Psique

Entendimos erróneamente la información buscada por Google para nuestro propio conocimiento:

atravesar Emily Reynolds

En muchos sentidos, Internet ha democratizado el conocimiento y ha permitido a las personas acceder a más información de la que pensaban. Independientemente de sus intereses, es casi seguro que hay algo nuevo que aprender en línea.

Pero, ¿nos confunden estos tesoros de información inmediatamente accesibles en cuanto a qué conocimiento es nuestro conocimiento y cuál es el conocimiento de Internet?De acuerdo a un Articulo nuevo, posible.Escrito por Adrian F. Ward de la Universidad de Texas en Austin y publicado en Administración Nacional de Aeronáutica y EspacioUna serie de ocho estudios encontró que quienes buscan en Internet a veces no pueden distinguir qué conocimiento les pertenece y cuál pertenece a Internet, lo que incluso puede llevar a un exceso de confianza cuando intentamos recordar cosas en el futuro.

En el primer estudio, los participantes respondieron diez preguntas de conocimientos generales por sí mismos o con la ayuda de Google. Luego, completaron medidas de autoestima relacionadas con la memoria, estando de acuerdo o en desacuerdo con respecto a la capacidad de memoria («Mi memoria es mejor que la de la mayoría de las personas»), proceso («Soy inteligente») y entrevistas («Cuando no conozco el problema La respuesta, sé dónde encontrarla «) información.

Como era de esperar, los participantes que utilizaron Google respondieron muchas más preguntas correctamente que los participantes que se basaron en la memoria y, como era de esperar, tenían más confianza en su capacidad para adquirir conocimientos externos. Sin embargo, es importante que tengan más confianza en sus recuerdos, lo que demuestra que el uso de Google u otros motores de búsqueda puede hacer que las personas se sientan más capaces.

LEER  Las cuentas de Instagram para padres pueden hacer que las madres se sientan solidarias, pero también menos capaces.

En otro estudio, los participantes que completaron la prueba con la ayuda de Google predijeron que tendrían un mejor desempeño en la segunda prueba en comparación con los participantes que no usaron Google, durante la cual no obtendrían ningún conocimiento externo. Sin embargo, estos participantes no mostraron un mejor desempeño en la realidad, lo que demuestra que el acceso a Internet generará una confianza infundada en el conocimiento y la memoria.

En un experimento adicional, se introdujo una nueva condición que requería que los participantes escribieran sus respuestas antes de buscar en línea. En comparación con los participantes que usan Google normalmente, estos participantes tienen una clara falta de confianza en su memoria y es menos probable que asuman que sabrán la respuesta en el futuro. Esto muestra que este paso adicional evita lo que solemos hacer cuando buscamos en línea. Error.

A continuación, un experimento estudió cómo cambia la atribución de conocimientos según la dificultad de la pregunta. Se asignó al azar a los participantes para que respondieran preguntas simples, medianas o difíciles, independientemente de si usaban Google. Una vez más, quienes responden preguntas de dificultad moderada tienen más confianza en sus conocimientos después de usar Google que después de responder las preguntas ellos mismos, y también creen que son más inteligentes, tienen mejor memoria y les irá bien en el futuro sin Google. Ayuda del motor de búsqueda. Sin embargo, el uso de Google no afecta a quienes responden preguntas simples y solo afecta a quienes responden a las predicciones de rendimiento futuro de preguntas difíciles. El equipo recomienda que sepamos con más certeza si conocemos las respuestas a preguntas simples o difíciles, y las preguntas de dificultad media son más difíciles de medir.

En el estudio final, los participantes volvieron a utilizar su memoria y Google o Wikipedia para responder preguntas de conocimiento general; las de las condiciones de Wikipedia se enviaron a enlaces directos a información relevante. Después de un breve descanso, los participantes volvieron a ver las mismas preguntas y preguntas nuevas adicionales, y se les preguntó nuevamente si respondían a estas preguntas desde su conocimiento interno, Internet o si eran preguntas nuevas. En comparación con los participantes que usan Wikipedia, los participantes que usan Google tienen más probabilidades de atribuir incorrectamente el conocimiento externo al conocimiento interno, como lo hicieron en estudios anteriores. Esto muestra que la experiencia de las personas de obtener información a través de la búsqueda es diferente de la experiencia de obtener información de una base de datos más formal.

En general, estos estudios no han demostrado que tengamos aspectos particularmente buenos de nuestro propio conocimiento y memoria. En un nivel básico, esto puede no ser un gran problema; la mayoría de las veces, cuando necesitamos encontrar algo, aún podemos acceder a Internet. Pero cuando nos encontramos con un nuevo conocimiento que necesita ser dominado, estas distorsiones pueden hacer que nuestra eficiencia de aprendizaje disminuya, asumiendo que ya lo conocemos en lugar de tratarlo como nueva información que vale la pena dominar.

El equipo cree que esta fusión de humanos y conocimiento en línea puede no ser algo malo, en cualquier caso: «Tal vez esta fusión produzca un ‘Intermind’, una entidad cognitiva que es más y más grande que la suma de sus partes». Este Intermind aún puede llevar varios años, pero al menos puede aliviar la culpa la próxima vez que use su teléfono para echar un vistazo a las respuestas del cuestionario de barra.

—— La gente confunde el conocimiento de Internet con el suyo

Emily Reynolds Es un escritor invitado para BPS.

LEER  La pandemia nos ha hecho querer más espacio personal, también en realidad virtual.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba