Autoestima

La gestión de la física en el aula debe ser el último recurso

Las noticias están llenas de historias de maestros que usan la restricción física en el salón de clases y, lamentablemente, en muchos casos, la fuerza se usa de manera innecesaria, incorrecta o insegura. Muchas veces, las emociones toman el control, la situación se intensifica rápidamente y, en cuestión de segundos, lo que debería ser un evento secundario, no físico, se convierte en algo más.

Es fundamental que la facultad y el personal entiendan claramente que el objetivo general es siempre Evite que las situaciones se intensifiquen hasta el punto en que se requiera una gestión física. Los maestros deben estar debidamente capacitados en estrategias de desescalada, estrategias para lidiar con desafíos de comportamiento y formas de crear un ambiente seguro y tranquilo. Hay muchas formas de hacer esto, y los distritos deben proporcionar a los maestros las herramientas necesarias para garantizar la seguridad en el salón de clases y evitar cualquier forma de interacción física entre maestros y estudiantes.

Los procedimientos de manejo físico solo deben usarse cuando no hay otras alternativas seguras y existe una amenaza real y clara de daño físico para el maestro, otros estudiantes o un estudiante emocional que tiene el potencial de causarse daño físico a sí mismo. En estas situaciones, los procedimientos de manejo físico solo deben usarse según sea necesario para garantizar la seguridad física de los demás y tener la mayor preocupación por la seguridad, el bienestar y la dignidad del estudiante ansioso. Los hipervisores físicos nunca deben usarse para facilitar, castigar o tomar demasiado tiempo.

Fuente: Imágenes de Monkey Business/Shutterstock

Cuando es necesario el manejo físico, se pueden utilizar técnicas específicas para abordar diversas situaciones. Estas técnicas están diseñadas para eliminar o minimizar el daño físico y mantener el respeto y la dignidad de los estudiantes inquietos y todos los demás involucrados. Las escuelas deben contar con equipos de docentes que estén debidamente capacitados e instruidos en el uso de estas tecnologías y que puedan responder cuando sea necesario. Los docentes sin dicha capacitación deben tener acceso rápido a la ayuda para que el personal debidamente capacitado pueda responder en caso de un incidente grave.

Infórmese sobre los factores de riesgo

Hay varios riesgos a considerar antes de utilizar la gestión física. Estos riesgos son tanto físicos como psicológicos. Los riesgos físicos incluyen todo, desde cortes y raspaduras hasta traumatismos craneales y convulsiones. Los riesgos psicológicos incluyen trauma para estudiantes agitados que pueden haber experimentado eventos violentos o abusivos. En algunos casos, la restricción física puede exacerbar el comportamiento de riesgo en estudiantes agitados y exacerbar aún más la situación o aumentar la posibilidad de eventos futuros.

Uso de estándares administrados físicamente

Las técnicas de manejo físico no deben usarse para el comportamiento destructivo, sino solo cuando el comportamiento se vuelve peligroso y no hay otras alternativas seguras. Como regla general, debe haber:

  • Riesgo inminente de lesiones corporales graves para estudiantes agitados u otras personas.
  • No hay otra manera de prevenir lesiones sin manejo físico.
  • La falta de intervención puede causar más daño que la intervención.
Fuente: Imágenes de Monkey Business/Shutterstock

Fuente: Imágenes de Monkey Business/Shutterstock

circunstancias especiales

Algunos estudiantes pueden tener condiciones que impiden el uso de algunas o todas las técnicas de manejo físico. Los maestros y administradores deben estar al tanto de estas circunstancias antes de que se requiera cualquier posible manejo físico de este estudiante. Las condiciones médicas, como el asma, una lesión o cirugía reciente, o el uso de ciertos medicamentos pueden poner a los estudiantes en mayor riesgo de daño. Los estudiantes también pueden tener problemas de salud mental, como antecedentes de abuso o trauma. En estas situaciones, el uso de manejo físico puede desencadenar al estudiante, en lugar de aliviar la situación, y el estudiante puede volverse cada vez más ansioso.

A lo largo del proceso, la salud de los estudiantes ansiosos debe ser la consideración principal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba