carecen de fluidez. Su paso parece forzado y arrastrado en lugar de elegante.

3. Voz profunda

Como los hombres, las mujeres masculinas tienden a tener voces profundas. Hablan en voz alta y, a menudo, ejercen un dominio verbal sobre quienes los rodean.

B) Características psicológicas

Las características psicológicas de las mujeres masculinas también están controladas por hormonas. Pero a diferencia de los rasgos fisiológicos que no se pueden cambiar, los rasgos psicológicos ofrecen cierto margen de cambio.

Puede elegir estratégicamente mostrar un comportamiento típico de género, incluso si se sienten internamente opuestos.

4. Dominio y agresión

La dominación y la agresión son rasgos masculinos típicos que también se pueden ver en las mujeres masculinas. Estas características hacen que un hombre sea presuntuoso con los demás. Puede tomar clases de artes marciales e incluso recurrir a la agresión física si es necesario.

5. Intereses masculinos

Las mujeres masculinas tienden a tener intereses masculinos como deportes, culturismo, automóviles, bicicletas, pesca, campamentos, etc. Les resulta difícil perseguir estos intereses con las mujeres. Por eso prefieren salir con hombres. Debido a esto, las mujeres varones tienen muchos amigos varones.

6. Independencia y autosuficiencia

Las mujeres masculinas otorgan gran importancia a la independencia y la autosuficiencia. Para ellos, la adicción significa ser débil.

7. Asertividad

A diferencia de las mujeres, los hombres son directos en su comunicación. A menudo son elogiados por sus novias por ser francos. Piden con confianza lo que quieren. Es probable que den el primer paso con alguien que les guste.

8. Coraje

Las mujeres masculinas tienden a ser valientes. Los niveles altos de testosterona conducen a conductas de riesgo. Las mujeres masculinas son francas y testarudas. No le temes al conflicto.

9. Ambición

Las mujeres masculinas tienden a ser ambiciosas. Se ponen a sí mismos en primer lugar y tratan de elevar su estatus social. Son temerarios que hacen las cosas de manera rápida y eficiente.

10. Racionalidad

Las mujeres masculinas son más racionales que emocionales. Dependen menos de su intuición que de su análisis. No dejan que sus emociones los abrumen.

11. Competitividad

Es probable que una mujer masculina sea más competitiva que la mujer promedio. Desde buenas calificaciones hasta ascensos laborales, es posible que quiera vencer a todos.

Representación estratégica de la masculinidad

Cuando una mujer tiene características fisiológicas masculinas, es inherentemente masculina. Sin embargo, este no es siempre el caso. Una mujer puede ser psicológicamente masculina, pero no fisiológicamente.

Esto también se debe a los diferentes niveles de exposición a las hormonas masculinas en el útero.

Al mismo tiempo, hay mujeres naturalmente mujeres que ley masculino. Hacen esto estratégicamente para aprovechar lo masculino.

Por ejemplo, si una mujer quiere ascender a una posición de poder, actuar como un hombre puede ayudarla a ser vista como una líder más. Pero eso tiene sus propios inconvenientes.

La gente espera que las mujeres sean femeninas. Cuando una mujer es masculina y arrogante, las personas experimentan disonancia cognitiva. Ellos son como:

«Ella es una mujer, pero ¿por qué actúa como un hombre?»

Esta desviación de género en una mujer masculina causa malestar. No encajar en las normas sociales los hace demasiado diferentes y la gente inconscientemente los ve como un «grupo externo» o «ninguno de nosotros». Ser visto como un grupo externo conlleva el riesgo de ser evitado.

La solución aquí es mantener sus rasgos masculinos para ascender en la jerarquía social mientras se equilibran esos rasgos a través de la exhibición de rasgos femeninos. Por ejemplo, si una mujer que es CEO trae a su hijo a la oficina, la gente dice:

“Oh, ella es una mujer, después de todo. Ella dio a luz. Gracias a Dios.»

Puede lograr el mismo efecto mostrando intereses más femeninos, usando maquillaje, manteniendo el cabello largo y vistiéndose más femenino.

Las mujeres poderosas que no logran equilibrar su masculinidad con la feminidad pueden intimidar fácilmente a las personas.

ultimas palabras

Debido a que los hombres generalmente prefieren a las mujeres, las mujeres masculinas con orientación heterosexual a menudo sienten que no pueden atraer a los hombres. Parecen espantar a los hombres o hacer amigos. Esto puede causar mucho sufrimiento en una mujer así.

Naturalmente, ponemos nuestra autoestima en nuestra capacidad para encontrar una pareja potencial y procrear. Poner tu autoestima en otra cosa requiere mucho trabajo mental.

La solución más simple aquí sería encontrar un hombre que pueda manejar su masculinidad o que muestre estratégicamente rasgos más femeninos.

Una mujer inherentemente femenina que se ve obligada a ser masculina también puede experimentar mucha tensión y estrés internos. La sociedad moderna espera que las mujeres hagan lo que hace un hombre. Eso seguramente le pasará factura. Una mujer intrínsecamente masculina puede no experimentar tal tensión en absoluto.

El problema es que la gente suele imponer a los demás lo que les parece natural. En una sociedad libre, todos deberían ser libres y hacer lo que quieran. No hay vergüenza en ser hombre o mujer. Si hace lo que le parece natural, no experimentará estrés ni disonancia cognitiva.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios