Psique

Las intervenciones psicológicas que se enfocan en nuestras fortalezas pueden mejorar el estado de ánimo más rápido que aquellas que se enfocan en las debilidades—

atravesar emily reynolds

Las intervenciones terapéuticas, como la terapia conductual cognitiva o la terapia conductual dialéctica, generalmente se enfocan en el desarrollo de habilidades, como formas de identificar y desafiar activamente patrones específicos de pensamiento, sentimiento o comportamiento. De hecho, la investigación sobre la TCC ha encontrado que el desarrollo de esta habilidad puede generar menos síntomas angustiantes y un menor riesgo de recaída.

Una nueva investigación Investigue qué sucede cuando estas intervenciones giran explícitamente en torno a nuestras fortalezas o debilidades.escriba en Revista de Psicología Clínicaun equipo de la Universidad Estatal de Ohio descubrió que centrarse en habilidades con fortalezas particulares puede ayudar a las personas a recuperarse de las emociones tristes más rápidamente.

Los participantes primero respondieron preguntas sobre sus habilidades cognitivo-conductuales y se les dijo que recibirían retroalimentación sobre sus fortalezas y debilidades.

Luego se les dijo que se les asignó una habilidad útil para aprender y se les animó a escribir notas sobre cómo usarla en su vida diaria. En un caso, los participantes leen reevaluación cognitiva (identificar y reevaluar pensamientos negativos), mientras que en el otro, leen atención plena (reconocer y aceptar los propios pensamientos y sentimientos). Además, a algunos participantes se les dijo que se les había asignado la habilidad porque era su habilidad más fuerte según las mediciones iniciales, mientras que a otros se les dijo que era su habilidad más débil.

Después de evaluar sus emociones, los participantes participaron en un programa de inducción de emociones, imaginando a alguien que les importaba muriendo y reflexionando sobre cómo los hacía sentir, mientras escuchaban una pieza de música clásica conmovedora. Inmediatamente después del proceso, se les dijo que usaran las habilidades asignadas para regular sus emociones mientras indicaban repetidamente cómo se sentían. Finalmente, informaron cuán útil pensaban que era la habilidad.

Como era de esperar, dado el tema, el estado de ánimo disminuyó durante la inducción emocional: el 81 % de los participantes se sintió peor inmediatamente después de completar la tarea. Sin embargo, a medida que los participantes usaron sus habilidades, su estado de ánimo mejoró y el 25 por ciento volvió a su estado de ánimo original. Es importante destacar que los participantes que leyeron que su habilidad era su fortaleza tendieron a mostrar una recuperación emocional más rápida que aquellos que leyeron que era una debilidad, lo que sugiere que este marco tuvo un impacto en el éxito de la habilidad.

La investigación futura podría explorar por qué centrarse en fortalezas personales específicas conduce a una recuperación emocional más rápida; los participantes no previsto Centrarse en las fortalezas fue más efectivo que centrarse en las debilidades, lo que sugiere que los resultados no se debieron simplemente a las expectativas de los participantes. También es importante señalar que el impacto es pequeño. La investigación adicional también debería incluir a personas diagnosticadas con ansiedad o depresión y observar los efectos durante períodos de tiempo más prolongados. En condiciones neutrales, las habilidades no giran en torno a las fortalezas o debilidades, sino que también brindan información.

– Establecer intervenciones para centrarse en la propia fortaleza: ¿El entorno mejora los resultados del tratamiento?

emily reynolds es redactor del personal de BPS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba