Autoestima

Derecho y gratitud: dos polaridades

¿Qué derechos legales tenemos? Además de la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, tenemos derecho a seguir nuestras carreras y caminos personales en paz, sin intimidación ni ataques. Además, tenemos derecho a expresar nuestros pensamientos públicamente en varias ocasiones.

Si bien los derechos anteriores parecen no ser controvertidos, incluso estos derechos tienen algunas consideraciones discutibles. Por ejemplo, ¿la libertad de expresión incluye el derecho a difundir información falsa incendiaria que genera confusión y violencia?Desde un punto de vista moral y de sentido común, la respuesta es NoPero como este tema controvertido no está legalmente resuelto, hace furor en nuestro discurso.

Fuente: tonktiti/iStock

En cuanto a la gratitud, los atributos y eventos de la gratitud son exclusivos de las experiencias y valores de cada persona. ¿Deberíamos estar agradecidos de estar vivos cuando otros mueren a causa de la pandemia? ¿O nuestros padres imperfectos siguen amando? ¿O no somos pobres y sin hogar? ¿O nacemos con cuerpos sanos y/o talentos únicos? En otras palabras, ¿por qué estar agradecido?

sentido de derecho

Además de los derechos legales, la gente hoy en día a menudo se siente con derecho a varios privilegios. Un sentido de derecho (un rasgo de personalidad, actitud o estado de ánimo, que no sea un diagnóstico de narcisismo) se puede definir como una expectativa poco realista, indigna o inapropiada de un trato favorable hacia los demás. Las personas elegibles piensan que no deberían esperar en largas filas, no deberían estar atrapadas en el tráfico y deberían obtener los mejores asientos en el lugar porque creen que son ricas, hermosas, talentosas o especiales.siempre quiero ser el primero y/o lo mejorse apretujaron al frente de la fila para tomar un taxi, comprar una ganga o tomar fotografías.

A menudo se buscan elogios, y los que califican son bastante jactanciosos. Alardeando de sus logros y de los éxitos de sus hijos, son buenos quitando nombres una y otra vez, dejando que todos en sus oídos sepan los lugares fascinantes en los que han estado y las personas importantes que han conocido. Generalmente, las personas calificadas sienten que son superiores a los demás y que merecen disfrutar lo mejor que la vida tiene para ofrecer. Se enojan y exigen cuando no se les brinda un cuidado especial.

¿De dónde viene el sentido de derecho? Principalmente prácticas de crianza y valores culturales. Cuando se trata de la práctica de la crianza de los hijos, ambos extremos (demasiada atención positiva y demasiada interacción negativa) pueden generar derechos. Por ejemplo, vigilar cada movimiento de un niño y acceder a cada uno de sus deseos puede conducir a la expectativa de un trato especial por parte de los demás más adelante. Asimismo, los elogios excesivos y ser visto como «el centro del universo» en la familia puede crear una sensación de derecho. Algunos padres se sienten con derecho a privilegios especiales y luego se los pasan a sus hijos a través de la imitación o el reconocimiento.

Un sentido de derecho también puede surgir como un mecanismo compensatorio de sentimientos arraigados de inferioridad. Cuando los niños son criticados o abusados ​​constantemente en la familia, los niños pueden desarrollar un ego arrogante que requiere admiración constante para mantener. La magnificencia ayuda a aliviar una posible sensación de inutilidad. Cuando esto sucede, un sentido de derecho a menudo es parte de un trastorno de personalidad narcisista, una falta de empatía y sensibilidad hacia los demás.

Los valores culturales son otra fuente importante de derechos. En la cultura estadounidense, los derechos humanos a menudo se promocionan a expensas de la responsabilidad. Si bien todos tienen derecho a hablar en las plataformas de redes sociales, no importa cuán trivial pueda ser la información, es posible que no importe ser preciso o particularmente perspicaz. Las ondas de radio están llenas de propaganda, teorías escandalosas y comentarios desinformados, a menudo sin respuesta. De esta forma, la cultura popular de un país se convierte en un semillero de poder, basado no en el valor de la comunicación, sino en el puro clamor.

La diferencia entre gratitud y derecho

La gratitud, tanto un sentimiento positivo como un rasgo de carácter, es la apreciación de las bendiciones de uno, no relacionada con el valor monetario. Según el experto en gratitud Robert Emmons, es una afirmación de la bondad y un reconocimiento de que la fuente de la bondad se encuentra fuera de nosotros: de Dios, el universo y/u otros. Las personas están agradecidas por los seres queridos, los amigos, los animales, la naturaleza, la música, la comida deliciosa, la buena salud, los actos de bondad al azar y la vida en general, entre otros factores positivos.

La gratitud es lo opuesto al poder, que es humilde, tranquilo y gentil, mientras que el poder es duro, ruidoso y áspero. La gratitud es atractiva y fortalece las relaciones, mientras que el derecho es repulsivo y debilita las relaciones. La gratitud se valora porque reconoce la importancia del dador en la promoción de la alegría y la bondad.

La gratitud aumenta la autoestima, mientras que el derecho la debilita. Cuando se cumple un deseo calificado, por ejemplo, después de obtener la mejor mesa en un restaurante, el derecho puede elevar temporalmente nuestro estado de ánimo, pero no mejora la autoestima de forma duradera. Los derechos no pueden ser satisfechos. Además, el derecho puede ser frustrante porque la vida no proporciona fácilmente lo que se espera.

¿De dónde viene la gratitud? Históricamente, de las tradiciones religiosas. Una religión saludable enfatiza y continúa enfocándose en la gratitud por lo supremo, y las oraciones de acción de gracias son parte del ritual prescrito. La gratitud también puede provenir de una perspectiva espiritual, la paz interior o una apreciación por lo mundano, como un día soleado, un paseo por el parque o una lluvia largamente esperada.

El desarrollo de la gratitud parece requerir humildad, una conciencia de nuestro lugar en el universo. Como dijo un amigo quiropráctico, «Para ser agradecido, tienes que ser humilde.» Lo que él estaba diciendo era que una profunda decepción o pérdida requiere sacudir el ego. Entonces podemos comenzar a vernos a nosotros mismos como actores en el drama de la vida en lugar de superestrellas y estar agradecidos por las cosas buenas en nuestras vidas.

El camino de la gratitud

Las prácticas religiosas y espirituales a menudo comienzan con gratitud por las últimas 24 horas. Debido a que nos enfocamos de forma innata en lo que va mal (los elementos que parecen necesitar más atención), a menudo pasamos por alto las cosas buenas en nuestras experiencias cotidianas: los eventos que nos brindan alegría, gozo o satisfacción. En cualquier período de 24 horas, incluso en el peor de los días, hay algo positivo, incluso aparentemente insignificante, que puede levantarnos el ánimo.

natalie_board/iStock

Fuente: natalie_board/iStock

Aprender a tomarse unos minutos cada día para concentrarse en experiencias positivas e incluso escribirlas, como un hermoso amanecer, una llamada telefónica sorpresa de un amigo o una risa compartida con un compañero, antes de pensar en eventos perturbadores puede mejorar el día. Hermosa vista. Las emociones negativas merecen atención (es necesario procesarlas, comprenderlas y resolverlas), pero no es necesario que dominen el entorno cotidiano.

Michael J. Fox, que padecía la enfermedad de Parkinson, escribió recientemente sobre su recuperación de la depresión: «A medida que salgo de la oscuridad, estoy agradecido por la gratitud y por cómo la gratitud mantiene el optimismo con una profunda conciencia». sentir que es bueno estar vivo, a pesar de las desilusiones, las dificultades, los problemas de salud y las pérdidas de la vida.

Este artículo fue adaptado de un artículo, «Un poco de narcisismo agrega alegría e interés a la vida», publicado en Más allá de los sueños y los clichés: reflexiones sobre el amor, la suerte y el narcisismo de un psicólogo veteranoSuburban Press, 2021.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba