Psique

¿Qué es el síndrome de Estocolmo?

El síndrome de Estocolmo, considerado por muchos expertos y psicólogos como una patología altamente peligrosa para la salud mental de un individuo. Siendo un trastorno que se caracteriza porque una persona en condición vulnerable (tal como una víctima de secuestro, maltrato o incluso, violación), establece un vínculo afectivo con su opresor. Si estás interesado en saber más al respecto, continúa leyendo.

Origen del Término

Fue el experto Nils Bejerot quién utilizó por primera vez el término en la década de los 70 cuando trataba de describir una situación ocurrida tras el asalto a un banco en Suecia. Describió este fenómeno cuando los rehenes del asalto, que duró aproximadamente seis días, defendieron de todas formas a quién perpetuó este atraco.

¿Qué es lo que ocurre psicológicamente?

Una situación de peligro trae consecuencias difíciles de afrontar para quién la vive. Los cuadros clínicos de estrés post traumáticos pueden llegar a confundir muchas cuestiones elementales en la mente de la víctima. En el caso del Síndrome de Estocolmo, la víctima se siente primeramente ante un terror inminente que con el paso del tiempo va disminuyendo.

A medida que disminuye el temor, este se va transformando en fascinación, admiración y se traduce en la sensación de estar protegido, de allí que se desarrollen algunos de los factores que más caracterizan la aparición de este síndrome. Un dato interesante es que quiénes suelen padecer mayormente esta afección son las mujeres, especialmente cuando el captor es hombre, o viceversa.

 Esto último, motivado a que, como en algunas circunstancias la víctima considera entender las razones por las que el agresor es un ser asocial, aunado a que una característica muy femenina es la necesidad de sentirse salvadora, la mujer puede desarrollar este síndrome al sentir que puede ayudar a su opresor.  

¿El síndrome se desarrolla en cualquier circunstancia?

Síndrome de estocolmo

Generalmente, donde mayores posibilidades existen de desarrollarse el síndrome de Estocolmo es en el caso de los secuestros. Aunque en la realidad, esto constituye una estadística realmente baja, existen diferentes factores que son necesarios para que quepa la posibilidad de que ocurra este fenómeno, acá te los contamos:

  • Es más posible que se desarrolle en quienes fueron secuestrados en pequeños grupos.
  • Aumenta la posibilidad si la causa del secuestro fue una causa social o ‘’justa’’.
  • Si existió manipulación psicológica muy intensa de por medio.
  • Si el agresor no utilizó la violencia física ni verbal.

Claro está, este síndrome solo puede desarrollarse en una persona que no tenga mecanismos de defensa sólidos. En una persona mentalmente sana y con patrones de conducta bien identificados, el riesgo de desarrollar esta patología es menor que en el de una persona de carácter débil y con patrones familiares conflictivos y difíciles.

¿Este síndrome de Estocolmo tiene cura?

Algo muy preocupante es que generalmente, cuando termina el hecho de violencia o secuestro, la víctima decide quedarse con el victimario, escaparse con él o inclusive unirse a su causa. Puesto que esta considera que está bien y lo que siente es correcto, llega a sentir rechazo por las autoridades y aversión por psicólogos y psiquiatras.

Esto puede constituir un problema para el tratamiento de este síndrome, porque la única solución que tiene es la asesoría psiquiátrica o psicológica. El victimario debe reconocer que se encontraba ante situaciones estresantes que, como mecanismos de defensa, le hicieron responder de manera empática y noble para tratar de salvar su vida.

El síndrome de Estocolmo en el cine

Pese a no ser muy variado el material, existen algunas películas y series en donde se hace alusión a este síndrome. Un ejemplo de estas es la película de ‘’el captor’’, en donde se relata la historia del caso que dio nombre a este síndrome en un banco de Estocolmo. Sin embargo, el día de hoy queremos hablar de un caso, ficticio, pero más reciente.

La casa de papel ha sido una serie que obtuvo muy buena receptividad de parte del público, y para esta temática en particular, resulta muy conveniente. Precisamente en medio del atraco de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, en España, una de las rehenes se enamora de su captor hasta el punto de escaparse con él y formar una familia.

Esta rehén se encontraba en presencia de características muy vulnerables que podrían haber permitido el desarrollo de este vínculo: abandonada por su pareja y embarazada, se sentía asustada e impotente. Y en medio de todo esto, vive una situación de estrés lo suficientemente grande como para sentir la necesidad de revelarse contra el sistema y unirse al atraco.

Pero… ¿realmente existe?

Si bien es cierto que es un trastorno que puede llegar a desarrollarse, la realidad es que estadísticamente no es muy común. Y algunos psicólogos, de hecho, no lo consideran realmente un síndrome, pues no hay criterios unificados por ninguna asociación de psicólogos y psiquiatras al respecto. Puede considerarse más bien como un síndrome de estado transitorio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios