Autoestima

Por qué algunas personas trans eligen hacer la transición

La disforia sexual ha sido estudiada por investigadores sexuales desde finales del siglo XIX. A medida que los científicos obtienen más información sobre este fenómeno, las actitudes sociales hacia la no conformidad de género han pasado de verla como una perversión sexual a aceptar y confirmar la identidad de género de una persona. El desarrollo de prácticas médicas que afirman el género también ha ayudado a muchas personas que luchan contra la disforia de género a llevar una vida feliz y productiva.

Tradicionalmente, los investigadores han reconocido dos tipos de disforia de género. La disforia de género de aparición temprana se manifiesta en la primera infancia y ocurre por igual en niños y niñas. Por lo general, el niño muestra un gran interés en la ropa, los juguetes y los comportamientos del sexo opuesto. El niño puede incluso expresar una identidad del sexo opuesto y puede preferir jugar con compañeros del mismo sexo cuando la mayoría de los niños solo forman amistades del mismo sexo.

La disforia de género de aparición tardía ocurre durante la pubertad o más tarde. En muchos casos, la persona informa que ha tenido una tendencia hacia la no conformidad de género desde la infancia, pero resistió ese impulso hasta la adolescencia cuando estos sentimientos evolucionaron hacia la disforia de género. En otros casos, la persona reporta una infancia conforme al género y una disforia de género que no apareció hasta la pubertad. Curiosamente, casi todos los casos de disforia de género de aparición tardía han ocurrido en personas que nacieron varones, al menos hasta hace poco.

Inicio rápido de disforia de género

Como señala la investigadora médica Lisa Littman en varios artículos, la demografía de la disforia de género de aparición tardía ha cambiado significativamente desde principios del siglo XXI. En particular, el número de casos de disforia de género ha aumentado drásticamente. Además, la gran mayoría de quienes informan hoy de disforia de género de aparición tardía son mujeres adolescentes o adultas jóvenes.

Hay dos explicaciones para el panorama cambiante de la disforia de género, y ambas afectan a Internet. Una explicación es que estas jóvenes ahora tienen acceso a información que puede ayudarlas a comprender sus luchas psicológicas sobre el sexo y el género. En otras palabras, más mujeres jóvenes ahora se declaran trans porque tienen una mejor comprensión de su condición y un grupo de pares que las apoya en línea. Esta es la posición que adoptan las activistas trans, así como gran parte del sector de la salud.

La otra explicación que ha sugerido Littman es que este reciente aumento de la disforia de género de aparición tardía en las mujeres podría deberse al contagio social. Muchos adolescentes y adultos jóvenes sufren depresión y ansiedad, junto con otros trastornos mentales. Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres jóvenes, que son bombardeadas constantemente con mensajes sociales contradictorios, algunos de los cuales las alientan a adherirse a los estándares tradicionales de feminidad, mientras que otras las instan a cuestionar los viejos valores sexistas y equipararse a sí mismos como hombres.

En muchos de estos casos, el joven no tenía un sentido de inconformidad de género hasta que lo leyó en línea. En busca de comprender su ansiedad y depresión persistentes, encuentran artículos e incluso grupos de apoyo que los alientan a atribuir sus problemas de salud mental a la disforia de género. Luego vienen a unirse a su familia, que hasta entonces nunca había notado ningún signo de desajuste de género. Littman llama a esto disforia de género de inicio rápido.

El artículo de Littman de 2018 que describe la disforia de género de inicio rápido generó una controversia considerable, particularmente entre los activistas trans, quienes lo interpretaron como un intento de negar la realidad de la identidad transgénero. En respuesta, Littman revisó este artículo para dejar en claro que estaba usando el término como un término para un fenómeno social en lugar de un diagnóstico clínico. Los lectores interesados ​​en aprender más sobre esta controversia pueden leer Psicología Hoy La excelente contribución del bloguero Lee Jussim sobre el tema.

Un repunte en los casos transitorios

En general, las personas que han pasado de una disforia de género de inicio temprano o tardío están felices con su nuevo género y llevan una vida productiva. Sin embargo, en los últimos años ha aumentado el número de despidos. Se trata de casos en los que una persona trans decide volver a su sexo de nacimiento y busca asesoramiento y ayuda médica para lograrlo.

Dado que la mayoría de estos casos de transición son mujeres que han hecho la transición para convertirse en hombres y ahora están tratando de regresar a su género de nacimiento femenino, Littman pregunta si podría haber una conexión entre la solución temporal y la rápida aparición de la disforia de género. Para investigar esta pregunta, Littman reclutó a cien personas trans que posteriormente habían regresado a su género de nacimiento para responder a una encuesta anónima. Dos tercios de los encuestados eran mujeres, lo que refleja la distribución por género de la deserción que se encuentra en otros estudios.

Los encuestados a menudo dieron varias razones para mudarse, pero las más comunes fueron las siguientes:

  • El 60 por ciento dijo que se había vuelto más fácil para ellos identificarse como su género de nacimiento.
  • El 49 por ciento expresó su preocupación por las complicaciones médicas, en particular la terapia de reemplazo hormonal.
  • El 38 por ciento dijo que la transición no había resuelto sus problemas psicológicos, por lo que concluyeron que la disforia de género no era la causa.
  • El 23 por ciento dijo que las experiencias de discriminación habían hecho insostenible la vida de una persona trans.
  • Otro 23 por ciento entendió que en realidad estaban luchando con problemas de orientación sexual en lugar de disforia de género.

Aunque una cuarta parte de los encuestados terminó su transición a regañadientes debido a presiones familiares, dificultad para encontrar un trabajo u otras formas de discriminación, las tres cuartas partes restantes encontraron que la disforia de género era un diagnóstico erróneo de su trastorno mental. De hecho, la mayoría consideró que no había recibido una evaluación adecuada de un médico o profesional de la salud mental antes de comenzar el proceso de transición.

Explorando las raíces de la disforia de género

Littman señala que el enfoque clínico para tratar la disforia de género ha cambiado significativamente en los últimos años. Históricamente, los médicos han seguido un enfoque de «espera vigilante», que implicaba brindar asesoramiento integral mientras el cliente y el asesor examinaban cuidadosamente el impacto de la transición. También se han investigado a fondo otros trastornos mentales que podrían malinterpretarse como disforia de género.

Sin embargo, recientemente, la mayoría de los médicos han adoptado un «enfoque afirmativo» que toma las afirmaciones de disforia de género del paciente al pie de la letra y promueve una transición rápida al género deseado. También conocido como el «Modelo de consentimiento informado», este enfoque está representado por activistas trans y fue adoptado por la Academia Estadounidense de Pediatría y Planificación Familiar. Los datos de Littman sugieren que el aumento en los casos de detransición podría deberse a una falta de exploración exhaustiva de las raíces de la disforia de género informada o los efectos de la transición.

Al final, está claro que la transición no es un proceso que deba tomarse a la ligera. Cada vez más médicos recomiendan un «enfoque exploratorio» en el que el cliente y el consejero sopesan cuidadosamente la causa de la disforia de género y los efectos de la transición. El objetivo no es convencer a los pacientes de que no hagan el cambio, sino ayudarlos a obtener los conocimientos personales que necesitan para tomar decisiones informadas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba