Ansia

COMPRENDER LA ASERTIVIDAD CON ANSIEDAD SOCIAL: QUÉ ES Y QUÉ NO ES

La asertividad es algo con lo que muchas personas, con y sin ansiedad social, luchan. Mucha gente teme que ser asertivo signifique que parecerán agresivos, egoístas o discutidores. Particularmente para las personas con ansiedad social, los juicios negativos y severos, como ser vistos como mezquinos o agresivos, son algo que se debe temer y evitar tanto como sea posible.

Muchas personas con ansiedad social tienden a adoptar un estilo de comunicación más pasivo a favor de ser vistas como agradables, agradables y evitar conflictos o confrontaciones incómodos. Sin embargo, al ser más pasivos, nos abstenemos de expresar nuestras necesidades, deseos e intereses. Desarrollar la asertividad es clave para construir una vida llena de oportunidades profesionales, relaciones y actividades que lo hagan sentir más seguro y satisfecho.

Asertividad: un medio feliz

Muchas personas experimentan incomodidad y ansiedad en torno al tema de ser asertivo porque carecemos de una comprensión clara de lo que realmente es. La asertividad no se trata de presionar y discutir hasta obtener lo que desea en una situación, sino de construir una comunicación efectiva de ida y vuelta que permita la expresión de los pensamientos, sentimientos y necesidades de ambas partes en la situación.

Ser asertivo a menudo se confunde con ser agresivo. La comunicación agresiva es cuando imponemos nuestras necesidades a los demás, ignorando sus necesidades y derechos como persona. El objetivo de la comunicación agresiva es dominar y ganar. Hablar o gritar en voz alta, usar un tono sarcástico o condescendiente y gestos degradantes como señalar en exceso, son signos típicos de la comunicación agresiva.

Por otro lado, la comunicación pasiva tiende a consistir más en comportamientos como evitar el contacto visual, hablar en voz baja, plantear declaraciones como preguntas para hacerlas menos directas o reír y hacer bromas para ocultar o suavizar lo que realmente estamos intentando. decir. En la comunicación pasiva, nos enfocamos únicamente en los deseos de la otra persona e ignoramos nuestras propias necesidades y deseos.
Piense en la asertividad como un medio feliz entre la comunicación pasiva y agresiva. La asertividad es una forma de expresar abierta, calmada y directamente sus opiniones y necesidades, sin dejar de escuchar activamente a los demás antes de responder. Los comportamientos asertivos incluyen contacto visual equilibrado, lenguaje corporal abierto y un tono de voz claro y directo. El objetivo no es ganar o ceder, sino esforzarse por lograr un compromiso entre usted y el otro individuo.

La idea detrás de la comunicación asertiva es apropiarse y responsabilizarse de sus pensamientos y opiniones, y expresarlos como propios. Por ejemplo, al usar “declaraciones en yo”, claramente posee y declara qué es lo que necesita o está pidiendo. Queremos evitar culpar a los demás y también diluir nuestras declaraciones detrás de preguntas o sarcasmo.

La asertividad no se trata de ganar o ser agresivo y egoísta. Es una forma de comunicarse honesta, clara y directa al expresar sus opiniones y necesidades, al mismo tiempo que escucha y respeta las necesidades de los demás. Usar frases en I, lenguaje corporal abierto, buen contacto visual y un tono de voz claro y directo son elementos de acción útiles a medida que lo pone en práctica.

Y una de las mejores formas de empezar a reafirmarte es a través de la práctica. Ya sea en casa frente al espejo, con un terapeuta o saliendo de su zona de confort y estableciendo sus propios experimentos de comportamiento, comenzar donde se encuentra hoy es el primer paso para superar la ansiedad social y construir la vida que desea y merece.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios