Fobias

NIMH » Centrarse en imágenes geométricas puede proporcionar biomarcadores para algunos niños pequeños con autismo

13 de febrero de 2023

Los investigadores están buscando biomarcadores medibles, o biomarcadores, que podrían ayudar a identificar a los niños con trastorno del espectro autista (TEA) en los primeros años de vida, a menudo antes de que reciban un diagnóstico. El establecimiento de biomarcadores precisos puede informar la investigación y la práctica clínica y ayudar a mejorar y expandir los esfuerzos de detección temprana de TEA. La atención visual a imágenes geométricas dinámicas puede proporcionar un biomarcador de este tipo para un subconjunto de niños pequeños con TEA, según un estudio respaldado por el Instituto Nacional de Salud Mental.

El estudio, dirigido por la Dra. Karen Pierce de UC San Diego, se basa en trabajos previos del grupo de Pierce que muestran que algunos niños pequeños con TEA tienen una fuerte preferencia visual por las imágenes geométricas. Es decir, cuando estos niños pequeños tenían la opción de ver diferentes tipos de imágenes, pasaban una cantidad desproporcionada de tiempo viendo imágenes que contenían formas geométricas.

Pierce y sus colegas plantearon la hipótesis de que esta preferencia geométrica podría ser lo suficientemente fuerte como para servir como biomarcador para identificar a algunos niños pequeños con TEA. Diseñaron un estudio para ver si podían replicar sus hallazgos anteriores en una cohorte más grande y diversa de niños pequeños.

El estudio se destaca por su gran tamaño de muestra, incluidos 1863 niños pequeños con una edad promedio de aproximadamente 2 años. Usando un método llamado Get SET Early, los investigadores reclutaron la participación familiar a través de referencias comunitarias y pruebas de detección basadas en la población en entornos de atención médica. Después de completar una evaluación de diagnóstico en profundidad, el equipo de investigación dividió a los niños pequeños en diferentes grupos:

  • niño autista
  • Niños con algunas características de TEA
  • niños con retraso generalizado del desarrollo
  • niños con retrasos en el lenguaje
  • niños con desarrollo normal
LEER  Tomando los órganos vitales del cerebro: historias de un tecnooptimista que inventó el futuro de la actividad humana

Los niños pequeños vieron un video de 1 minuto que incluía imágenes geométricas en un lado de la pantalla e imágenes de niños haciendo yoga en el otro. Los investigadores utilizaron tecnología de seguimiento ocular para rastrear y medir lo que los niños pequeños miraban mientras miraban los videos: la proporción del tiempo total que cada niño pasaba mirando imágenes geométricas como una medida de preferencia geométrica. Para obtener más información y videos de muestra sobre este método, llamado prueba GeoPref, visite el sitio web del Centro de Excelencia para el Autismo de UC San Diego.

Los datos mostraron que, en general, los niños pequeños con TEA pasaban relativamente más tiempo mirando imágenes geométricas, y algunos niños con TEA miraban imágenes geométricas más del 90 % del tiempo. Por el contrario, los niños pequeños en los otros grupos (niños con retrasos generales en el desarrollo, niños con retrasos en el aprendizaje, niños con desarrollo típico y niños con desarrollo típico con hermanos con TEA) mostraron imágenes de niños con preferencia.

Cuando los investigadores examinaron datos sobre niños pequeños con TEA, encontraron que sus preferencias visuales se correlacionaban con sus medidas clínicas. Específicamente, los niños pequeños con TEA que tenían una fuerte preferencia por las imágenes geométricas también tenían puntajes de síntomas, puntajes de capacidad cognitiva y puntajes de comportamiento adaptativo más bajos en comparación con los niños pequeños con TEA que tenían una fuerte preferencia por las imágenes de niños.

Los investigadores encontraron que su medida simple de preferencia geométrica, la proporción de tiempo que se dedica a mirar imágenes geométricas, podía distinguir con precisión a los niños pequeños con TEA de los que no tenían TEA, con pocos falsos positivos.

Otros datos mostraron que las preferencias geométricas se mantuvieron estables hasta 12 meses después de la sesión inicial de seguimiento ocular. Utilizando modernas técnicas bioinformáticas, los investigadores confirmaron la solidez estadística de sus hallazgos.

Según Pierce y sus colegas, el estudio demuestra que las medidas de preferencia geométrica pueden servir como biomarcadores objetivos, precisos y confiables de los subtipos de TEA.

El hecho de que la medida de preferencia geométrica fuera precisa en una muestra grande, diversa y basada en la comunidad que incluía niños con retraso en el desarrollo sin TEA sugiere que la medida puede ser útil en entornos clínicos e investigaciones del mundo real. Si se valida en investigaciones adicionales, esta medida puede proporcionar una herramienta de detección e identificación escalable y de bajo costo que podría ayudar a algunos niños pequeños con TEA a ser diagnosticados antes y acceder a los servicios.

La investigación adicional sobre los mecanismos que impulsan las preferencias de imágenes geométricas, incluidos los posibles vínculos genéticos, podría ayudar a los investigadores a comprender mejor las diferencias entre los niños con autismo.

Referirse a

Wen, TH, Cheng, A., Andreason, C., Zahiri, J., Xiao, Y., Xu, R., Bao, B., Barnes, CC, Arias, SJ y Pierce, K. (2022) Validación a gran escala de biomarcadores de seguimiento ocular temprano para subtipos de trastornos del espectro autista. Informes científicos, 12, No. 4253. https://doi.org/10.1038/s41598-022-08102-6

conceder

MH118879, MH080134, MH104446, MH081755

LEER  Repita el cuestionario -> trastornos disociativos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba